Cómo conseguir que los niños sean puntuales

Conseguir que los niños sean puntuales

Conseguir que los niños sean puntuales puede resultar algo complejo, puesto que los pequeños no entienden de entrada el concepto del tiempo. Sin embargo, la puntualidad es una cualidad muy importante y valorada que permitirá que los niños desarrollen sentidos como el valor del tiempo para ellos y para los demás.

El tiempo es algo que no se puede recuperar, cuando se ha pasado, ya no hay forma de volver atrás. Por ello, la puntualidad es algo muy valorado, una muestra de respeto hacia los demás que por otra parte beneficia a uno mismo. Si los niños aprenden a ser puntuales, tendrán una gran lección de vida que te agradecerán durante mucho tiempo.

Por qué es necesario que los niños sean puntuales

Enseñar a ser puntuales a los niños

Lo primero de todo es entender que los niños no nacen con el concepto del tiempo aprendido de nacimiento. Para ellos, no existe un comienzo y un final, no tiene sentido que algo deba empezar a una hora en concreto por una razón específica. Eso es algo que deben aprender y que deben trabajar desde pequeños para poder asimilar y trasladar a la vida cotidiana.

Llegar al colegio a su hora, es uno de los primeros ejercicios de puntualidad obligatoria que tienen que cumplir los niños. Y por ello, quizá la mejor oportunidad de explicarles que las clases empiezan a una hora determinada y que si los niños no están en clase a la hora, todos los demás estarán perdiendo un tiempo que nunca más se podrá recuperar. ¿Cómo hacer que los niños entiendan lo importante que es eso?

Pues la mejor manera de hacer que los niños, y los adultos también, entiendan algo difícil de comprender, es a través de los ejemplos cotidianos. Puedes usar la hora de juego de los niños, con un reloj para que descubran a su vez qué sentido tienen las horas. Establece una hora de comienzo y una hora de final para una actividad, por ejemplo, ir al parque.

Para poder cumplir esa hora de juegos en la calle, es necesario que los niños y los mayores estén preparados para salir a la hora. Si esto no se cumple, se va restando tiempo de juego en el parque. Quizá en las primeras veces el tiempo de parque quede en pocos minutos, pero sin duda será una forma muy clara de hacer que los niños sean puntuales.

¿Cómo se siente cuando no disfruta de todo su tiempo de parque?

Ir al parque en familia

Cuando no podemos cumplir con una acción porque no somos puntuales, nos sentimos insatisfechos, decepcionados y enfadados. Los niños también tienen estos sentimientos, especialmente si no han podido disfrutar de su tiempo de juego tanto como querían. Cuando esto ocurra, cuando el niño no sea puntual y por ello la hora de parque se transforme en unos minutos, aprovecha para que exprese cómo se siente ante esta situación.

Es probable que el niño muestre enfado contigo, que no entienda por qué ha pasado eso. Ese es el momento de hacerle comprender que las cosas tienen un comienzo y un final y si no se empieza cuando corresponde, el tiempo va pasando y lo que ha terminado ya no se puede recuperar. Explícale que esos 10 minutos que ha tardado de más en prepararse para salir, son los minutos que se han perdido y que ya no se van a poder disfrutar en la calle.

De la misma manera, aprovecha la ocasión para lanzar un mensaje positivo y que el niño no se quede con la frustración. Si aprende lo que significa ser puntual, el próximo día estará preparado antes de tiempo para salir de casa cuando corresponde. Cuando cumpla con esta norma, recompénsale con un rato más de juego en el parque. Así sentirá que su esfuerzo vale la pena y trabajará para conseguirlo muchas más veces.

No te olvides de ser un gran ejemplo para tus hijos, enséñales que la puntualidad es una cualidad esencial en cualquier persona. Que ser responsable también consiste en gestionar el tiempo y que esa actitud les ayudará en el futuro en muchas situaciones. Juntos podréis conseguir grandes cosas porque para los niños, no hay mayores héroes que sus propios padres.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.