Cómo debe actuar un padre en una discusión de hermanos

pelea de hermanos

Cuando una pareja tiene más de un hijo deben tener claro desde el primer momento que eso no significa que sea un camino de rosas… las discusiones entre hermanos son muy habituales, sobre todo a medida que van creciendo y van teniendo la capacidad de pensar por sí mismos, de tener sus propios criterios y sobre todo… cuando piensan que el conflicto es la mejor solución para salirse con la suya, grave error.

El padre o madre no debe tener la tentación de castigar a ambos o a alguno de ellos por discutir. Los padres que optan por castigar o controlar la situación por completo sólo conseguirán que los niños sigan teniendo sentimientos negativos entre ellos. Además la forma de controlar este tipo de situaciones nunca son las más adecuadas: se hace uso y abuso de las amenazas y de la fuerza.

En cambio, lo que resulta necesario es enseñar a los niños a resolver el conflicto, enseñándoles habilidades que serán beneficiosas en ese momento, en situaciones parecidas en el futuro y también en su vida social. El coaching emocional ayuda a los niños a aprender a calmarse a sí mismos, a entender al otro y a comprender diferentes puntos de vista. Así podrá poner en palabras sus emociones y sus necesidades en lugar de arremeter físicamente durante un conflicto con su hermano. Lo importante es llegar a una solución donde todas las partes salgan beneficiadas por igual.

En este tipo de intervenciones si los padres deciden quién tiene razón y quién  no la tiene, o intentan decir cómo resolver el conflicto… esto sólo aumentará el número de peleas entre hermanos. El mal perder se puede convertir en resentimiento.

Para que esto no ocurra será necesario que los padres escuchen ambas partes para que los dos se sientan escuchados y después deberán ayudar a los niños a ordenar los pensamientos y buscar una solución donde ambos salgan beneficiados. Así se podrá enseñar poco a poco a que los pequeños puedan resolver sus propios problemas. Además de este modo, los niños aprenderán a expresar sus sentimientos, a escuchar con empatía y a buscar las soluciones que beneficien a todos, así un desacuerdo no tendrá que transformarse en conflictos ni peleas.


2 comentarios

  1.   Macarena dijo

    ¡Ay Maria José!, si yo te contara …. 🙂 Lo que quería decir es que ciertamente, cuando se tiene más de un hijo, los padres tendemos a intentar controlar los conflictos en lugar de dar ejemplo y solucionarlos implicando a todas las partes. Es algo que debemos tener presente, porque, aunque nos podamos equivocar más de una vez, aprendamos de una vez (me refiero a los padres) la importancia de escucharles a todos cuando se pelean, y no intervenir más de lo necesario.

    ¡Gracias!

  2.   Maria Jose Roldan dijo

    Así es Macarena, muchas gracias por tu aportación. ¡Sabías palabras! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *