¿Cómo conseguir que los niños se sientan conectados con la naturaleza?

Todos sabemos lo beneficioso que resulta el contacto con la naturaleza. ¿Quién no vuelve como nuevo después de uno o varios días lejos de la “civilización”?. Sin embargo, nuestro día a día nos aleja cada vez más de los espacios naturales. La vida en las grandes ciudades, las obligaciones y el desarrollo de las nuevas tecnologías hacen que cada vez estemos más desconectados de lo natural. Los niños, que antaño jugaban a trepar árboles o pisar charcos al volver del colegio, pasan hoy en dia horas delante de pantallas de tablets o móviles viéndose privados de los estímulos que proporciona el juego al aire libre.

La relación con la naturaleza es ideal para que nuestros hijos experimenten y descubran cómo funciona el mundo a través de sus propias vivencias. De este modo se favorece el aprendizaje en vivo y en directo. Además, es una forma de generar defensas, ya que el contacto con tierra, agua y animales, los hace más resistentes a los microorganismos patógenos. Los niños que crecen en contacto con la naturaleza están menos estresados, son más conscientes y respetuosos con el entorno y más equilibrados tanto física como emocionalmente.  Sin embargo, reconozco que entre la vorágine del día a día y la competencia generada por las nuevas tecnologías, puede parecer difícil recuperar esa conexión con lo natural. Por eso, hoy traigo algunas ideas para despertar en tus hijos el amor por la naturaleza. 

¿Cómo conseguir que los niños se sientan conectados con la naturaleza?

Para amar algo primero haya que conocerlo. Por eso, si queremos que nuestros hijos aprendan a cuidar, respetar y valorar la naturaleza, lo mejor que podemos hacer es dejarles estar en contacto con ella. Lo ideal sería vivir en un entorno natural o al menos poder visitarlo con asiduidad. Pero no todos tenemos esa suerte, así es que hay que buscar alternativas.

  • Empieza por familiarizar a tus hijos con las cosas naturales que hay en su entorno. Intenta salir todo lo posible a parques, jardines o algún espacio natural cercano. Permiteles correr, experimentar y ensuciarse. Podéis observar las aves, flores, árboles, insectos o cualquier cosa que despierte su interés.
  • Ayúdales a conocer las plantas y las flores. Plantad algunas macetas o un mini huerto en casa. Enséñales sus partes, sus utilidades, los cuidados que necesitan, los nombres. Deja que descubran cómo nacen, crecen y qué cuidados necesitan para vivir. Podéis plantar semillas o crear un mini huerto para observar todo el proceso.
  • Siempre que podáis salid a pasear por el campo, el mar o la montaña. Podéis hacer senderismo los fines de semana, salir de acampada, montar en bici o ir de picnic. Seguro que tanto niños como adultos lo disfrutareis muchísimo.
  • Podéis visitar alguna granja o ecoreserva. Por suerte cada vez hay más espacios dedicados a que los niños puedan observar e incluso participar en actividades como ordeñar una vaca, montar a caballo o coger huevos recién puestos.
  • Ayúdales a tomar conciencia de los cambios de estación. Podéis celebrar la llegada de la solsticios y equinoccios con algún ritual que os inventeis, haciendo un mural, recogiendo materiales naturales para decorar  o cocinando algún plato de temporada.

  • Muestrales la importancia de mantener nuestro patrimonio natural.  Los perjuicios de la contaminación, la importancia de reciclar y dar una segunda vida útil a las cosas, cómo preservar el medio ambiente, etc.
  • Deja que tus hijos jueguen con agua, barro, que trepen a los árboles, se mojen bajo la lluvia o salten charcos. No te preocupes por la ropa, un niño sucio es un niño que ha disfrutado.
  • Proporcionales ocasiones para que se acerquen al mundo animal. Perros, gatos pájaros, insectos, caracoles, etc. Que conozcan sus necesidades y formas de vida aprendiendo a amarlos y respetarlos.
  • Muestrales ejemplos sobre la transformación de la naturaleza como los cambios de clima, el frío, la lluvia, la sequía, etc.
  • Aprovecha cualquier ocasión para conectar con lo natural. Una noche estrellada o de luna llena, un paseo por la playa recogiendo conchas, un paseo campestre observando flora y fauna.
  • También podéis acudir a actividades que impliquen la conservación de la naturaleza. Seguro que cerca de vosotros se realizan reforestaciones, limpiezas de playas o ríos, etc.

Espero que estas pequeñas ideas te ayuden a sembrar, en los niños, la semilla del amor por la naturaleza. Pero no olvides que tú eres el mejor ejemplo para ellos, así es que ¿ a qué esperas?. Olvídate del móvil o la tablet y sal a disfrutar de la naturaleza junto a tus hijos. Te aseguro que, aunque no haya wifi, no podrás encontrar mejor conexión.


Categorías

Aprendizaje, Familia

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.