Cómo conseguir que mis hijos coman brócoli

brocoli

No sé qué es lo que pasa con las verduras que a la mayoría de los niños no les gusta, pero quizá el problema resida en la alimentación que se les da desde bebés. Si los niños no comen verduras es difícil que les gusten a medida que crezcan porque no se habrán acostumbrado al sabor, y lo mismo ocurre con el brócoli. Además, una forma de que coman los niños verduras es a través del ejemplo, no puedes pretender que coman verduras si después tú no las comes, y lo mismo ocurre con el brócoli.

Si tienes niños pequeños en casa es probable que sepas lo difícil que es que coman alimentos nuevos (sobre todo alimentos saludables para una dieta equilibrada). Los niños cuando no quieren comer brócoli, normalmente dicen que es porque no les gusta el sabor, la textura, el color e incluso el color. Y el resultado es que el brócoli se queda en el plato.

brocoli

Todos sabemos que el brócoli tiene muchos beneficios para la salud porque además de fibra también tiene vitamina C, además tiene nutrientes que previenen el cáncer, entre otros beneficios. Pero los niños no se centrarán en los beneficios que tiene, simplemente se centrarán en que no les gusta. Pero, ¿cómo conseguir que los niños coman brócoli?

Lo que está claro que gritando u obligándoles no es una buena opción porque además de inadmisible no funciona. Si les explicas los beneficios tampoco suele funcionar… así que lo que hay que hacer para que los niños coman brócoli es enmascararlo con queso, con cremas o con purés. Si los niños ven el brócoli verde, con su forma de árbol diminuto simplemente no lo comerán, así que ya sabes… opta por purés o por enmascararlo para que tus hijos no sepan que están comiendo brócoli en ese momento, y verás como realmente sí les gusta.


Categorías

Nutrición

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

3 comentarios

  1.   Macarena dijo

    Hola María José, estoy muy de acuerdo con que el ejemplo es determinante para que los niños prueben alimentos nuevos. Sin embargo por mi experiencia con dos niños grandes, puedo decir que a fuerza de ofrecer (sin obligar, por supuesto) diferentes sabores, colores y texturas, acaban aceptando algunas de las frutas y verduras que a priori pensaríamos que no les van.

    En mi casa el brócoli es uno de los preferidos, ¡y en crudo!, porque mis hijos se han acostumbrado desde muy pequeños a ver en la mesa todo tipo de alimentos – y todo tipo de preparaciones -, y llegan a apreciar no ya las cualidades, sino el sabor.

    Conozco a muchos padres que enmascaran las verduras, a mí personalmente no me gusta hacerlo, porque lo que en realidad quiero es que las conozcan y las valoren. Eso no quiere decir que no haga (por ejemplo) una pizza o una lasaña con verduras, y que estas estén disimuladas, pero mi objetivo no es ‘ocultar’.

    1.    Maria Jose Roldan dijo

      ¡Hola Macarena!

      Gracias por tu comentario, en el caso del artículo hago referencia a esos “truquitos” teniendo en cuenta que los niños no quieran comer el brócoli. Pero por supuesto estoy de acuerdo contigo y con tu forma de introducir los alimentos en casa.

      🙂

      1.    Macarena dijo

        ¡Gracias por la respuesta María José! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *