Cómo criar a un hijo con una fuerza de voluntad implacable

No todos los padres se dan cuenta de que tienen hijos con una fuerza de voluntad fuerte, de hecho, son las circunstancias de la vida las que te lo dicen, y solo, si estás atento/a a ellas. Normalmente los niños con una fuerza de voluntad fuerte suelen tener auto motivación por las cosas que les motivan de forma innata.

Si no sabes que tu hijo/a tiene una fuerza de voluntad fuerte o crees que no la tiene… Entonces, a partir de ahora podrás ayudarle a tener una fuerza de voluntad implacable. No te pierdas los siguientes consejos para conseguir que tu hijo se desarrollen fuerte emocionalmente y con una fuerza de voluntad, ¡envidiable!

No seas su enemigo/a

No te conviertas en el enemigo haciéndolo a tu manera. Ser un dictador como padre solo alejará a tu hijo de ti y te convertirá en su enemigo. Algunos padres quieren que su hijo con voluntad fuerte escuche y obedezca por encima de todo lo demás, por lo que se vuelven enérgicamente estrictos en su crianza. Piensan que deben actuar de manera dominante y enérgica para obtener la obediencia de su hijo… y que esto les ayudará a tener una fuerza de voluntad implacable, pero en realidad, esto solo le convertirá en una persona incapaz y sumisa, con dependencia emocional.

Paternidad democrática vs. autoritaria

Los padres deben tratar de ser padres democráticos de su hijo con voluntad fuerte. Deben evitarse los métodos autoritarios de crianza, ya que este tipo de crianza es una dictadura con los padres que intentan ejercer su voluntad sobre sus hijos. La paternidad autoritaria no es especialmente útil con los niños con voluntad fuerte. A la inversa, los métodos de crianza democráticos son muy efectivos con niños con voluntad fuerte. Los padres que utilizan métodos democráticos tienen reglas claras, son cariñosos, consistentes y también valoran los intereses de sus hijos.

Al final del día, tu objetivo es hacer lo que sea mejor para tus hijos. Las reglas para un niño no son las mismas para otro dentro de un mismo hogar democrático. Se ve a cada hijo como un individuo diferente con reglas establecidas pero sin un “todo o nada”, existe flexibilidad. Son capaces de escuchar a sus hijos y determinar el curso de la acción en cada caso concreto.

Las reglas no están solo para ser cumplidas sin rechistar.  Más bien, el padre autoritario ve las reglas como pautas para el objetivo final de criar individuos sanos, felices y emocionalmente estables. Ver las reglas como pautas proporciona cierta flexibilidad en la crianza y los niños sienten que son escuchados. Todo lo contrario a la crianza autoritaria, donde los niños no se sienten respetados en absoluto.

Tus hijos necesitan aprender a tomar decisiones

Para que un niño aprenda a tomar decisiones es importante que los padres les ofrezcan opciones. Los métodos de crianza del amor y la lógica pueden funcionar bastante bien con niños con voluntad fuerte. Este método de crianza enfatiza ofrecer opciones a los niños.

La forma en que funciona es que incluso desde los más pequeños, se le ofrecerá al niño dos opciones para la mayoría de las decisiones diarias. Esto permite que los niños con voluntad fuerte tomen las decisiones por sí mismos. Los niños con voluntad fuerte quieren sentirse en control de sus decisiones y voluntad. Permitir decisiones a lo largo del día, incluso en el nivel más básico, pone la toma de decisiones en manos del niño.

Esto es obviamente dentro de la razón. Los padres brindan las opciones, por lo que deberían ser opciones que sean beneficiosas para la situación. Debes tener claras las opciones y que ambas, sean aceptables para ti. ¿Qué pasaría si fueses a un restaurante todos los días y solo hubiera una opción y no se pudiera elegir? Eso podría hacer que te sientas como en la cárcel de ese restaurante día tras día.

El entorno familiar de tu hijo puede sentirse igual que ellos. ¿Se les dice qué hacer durante todo el día o se les permite tomar decisiones sobre lo que quieren durante el día? Con esta toma de decisiones de dos opciones, estás ayudando a tu hijo fuerte no solo a sentirse capacitado, sino que también está ayudando a desarrollar una relación positiva con ellos.

No quieres que tu hijo sienta que lo están criando en una prisión, así que permítele tomar decisiones diariamente. Tendrá una mejor relación con tu hijo cuando le permitas tomar estas decisiones diarias porque estás enviando el mensaje de que sus pensamientos y opiniones son importantes.

No fuerces sus propios puntos de vista

Los niños de voluntad fuerte se vuelven adultos decididos. Si quieres que tus hijos tengan una buena moral y carácter como adultos, entonces necesitas ayudarlos a guiarlos con tu ejemplo. No puedes obligar a un niño con voluntad fuerte a creer lo que tú crees… aunque tampoco debes hacer esto en general. Sin embargo, es muy importante que tu ejemplo marque la diferencia en sus pensamientos.

Tú ers el modelo y rol número uno como padre. Tu moral se conforma en casa. Si quieres que tu hijo tenga buena moral, entonces practica lo que predicas. Si hablas de no engañar y robar y luego tu hijo te escucha por casualidad en la mesa de la cena hablando de cómo evadir tus impuestos, entonces, no estarás siendo un buen ejemplo. Enseña a tu hijo con voluntad fuerte a vivir una vida virtuosa por cómo actúas y no solo por lo que dices. Sé el ejemplo que quieres que sigan en sus vidas.

Es importante tener conversaciones con los hijos sobre la moral y el carácter. Hablar sobre esto les ayudará a determinar el tipo de persona en la que quieren convertirse. Permíteles digerir el importante papel que desempeñan la moral y el buen carácter en su futuro. Esto ayudará a moldear su comportamiento porque tú estás moldeando su mente.

A partir de ahora, te darás cuenta que con el paso de los días, tus hijos están comenzando a construir una personalidad con una fuerza de voluntad, ¡implacable! Algo importantísimo para su vida presente y futura.


Sé el primero en comentar