Cómo ayuda a tu hijo a afrontar el dolor por el duelo

Cuando un niño siente un gran dolor emocional es posible que no te des cuenta de que le ocurre algo. Los niños procesan y muestran emociones complejas de manera diferente a los adultos. Sin embargo, eso no significa que el dolor no esté ocurriéndoles y que sus emociones no les afecten enormemente… Deben aprender a entender por qué se sienten así.

Entender la muerte

Entender la muerte no es fácil ni para los adultos. En muchas ocasiones no se quiere aceptar lo que ocurre. Para los niños más pequeños aún es más complicado puesto que no entienden el concepto de la muerte y tampoco la permanencia de la misma. Un niño puede creer que la muerte es temporal sobre todo cuando ve dibujos donde los muertos resucitan.

La consecuencia de esto es que los niños pequeños pueden echar de menos a sus seres queridos de vez en cuando, pero no comprenden que esa pérdida es para siempre. También es común que un niño más pequeño diga que entiende que el abuelo no regresará, y preguntará si el abuelo irá a su fiesta de cumpleaños. Al igual que la comprensión de la muerte varía según la edad, también lo hacen las señales de dolor. Es importante reconocer cuándo un niño está sufriendo para que puedas asegurarte de que está lidiando con las emociones de una manera saludable.

Duelo en los niños

Cuando un adulto está en duelo parece que está presente, incluso en momentos de felicidad, pero en realidad está luchando contra el sufrimiento en su corazón. Los niños, sin embargo, a menudo parecen estar bien en un momento, solo para enfadarse mucho al siguiente, porque parece que sus cerebros no pueden tolerar la tristeza durante un largo período de tiempo.

En las primeras etapas de la aflicción, es normal que los niños nieguen un poco que su ser querido ya no está. Pueden seguir esperando que la persona que falleció se presente en cualquier momento. Esto es normal por un tiempo, pero con el tiempo, la realidad de la pérdida debería comenzar a asimilarse, especialmente con los niños mayores.

Señales

Ya sea que tu hijo haya perdido una mascota, un maestro, un vecino o un miembro de su familia, aquí hay otras cosas que se pueden apreciar en su comportamiento después de la pérdida:

  • Sensibilidad. Puede mostrarse más sensible de lo normal. Puede decirte que no quiere ir a la escuela o puede pedir ayuda para tareas que antes dominaba sin problemas. Los bebés y niños pequeños pueden sentir la angustia de sus cuidadores, por lo que pueden responder con irritabilidad, llorar más y les abracen con mayor asiduidad.
  • Regresiones. Los niños pequeños y preescolares pueden comenzar a volver a hacerse pipí en la cama o dejar de dormir toda la noche. Un niño pequeño puede volver a gatear, hablar como un bebé o querer beber de un biberón nuevamente.

  • Problemas escolares. Los niños más mayores o adolescentes pueden comenzar a tener problemas académicos. Al sentir dolor pueden comenzar a fallar en los estudios o dejar de acudir a las clases durante un tiempo, haciendo que se retrasen en su aprendizaje.
  • Problemas para dormir. Los niños que sufren por la pérdida de un ser querido puede que quieran dormir con sus padres u otras personas cercanas a ellos. Pueden tener pesadillas en cuanto a la persona que ha muerto.
  • Dificultad de concentración. Es posible que un niño tenga más dificultad en la concentración o incluso, que no sea capaz de tomar decisiones sencillas.
  • Ansiedad. Tanto los niños como los adolescentes comienzan a preocuparse por todo, sobre todo por la muerte de otras personas en su vida. Necesitarán tranquilidad, especialmente los niños en edad preescolar, de que estarán seguros y cuidados diariamente.
  • Sentimientos de abandono. Un niño puede sentirse traicionado, rechazado o abandonado por la persona que murió, y quizás también por otros.
  • Reacciones de comportamiento. Los niños de todas las edades pueden reaccionar al dolor mostrando problemas de comportamiento que ya no existían. Pueden comenzar a actuar en la escuela o hablar en casa de malos modos. Los adolescentes pueden ser atraídos a comportamientos más riesgosos, como beber o consumir drogas.
  • Sentimientos de culpabilidad. Es común que los niños se culpen por la muerte de un ser querido. Tu hijo podría pensar que es su culpa porque una vez deseó que la persona se “fuera” o que de alguna manera podría pensar que sus acciones causaron la muerte de su ser querido.
  • Cambios en el juego. Tu hijo puede comenzar a hablar más sobre la muerte en su juego de simulación. Sus animales de peluche, muñecas o figuras de acción pueden morir y volver a la vida.

Cuándo necesita ayuda profesional

No todos los niños que están pasando por un proceso de duelo necesitan terapia. Aunque es importante estar atento/a a las posibles señales de que un niño lo está pasando mal por la pérdida de su ser querido. Estas son algunas señales de que tu hijo podría necesitar ayuda de un profesional:

  • Imita de forma excesiva a la persona fallecida
  • Expresar repetidamente que quiere reunirse con la persona que ha fallecido (querer estar muerto)
  • Creer que habla con la persona fallecida
  • Período prolongado de depresión (la tristeza es normal pero si muestra señales de depresión hay que buscar ayuda inmediata)
  • Síntomas que empeoran con el tiempo

Los niños que tienen dificultades para hacer frente a una pérdida pueden beneficiarse de la terapia para superar el duelo. Este tipo de terapia puede ser individual, familiar o grupal. Si crees que tu hijo puede estar necesitando este tipo de terapia, acude a tu médico para ver las opciones que tienes disponibles para ayudar a tu hijo lo antes posible.

Si crees que tu hijo está teniendo dificultades para poder superar la pérdida de un ser querido, no lo tomes a la ligera. Esos sentimientos si no se trabajan pueden ocasionar serios problemas emocionales e incluso acabar en algún tipo de trastorno. Por eso, buscar ayuda profesional a las primeras señales de que el duelo está siendo difícil es imprescindible.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.