Cómo criar a un niño para que tenga un buen desarrollo social

Cualquier padre o madre quiere que sus hijos sean sociales, es decir que tengan buenas habilidades sociales y que sean capaces de interactuar con normalidad con otras personas. Para conseguir un buen desarrollo social hay que trabajar con los niños desde que son pequeños para que desarrollen una buena inteligencia social.

Para conseguirlo es muy importante que sepan controlar sus emociones en base a sus interacciones sociales. También es importante trabajar la empatía y la asertividad, así como la resiliencia. Todo esto será posible si son capaces de expresar sus emociones y sentimientos sin necesidad de herir o dañar a otros.

Cuando se consiguen estas habilidades los niños serán más felices en su vida actual y también en su futuro. La Inteligencia Emocional es la capacidad de manejar las propias emociones y relacionarse bien con los demás. Esto es cruel para el desarrollo social de los niños.

Cómo conseguir que tus hijos tengan un buen desarrollo social

Empatiza

Tendrás que ser un buen ejemplo de empatía con tus hijos, así ellos aprenderán a desarrollar empatía por los demás. La empatía es la base principal para que los niños puedan tener unas relaciones interpersonales exitosas.

Guíales en el juego con otros

Hay niños que niños pegan a otros durante las interacciones sociales porque se sienten enfadados y no saben qué más hacer. Si estás allí para guiarles, puedes enseñarle sobre cómo defenderse sin golpear:  “Sí, Ryan cogió tu juguete y eso no te gusta puedes decirle que es tuyo y que se lo prestarás cuando dejes de jugar con él”. De esta manera sabrá tu hijo que estás a su lado y que le guiarás para aprender a socializar correctamente.

No le obligues a compartir

Siguiendo el ejemplo anterior, si tu hijo no quiere compartir, no le obligues a hacerlo. Si lo haces, estarás retrasando las buenas habilidades para compartir sus cosas. Los niños necesitan sentirse seguros con sus cosas antes de dejárselas a otros. Es mejor que introduzcas el concepto de jugar con sus juguetes por turnos, así no pensará que otros se los están arrebatando en contra de su voluntad.

Decide cuánto dura su turno

Si los niños creen que los adultos arrebatarán un juguete una vez que piensan que ya han jugado suficiente, entonces estarás modelando el acaparamiento, y el niño generalmente se vuelve más posesivo.

Si el niño es libre de usar el juguete por el tiempo que quiera, puede disfrutarlo plenamente y luego abandonarlo con el corazón abierto para compartirlo con otros. Cuando se le permite darle el juguete al otro niño por su propia voluntad, disfruta esa sensación de otorgar; ese es el comienzo de la generosidad.

Interviene cuando se siente compulsivo

En ocasiones cuando los niños juegan con un juguete otros lo quieren inmediatamente aunque antes no les interesase cuando nadie jugaba con ese juguete. Observa cuando esto ocurre, ya que la mayoría de veces no es necesario intervenir porque los niños empiezan a compartir el juegue sin problemas. Pero si ves que tu hijo está siendo compulsivo con el juguete entonces tendrás que intervenir.

Si tu hijo quiere el juguete de otro niño necesitará ayuda con esos sentimientos compulsivos. En este caso tendrás que volver a trabajar el hábito de jugar por turnos. Hazlo desde la serenidad, la empatía y el cariño

Enseña asertividad

Es necesario practicar la asertividad desde casa para que sea capaz de decir lo que piensa sin necesidad de herir a otros, expresando lo que siente. Es ideal que esto se trabaje desde casa en momentos de juego, así, cuando tenga que hacerlo en contextos donde no estés presente, será capaz de expresar sus emociones de forma correcta. Las habilidades del lenguaje son esenciales en este caso, es necesario que le enseñes que todas las emociones tienen un nombre y un significado.

Si no quiere compartir un juguete, mejor que lo guarde

Si tu hijo tiene un juguete especial que no quiere compartir con nadie, no lo obligues a que lo haga. Si van amiguitos suyos a jugar a casa puede escoger los juguetes que sí desea compartir y los que no, puede guardarlos para que sus amigos no quieran jugar con ellos.

Establece límites claros

Los niños necesitan límites para saber qué se espera de ellos en cada momento. En este sentido, es necesario que le dejes claro cuáles son las normas en el juego y en la relación con los demás. Los niños tienen derecho a tener sus propios sentimientos pero todas las personas son responsables de lo que hacen con sus brazos, piernas y sentimientos. Nuestro trabajo como padres es enseñarles técnicas saludables de autogestión sin ser punitivos, lo que siempre hace que los niños sean más agresivos físicamente.

Poner palabras a los sentimientos

Poner nombre a las emociones y a los sentimientos es fundamental para que los niños entiendan a procesar las emociones que sienten de forma verbal en lugar de hacerlo físicamente. La excepción a esto es cuando los niños están en medio de una gran emoción y ésta es demasiado intensa, son muchas cosas las que sienten en un momento determinado. En estos momentos es necesario que te asegures que tu hijo está a salvo y sobre todo, que se reflexione lo ocurrido después, en un momento de calma. Tu hijo necesitará ser comprendido pero no juzgado.

Recuerda a tu hijo que detrás de la ira hay una emoción que se debe comprender

Cuando un niño está enfadado, además de saber que lo está, es necesario encontrar qué es lo que le ha hecho sentirse así. De esta manera se podrá reflexionar sobre lo sucedido y buscar una solución para encontrar la calma de nuevo.

Una vez que tengas todo esto presente, debes recordar que tú eres su mejor modelo a seguir y que por tanto, tendrás que educar a tus hijos a través de la calma, el amor incondicional y el respeto. Es muy importante también que no olvides que son niños y que como tal, se deben comportar así, no tendrán un comportamiento perfecto porque están aprendiendo las normas sociales y el cómo deben comportarse a través de tu guía y tu ejemplo.


Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.