Cómo ayudar a un hijo a perder la vergüenza

niño con vergüenza

Casi todos nosotros hemos experimentado sentimientos de vergüenza en un momento y otro. Si bien la vergüenza puede hacer que algunos de nosotros nos sintamos abatidos y tristes, otros lo ignoran y continúan con su vida. Es una emoción difícil de sobrellevar, especialmente para los niños. La vergüenza puede hacer que tu hijo se sienta profundamente cohibido o incómodo. Sin embargo, si se le enseña a perder la vergüenza puede convertirse en una experiencia de aprendizaje valiosa.

Los sentimientos de vergüenza pueden disminuir la autoestima de tu hijo y hacer mella en su confianza. Como padres, debemos enseñar a nuestros hijos a manejar esos sentimientos de manera efectiva. Pero, para ello, también es necesario que entendamos bien qué es realmente la vergüenza.

¿Qué es la vergüenza?

Como seres humanos, establecemos reglas de conducta y actuamos de acuerdo con ellas. Pero, cuando no actuamos de acuerdo con las normas establecidas y llamamos la atención de los demás, nos sentimos incómodos y aumenta la preocupación de ser evaluados negativamente. 

Este sentimiento se llama vergüenza. Los niños se vuelven tímidos o se sienten incómodos en ciertas situaciones cuando dejan de ser bebés. Los sentimientos y signos de vergüenza en los niños pueden manifestarse como transpiración, tartamudeo, o rubor.

La vergüenza puede tener un resultado positivo

niña con vergüenza

Cuando nos sentimos avergonzados, enviamos un mensaje de que nos arrepentimos de nuestra acción y haremos todo lo posible para no repetirla. Por tanto, aunque el sentimiento de vergüenza haga que el niño se sienta incómodo, si se maneja adecuadamente también puede generar resultados positivos al motivar al niño a:

  • Estar mejor preparado para afrontar desafíos en el futuro.
  • Evitar mostrar comportamientos que puedan hacerles perder el respeto por sí mismos.
  • Mostrar empatía hacia otras personas que se sientan avergonzadas.

Cómo ayudar a tu hijo a perder la vergüenza

Los niños necesitan ayuda para lidiar con los momentos que les resultan embarazosos. Ayudar a tu hijo a hacer frente de manera efectiva a estas situaciones puede aumentar su confianza en sí mismo y en su autoestima. También puede darle la fortaleza para abrirse a nuevas experiencias. Por tanto, es importante que guíes a tu hijo sobre cómo superar y perder la vergüenza. Ahora, vamos a ver algunos consejos que podrán ayudarte en esta tarea.

niña con actitud positiva

  • Sé un buen modelo a seguir. Un niño aprende casi todo observando a sus padres, incluso a la hora de lidiar con situaciones y emociones difíciles. Por tanto, cuando te encuentres en una situación que te cause vergüenza, sé honesto sobre lo que estás experimentando y actúa de la mejor manera posible para que tu hijo vea una buena manera de afrontar la situación.
  • No te burles de él. Cuando tu hijo cometa un error o haya vivido una situación vergonzosa, no hagas bromas al respecto. Para ti puede ser una situación jocosa sin importancia, pero tu hijo lo puede vivir de una manera muy intensa. Ridiculizar a tu hijo puede frustrarle todavía más, además de hacerle sentir mucha inseguridad. Los sentimientos que le incomodan se potenciarán de forma muy negativa, así que mejor evitar las risas delante de él.
  • Valida sus sentimientos. Cuando tu hijo viva un momento vergonzoso y te lo cuente, o lo presencies directamente, valida sus sentimientos negativos. Un abrazo sincero o simplemente decirle que comprendes cómo debe sentirse, puede hacer que sienta mucho mejor. Esto le dará la fuerza necesaria para sobrellevar y superar esa situación vergonzosa.
  • Cuéntale anécdotas que te hayas causado vergüenza. Cuando tu hijo siente vergüenza por algo, puede sentir que es la única persona que se siente así, o que se equivoca de esa manera. Para eliminar estos sentimientos de soledad, cuéntale a tu hijo que tú también te equivocas. Esto le hará comprender que cualquier persona puede equivocarse, y que todos debemos superar esas situaciones vergonzosas de la mejor manera posible.
  • Alimenta su confianza. La vergüenza provoca sentimientos de miedo, crítica y fracaso. Esto puede hacer que tu hijo quiera evitar hacer cosas nuevas o que salga de su zona de confort. Por eso es importante aceptar la vergüenza como una emoción normal que forma parte de la vida. Hay que seguir viviendo y haciendo cosas nuevas a pesar de que podamos fracasar. Potenciando la confianza en sí mismo, evitaremos que no quiera vivir experiencias que puedan resultarle incómodas en el futuro.
  • Enseñar técnicas de visualización. Cervantes dijo una vez “Estar preparado es la mitad de la victoria”. Así que pide a tu hijo que visualice una situación vergonzosa y que también piense una manera de afrontarla. Si le resulta difícil, puedes plantearle tú situaciones hipotéticas, y preguntarle qué haría para salir airoso de esa hipotética situación. Este ejercicio preparará a tu hijo para hacer frente a sus sentimientos cuando se enfrente a una situación incómoda, porque ya los habrá experimentado en este ejercicio controlado.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.