¿Cómo calmar a un niño que llora como una magdalena?            

calmar a un niño que llora

El llanto es la principal forma de expresión de un niño cuando siente frustración. Es algo muy característico de los bebés ya que no pueden comunicarse de otra forma, pero según va creciendo sus emociones ya se van gestionando con mayor control y su llanto se va calmando. No es el caso de otros niños, que por motivos especiales están todo el día llorando por cualquier circunstancia.

Calmar a un niño que llora como una magdalena es intentar controlar una de las expresiones que se presentan, que por diversos motivos debemos entender. Sus causas son físicas y emocionales, pero por cualquier motivo hay niños que lloran hasta por cualquier cosa. Es por ello que podemos aprender a cómo calmar a un niño cuando se nos presenta su lloro como algo incómodo.

¿Cómo calmar a un niño que llora mucho?

Hambre, sueño, cansancio, aburrimiento, incomodidad, dolor…son las causas más comunes de los llantos de estos infantes. Una vez que se presenta es cuando debemos prestar atención a sus consecuencias, enseñarles a que se calmen y tengan un mayor autocontrol.

Hay que aprender también a gestionar su autonomía, para entenderlo mucho mejor si vemos que los niños no son capaces de resolver algo por cuenta propia, hay que enseñar a que aprendan a resolverlo. Muchos padres solucionan los problemas de estos peques así sin más, sin saber que también pueden hacerlo ellos solos. De esta forma siempre llorarán para que los soluciones todo tipo de problemas, hasta por muy pequeños que sean, sin llegar a la conclusión de que este sea uno de los motivos principales por lo pueden llegar a convertirse en niños más quejicas.

calmar a un niño que llora

¿Cómo actuar?

Como idea principal hay que saber identificar el llanto y la causa principal de su motivo. Por cualquier cuestión o contexto seguramente el niño esté llorando por algo aparente, pero por otros motivos a veces no hay una consecuencia relativa al respecto. No obstante, tampoco hay que intentar reprimir el llanto, ya que es una respuesta a un pequeño estado de estrés o sufrimiento.

Hay que intentar hablar en ese momento con el pequeño, que intente explicar con sus palabras lo que le está pasando, quizás en ese instante se sienta mucho mejor atendido y escuchado. Trata de hacerlo entender de que eres consciente de sus necesidades, pero que le atenderás cuando puedas, no respondas a sus menesteres por capricho como una primera necesidad.

Una forma de responder a sus llantos no es con el enfado, sino con mucho cariño. No hace falta doblegarse a sus caprichos, pero sí hacer entender ese momento con gestos, abrazos, besos y frases con mucho ánimo.

calmar a un niño que llora

¿Has pensado alguna vez que su comportamiento puede ser reflejo de su mal humor? En ese momento quizás no haya freno y en eso podemos poner a trabajar nuestro empeño por cambiar esa situación. Para ello inventa algo para distraerlo y ayúdale a potenciar su buen humor, haz que piense en positivo.

Transmite mucha confianza. Es algo que resulta bastante factible, transmitir este sentimiento hace que el niño sienta cariño y lo ayudará a canalizar mucho mejor sus miedos. Explica a tu hijo la confianza de que será capaz de superar esa frustración, así poco a poco llegaremos a animarlo ante estas situaciones.

Si el niño refuerza su llanto con golpes o pataletas hay que transmitir tranquilidad. No es una idea factible alzar la voz y posicionarnos por encima de él, seguramente eso ayudará a crear mucha más tensión. No reproches con palabras lo que está haciendo, seguramente te responda con malas palabras. En este caso no entres en su pelea e intenta calmarlo con bonitas palabras, a la larga aunque es sinónimo de que al parecer no funciona, como ya hemos reseñado muchas veces el amor ayuda a controlar el caos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.