Cómo convertirte en la madre en la que un hijo quiere confiar

Cómo convertirte en la madre en la que un hijo quiere confiar

Ganarse la confianza de los hijos no es fácil. Tal vez al principio sí, cuando son pequeños. Pero a medida que crecen las cosas van cambiando, tal vez más rápido de lo que somos capaces de percibir. Los hijos quieren confiar en sus madres, pero hay que hacerlo bien, porque es más fácil perder la confianza que ganarla.

¿Quieres convertirte en una madre digna de confianza? ¿Quieres que tu hijo confíe en ti para poder ayudarle y apoyarle en todo lo que necesite? Ganarte la confianza de tu hijo es una tarea que empieza cuando los niños son pequeños, aunque nunca es tarde para comenzar. A continuación te cuento cómo conseguirlo.

Presta a tu hijo atención plena y escúchale cuando hable

Esto significa que cuando tu hijo esté hablando contigo dejes todo lo que estás haciendo para prestarle atención. Si realmente no puedes dejar de hacer lo que estás haciendo es mejor que le pidas educadamente que espere.

Dale a tu hijo toda la atención que merece y el mostrará contigo la misa atención cuando quieras decirle algo o le preguntes alguna cosa.

Cómo convertirte en la madre en la que un hijo quiere confiar

No interrumpas a tu hijo cuando hable

Permite que tu hijo termine de hablar antes de decir lo que tengas que decir. Además, debes hacerlo con atención, sin mostrarte nerviosa ni atosigarlo para que termine.

Si necesita su ayuda para buscar las palabras adecuadas para explicar lo que está pensando o sintiendo, es importante que le des tiempo para resolver lo que quiere decir.

No le des la charla

Una de las cosas que los padres se supone que debes hacer es ayudar a tu hijo a ver lo que podría ser un error o enseñarle a ver lo que no puede ser bueno. Aunque puede ser tentador darle la charla o decirle que está absolutamente equivocado, el hecho es que los niños, como los adultos, son más propensos a escuchar si ellos sienten que su opinión es respetada y no están siendo criticados.

Pasa tiempo de ocio con tu hijo

Los niños son más propensos a compartir pensamientos y sentimientos mientras están ocupados en otra actividad. Si consigues hacer algo con tu hijo a diario o ciertos días también conseguirás establecer el hábito de hablar acerca de su día y lo que está pasando en su vida, así como establecer el patrón para conversar de forma regular con tu hijo.

Cómo convertirte en la madre en la que un hijo quiere confiar

Comparte tu propia historia

Tu hijo será más propensos a compartir cosas contigo si ente que valoras sus opiniones  y reflexiones sobre lo que te está pasando a ti. Para ello, habla con él sobre algún problema o duda que tengas (que pueda entender) y comparte con él cómo te sientes y cómo estás pensando en solucionar el problema.

También te ayudar contarle historias pasadas para que tu hijo se identifique con tus sentimientos y pueda conocerte mejor.

Dale otra opción para confiar en alguien

Llegará un momento en el que tu hijo necesite hablar de determinados temas y a lo mejor no se atreva a hablarlo contigo. Por eso es importante que le ayudes a buscar otras personas en las que pueda confiar para que nunca se sienta solo y no busque otros apoyos que resulten poco saludables.

Tu hijo debe saber que le respetas y que quieres lo mejor para él, y que no quieres entrometerte en su vida más de lo que él te deje entrar, que respetas su individualidad. Pero también debe saber que nunca le dejarás solo y que, si no puedes ser tú, le ayudarás a buscar alguien en quien apoyarse.

Cómo convertirte en la madre en la que un hijo quiere confiar

Nunca le traiciones

Aunque creas que puedes mejorar algo, si tu hijo te confiesa un secreto o te revela sus sentimientos, nunca debes traicionarlo. No actúes a sus espaldas, ni reveles la información que te ha dado, especialmente si te ha pedido que no lo hagas.

No utilices lo que sabes para manipularle

La información que te confíe tu hijo es sagrada. Si la usas para manipularle emocionalmente en tu beneficio no solo lo estás traicionando, sino que te estás comportando como una hipócrita. Esta es una de las cosas que más daño le hará a tu hijo y lo que más te ayudará a perder su confianza.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *