Cómo deben actuar los padres ante las malas contestaciones de los hijos

No hay nada más molesto y que enfade más a un padre que su hijo le conteste mal. Es normal que los niños a partir de los 5 o 6 años comiencen a protestar por todo como señal de rebeldía. La autoridad de los padres suele ser vista como algo malo y es por ello que no se muestren de acuerdo con la misma, respondiendo de malas maneras.

Acto seguido te hablamos de cómo deben actuar los padres si sus hijos contestan habitualmente de malas maneras o formas.

Por qué contestan mal los niños

Acto seguido te hablamos de las posibles causas por las que un niño suele contestar mal a sus padres:

  • Los celos provocados por la llegada de un nuevo miembro a la familia, pueden llegar a ser los causantes por las que un niño contesta mal a sus padres.
  • Que los padres pongan fin a la relación, puede hacer que los niños se sientan inseguros y tengan conductas inapropiadas y agresivas frente a los padres.
  • El cambiar de casa o de escuela puede suponer un cambio brusco en el comportamiento de ciertos niños. Ello se puede traducir en malas contestaciones y malos modos.
  • Una mala educación de los padres puede ser la causa de malas contestaciones por parte de los niños.

Las malas contestaciones según la edad del niño

La edad del niño es importante ya que las contestaciones son diferentes:

  • Hasta los dos años de edad el niño puede contestar mal debido a que no es capaz de controlar sus impulsos y emociones. Es por ello que los padres no deben preocuparse ya que se trata de algo temporal.
  • De los dos a tres años de edad, la personalidad del niño está marcada por la negatividad. Es normal que se nieguen a hacer lo que se les indica y terminen por contestar a todo.
  • De los 4 a 6 años de edad los niños buscan independencia y les cuesta aceptar las órdenes de sus mayores.

Qué hacer ante las malas contestaciones de los niños

Si un niño contesta de malas maneras, los padres deben seguir una serie de consejos:

  • Es bueno el sentarse con el niño y explicarle de manera calmada que no está bien comportarse de esa manera.
  • Es importante el mantener la calma y no ponerse a su altura.
  • Hay que alabar cuando lo haga bien y decirle que ese es el camino correcto.
  • No hay que etiquetar al niño. Hay que evitar tachar al niño de malo o contestón.
  • Es aconsejable que el niño tenga un tiempo para poder reflexionar y saber porque está mal el contestar de malas formas.
  • Los padres deben ser el mejor ejemplo para sus hijos. No sirve de nada el intentar que se comporte bien, cuando es el padre el que pierde las formas a las primeras de cambio.
  • Es bueno el establecer una serie de normas o reglas de conducta para evitar que las malas contestaciones se terminen produciendo. El sentarse junto al niño y hablar de las mismas es ideal para que no haya problemas ya sea en casa o en un lugar público.

Como conclusión hay que decir que es algo normal que los niños contesten y se comporten mal a determinadas edades. Es una forma de expresar su rebeldía o debido a que no son capaces de controlar sus emociones. Se trata de algo puntual, por lo que los padres no deben preocuparse. Siguiendo una serie de pautas y consejos en la educación, estas malas formas irán produciéndose con menos frecuencia en el tiempo. La paciencia es clave en este tema y los padres deben evitar en todo momento el ponerse a la altura de sus hijos y no contestar tan poco de manera agresiva. Si observas que con el tiempo, el niño sigue contestando mal y de una manera desafiante, es bueno el acudir a un profesional que pueda ayudar a solucionar tal problema y a reconducir su comportamiento.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.