Cómo cuidar a un bebé prematuro de 5 meses

corazón con pies de bebé

El nacimiento de un bebé suele ser un momento feliz. Sin embargo, si el bebé nace prematuro también puede ser un momento de preocupación. Un bebé es prematuro si nace antes de la semana 37 de un embarazo normal de 40 semanas. Si tu bebé nace antes de tiempo, hay ciertas cosas que pueden alterar su salud, su aprendizaje y la planificación que habíais preparado para su nacimiento. Físicamente, los bebés prematuros pueden necesitar permanecer en el hospital durante unas semanas o meses. En el hospital saben bien cómo cuidar a un bebé prematuro, ya que estos bebés suelen tener problemas por su bajo peso o porque sus pulmones no se han desarrollado completamente.

Una vez que el bebé llega a casa, tendrás que protegerlo de la exposición a otras personas y de enfermedades. Los gérmenes y las enfermedades pueden ser más complicadas para un bebé prematuro. Algunos bebés prematuros tienen dificultades con el aprendizaje, el desarrollo de la motricidad fina y la motricidad gruesa. Pero poco a poco se pondrán al día con los niños de su edad no prematuros.

Cómo cuidar a un bebé prematuro

Los bebés que nacen prematuros probablemente necesitarán atención especial durante los primeros 2 años. Esto es especialmente cierto si al nacer pesan un kilo y medio o menos. Pero una vez en casa, puedes ayudar a tu bebé a estar sano, a crecer y desarrollarse con normalidad. Para que así suceda, vamos a darte algunos consejos:

manos de madre y bebé

  • Limita las salidas fuera de casa. Es aconsejable que durante las primeras semanas después del nacimiento el bebé se quede en casa. Las citas médicas son una excepción y debes llevarle al centro médico siempre que sea necesario. La inmunidad de un bebé prematuro es muy baja y es propenso a contraer infecciones y virus con mucha facilidad. Para evitar complicaciones, e incluso una muerte prematura, es mejor que el bebé permanezca en lugares seguros y limpios durante al menos los primeros meses.
  • Pide cita con su pediatra. Su médico revisará a tu bebé para confirmar que está aumentando de peso y que se ha adaptado correctamente al cambio del hospital al hogar.
  • Habla con su pediatra sobre la alimentación de tu bebé. La leche materna es el mejor alimento, pero si tu bebé tiene problemas para mamar, el pediatra puede ayudarte a resolver este problema derivándote a un especialista en lactancia. La leche materna no necesariamente tiene que darse a través del pecho, puedes utilizar un sacador de leche y almacenarla para alimentar a tu bebé con biberón. Si en vez de leche materna alimentas a tu hijo o hija con fórmula, es posible que necesite una fórmula especial enriquecida con vitaminas y hierro.
  • Mantén el contacto piel con piel con tu bebé. Los beneficios del contacto físico son muchos e incluyen la reducción del dolor  o el estrés que pueda sentir el bebé. También promueve el aumento de peso, facilita la lactancia materna y que el bebé se adapte al nuevo entorno mejor. El contacto piel con piel también ayuda a regular su frecuencia cardíaca y su respiración.
  • Observa el crecimiento de tu bebé. Es posible que los bebés prematuros no crezcan al mismo ritmo que un bebé nacido a término durante los dos primeros años. Aunque, normalmente, pasado este tiempo alcanzará a los bebés nacidos a término. Es posible que su pediatra lleve un registro tanto de su crecimiento como de los hitos que vaya logrando durante su desarrollo.

recién nacido dormido

  • Sé constante con el horario de alimentación de tu bebé. La mayoría de los bebés prematuros necesitan de 8 a 10 tomas al día. Entre una toma otra no deberían pasar más de 4 horas porque el bebé puede deshidratarse. Asimismo, que moje entre 6 y 8 pañales al día muestra que tu bebé está recibiendo el suficiente alimento diario. Los bebés prematuros a menudo regurgitan después de comer, es algo completamente normal. Solo debes controlar que el bebé siga ganando peso.
  • Prepárate para los alimentos sólidos. La mayoría de los médicos recomiendan darle alimentos sólidos a un bebé prematuro de 4 a 6 meses después de la fecha original de parto, no desde la fecha en la que realmente nació. Los bebés prematuros no están tan desarrollados al nacer como los bebés nacidos a término, por lo que puede que les lleve más tiempo desarrollar su capacidad de tragar.
  • Dale todas las oportunidades para dormir que puedas. Aunque los bebés prematuros duermen más horas al día que los bebés nacidos a término, duermen menos tiempo. Los bebés deben acostarse boca arriba y sobre un colchón firme y sin almohada. De lo contrario, aumentaría el riesgo de que el bebé sufra el síndrome de muerte súbita del lactante.
  • Controla la visión y audición de tu bebé. Los ojos cruzados o estrabismo son más comunes en los bebés prematuros que en los bebés nacidos a término. Este problema generalmente desaparece por sí solo con el tiempo, pero puede que el pediatra os derive a un oftalmólogo. Algunos bebés prematuros tienen una enfermedad ocular llamada retinopatía del prematuro. Este tipo de bebés también tienen más probabilidades de tener problemas de audición que los bebés nacidos a término.

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.