Cómo ayudar a un adolescente a dejar de fumar

Cómo ayudar a un adolescente a dejar de fumar

Fumar es un hábito muy mal visto comúnmente y es un signo muy llamativo cuando un adolescente comienza a tener este tipo de adicción. Muchos padres piden consulta de cómo ayudar a su hijo adolescente a dejar de fumar, y sí que se pueden poner remedios con mucha táctica y paciencia.

A parte de ser perjudicial para la salud, es un vicio que es bastante costoso para el bolsillo de su consumidor y hay que dar un dato negativo respecto a su consumo. Desde el año 2018 hasta ahora han aumentado los casos de adolescentes fumadores. Cerca de un 40% son fumadores entre los 15 y los 17 años, y hay un 15% de adolescentes que comienzan a fumar antes de los 15 años.

Analicemos las causas

El hábito de fumar puede llegar a nacer por muchos factores. Las principales causas pueden radicar cuando alguno de los progenitores que conviven en el entorno familiar también tienen este hábito. Si la intención es que no fumen porque es perjudicial para la salud, de esta forma no convence.

Su ambiente social también puede ser unos de los motivos para que se inicien. Es difícil convencerle y hacer que interactúe entre sus amigos con diálogos y comportamientos más sanos, sin que tengan que depender del tabaco.

Aunque tengamos que poner la señal de alarma enseñando que es muy perjudicial para la salud, no entenderán que es tan malo. No reciben los riesgos hasta tal extremo y hasta que no vean con sus propios ojos tal alcance, por ejemplo, un familiar con un tipo de cáncer a consecuencia de fumar.

Cómo ayudar a un adolescente a dejar de fumar

No hay que desistir en dar información y reforzar la importancia que equivale en dejar de fumar. Primero hay que predicar con el ejemplo y sobre todo reforzar su amor propio y personalidad. Todavía es un adolescente y es perceptivo de que necesita ayuda para su crecimiento personal.

Ayuda a tu hijo adolescente a dejar de fumar

Para poder ayudar y de una forma comedida a este problema, hay que tener un diálogo directo y con afecto hacia el adolescente. Se buscará el origen del problema, para discutirlo y sin buscar culpables. No funcionan las riñas fuera de tono, ni consecuencias negativas que terminan en desastre.

Cómo ayudar a un adolescente a dejar de fumar

Un adolescente debe conocer todos los motivos que les dan negatividad a su consumo. Haz una valoración de que ahora es joven y que ya está creando manchas dentales, infecciones respiratorias, tos, fatiga, mal olor corporal y el supuesto de gastar mucho dinero.

Si el adolescente ha razonado en dejar de fumar, hay que buscar formas y maneras para suplir todos los baches y dificultades que se van a manifestar. Hay que detallar una fecha para comenzar a dejar el hábito, tiene que ser un momento señalado, dónde se centre esa intención y esté listo para afrontarlo.

Reconocemos que es una situación difícil y para comenzar hay que evitar que se rodee de todo aquello que le puede tentar, en la medida de lo posible. Se pueden buscar productos de reemplazo para evitar las tentaciones. Los chicles, caramelos o algún tipo de fruta o verdura para suplir ese rato de angustia. También las técnicas de relajación y respiración funcionan en gran parte.

 

Hay productos en el mercado que son especial para este tipo de ayuda. Muchos de ellos no se diseñaron para ser usados para los adolescentes, pero pueden llegar a ser de utilizad. Deberemos leer su prospecto o consultar a tu médico. Podemos encontrar desde parches y chicles de nicotina, atomizadores nasales e inhaladores.

Los chicos y chicas con adicción pueden probar con ensayos clínicos especiales para adolescentes. Este tipo de terapia es sustitutiva con nicotina (TSN), pero solo bajo supervisión médica, con dosis inferiores y cuando ya han cumplido los 18 años. Sería una forma de sustituir su adicción a la nicotina con este tratamiento y así dejar de lado los cigarrillos.

Si la terapia está siendo muy dura se puede buscar apoyo. Hay centros de ayuda locales que pueden dar programas para aquellos adolescentes que quieren dejar de fumar. Muchos de ellos funcionan con una conexión por internet, para que se pueda estar en contacto en cualquier momento que lo necesite. Si tu hijo está llevándolo bien y tiene sus recaídas, anímalo a que no desista y prémiale por todo lo que ya va consiguiendo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.