Cómo ayudar a los niños a relajarse

ayudar a los niños a relajarse

Son muchas las situaciones que pueden causar estrés en los niños, por ello, es necesario que aprendan a relajarse y controlar así los momentos de ansiedad. Las tareas diarias, todas las obligaciones a las que tienen que hacer frente los pequeños e incluso, lidiar con su propio cuerpo en crecimiento, pueden suponer episodios de estrés. Para los niños, es difícil aprender a controlar esas situaciones, pero por fortuna, existen métodos sencillos para ayudar a los niños a relajarse.

A través de distintas técnicas, puedes lograr que tus hijos controlen sus nervios, relajando así su estado. Y lo que es más importante, aprender a relajarse no solo les beneficiará en esos precisos momentos, sino que obtendrán las herramientas necesarias para otros momentos de su vida. No te pierdas estos consejos y las diversas técnicas que puedes utilizar en casa para enseñar a tus hijos a relajarse en momentos de nerviosismo.

Técnicas para ayudar a los niños a relajarse

Cuando el niño comienza a mostrar síntomas de nerviosismo, es cuando tienes que atajar la situación antes de que vaya a más. De esta forma, será más sencillo que el niño se relaje, porque si la situación se complica, cualquier intento de ayudarlo puede ser recibido como una nueva causa de estrés. Estas son algunas técnicas sencillas y muy útiles que te ayudarán a la hora de enseñar a los niños a relajarse.

Respirar profundamente

Controlar la respiración es una de las técnicas que mejor resultado da a la hora de controlar el nerviosismo. Se trata de realizar varias respiraciones profundas, acompasadas y en un ritmo que resulte agradable. Enséñale cómo debe hacerlo, respirando profundamente, aguantando el aire unos segundos para después soltarlo lentamente. La respiración profunda ayuda a reducir el ritmo cardíaco, por lo que con unas pocas repeticiones el niño conseguirá calmarse.

La terapia de la risa

Reír ayuda a reducir la producción de las hormonas del estrés, por lo que no hay nada como una buena sesión de risas para reducir el nerviosismo en los niños. Si notas que tu niño está nervioso o estresado, evita que la situación se complique. Solo tienes que comenzar a hacer muecas graciosas delante del niño, contar algún chiste o poner algún vídeo gracioso de internet. Eso sí, cuando el niño está muy nervioso, evita comenzar con unas cosquillas porque el contacto físico puede causarle rechazo por la tensión.

Ejercicios de estiramiento

Estirar los músculos ayuda a reducir la tensión y se trata de un ejercicio muy saludable para los niños y también para los mayores. Puedes utilizar diferentes métodos para enseñar a los niños a realizar ejercicios de estiramiento, incluso algunos ejercicios básicos de yoga para niños. Prueba este ejercicio, se trata de levantar los brazos por encima de la cabeza, levantar también los pies para sostenerse en punta e intentar hacerse lo más alto posible, como si quisieras tocar las nubes.

Música instrumental

La música amansa a las fieras, reza el dicho popular. Y aunque suena algo raro, lo cierto es que la música instrumental es perfecta para regular el ritmo cardíaco y reducir la tensión. Puedes elegir cualquier tipo de música, pero aquellas que llevan un ritmo suave y acompasado son las mejores para reducir los nervios. La más apropiada en este caso es la música clásica o la música instrumental.

Bailar

El baile aporta numerosos beneficios para la salud de los niños y también de los mayores, además, es una de las mejores formas de reducir la ansiedad. Al bailar se estimula la producción de endorfinas, un tipo de hormonas que combaten el estrés. Además, el baile ayuda a regular los niveles de otras hormonas como la dopamina o la serotonina, que son neurotransmisores que evitan caer en depresión.

Mindfulness

Usar el poder de la mente y ser plenamente consciente del aquí y ahora, es una de las mejores técnicas de relajación y control del estrés. Esta palabra se puede traducir de muchas formas, pero lo que viene a expresar es el tener la capacidad de prestar atención plena y consciente de lo que se está haciendo. Es decir, utilizar todos los sentidos para disfrutar plenamente de la experiencia.

Prueba este sencillo ejercicio con los niños, utiliza un alimento pequeño como un fruto rojo, como un arándano por ejemplo. Pídele al niño que examine con atención el alimento, lo tiene que oler, se lo puede meter en la boca, saborearlo, ver cómo suena, a qué sabe, mirarlo bien para diferenciar el color y los diferentes tonos que tenga, es decir, experimentar con ese alimento. Seguro que con alguna de estas técnicas, podrás ayudar a los niños a relajarse.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.