Cómo deben cambiar el diseño de las aulas para un mejor aprendizaje

ludificación

Han cambiado los métodos de enseñanza, la formación de los profesores, los contenidos, la estructura y organización de las escuelas, pero ¿qué ocurre con las aulas? ¿cómo deben cambiar el diseño para un mejor aprendizaje? Esta cuestión y otras se han planteado en una reciente investigación en la que resuelven que cambiar el diseño de las aulas puede ser clave para mejorar el aprendizaje.

De este estudio realizado por investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), la Universitat de Barcelona (UB), la Universitat de Vic (UVic) y la Universidad Simón Bolívar (USB) con la participación de 847 profesores de preescolar, primaria y secundaria de 40 centros educativos, te hablamos a continuación.

Cambiar el diseño de las aulas influye en el aprendizaje

hijo despistado

Cuando hablamos de aulas pensamos en un conjunto de pupitres y sillas, alineados, mirando hacia la pizarra desde la que el profesor imparte la clase. Sin embargo, ciertas investigaciones avalan que en los métodos de aprendizaje, en los que se exige autonomía, flexibilidad y capacidad de decisiones por parte de los alumnos, la estructura tradicional no es la mejor.

Una de las conclusiones claras del estudio realizado por diversas universidades, con una muestra de más de 800 profesores señala que cambiar el diseño de las aulas puede ser clave para mejorar el aprendizaje. Seis de cada 10 profesores que han respondido a esta investigación liderada por la UOC, Universitat Oberta de Catalunya, así lo destacan. Estos apuestas por el llamado smart learning space, un espacio que responda a cualquier propuesta y necesidad de aprendizaje.

Por otro lado, la Universidad de Salford realizó un estudio entre 700 alumnos y alumnas de diferentes colegios diferentes evaluando la orientación de la clase, la luz, el ruido, la temperatura y la calidad del aire. Este demostró que el entorno puede influir en el rendimiento académico, lo puede mejorar hasta en un 25 por ciento.

Aulas del siglo XXI

diseño aulas

Si pusiéramos a un profesor, o profesora del siglo XIX, en un aula del siglo XXI, casi seguro que ocuparía el mismo espacio que entonces. Lo que nos lleva a pensar que las cosas no han cambiado tanto. Los cambios no deben venir sólo por el uso de las tecnologías, o la inclusión de recursos digitales. Las propuestas pasan por la necesidad de cambios en los propios espacios de aprendizaje.

Las aulas del siglo XXI se pretenden como espacios flexibles, no zonificada, en los que prevalezca el bienestar físico y psicológico de los estudiantes, como base para que la actividad de aprendizaje se plantee con un papel proactivo y autónomo, así lo señala Guillermo Bautista. Él es uno de los miembros del grupo de investigación Smart Classroom Project de la UOC e investigador principal de este estudio.

El Consorci d’Educació de Barcelona ya ha comenzado a renovar el mobiliario de las 487 aulas de la ciudad, reorganizando los espacios para conseguir ambientes motivadores que predispongan al descubrimiento. El espacio debe propiciar esta colaboración e interacción, debe ser un reflejo de la diversidad organizativa.

Propuestas de diseño de las aulas

diseño aula

Antes de abordar un cambio en el diseño de las aulas hay que tener en cuenta las diferencias entre los niveles de educación. El diseño de las aulas en educación preescolar y primaria generalmente es más flexible, colaborativo y personal. En ellos son más visibles las corrientes pedagógicas en las que los espacios, su disposición, mobiliario, etc. se vinculaban a significados pedagógicos.

En cambio la disposición tradicional de los espacios es más estable en los centros y profesorado de secundaria. Para cambiar estos espacios se plantean los Smart Calssroom Project. Estos son entornos de aprendizaje innovadores, codiseñados desde la rigurosidad, la exigencia y la búsqueda de objetivos y resultados máximos.

Para que toda la capacidad de asimilación de un niño, o una niña, pueda desarrollarse se necesita el entorno adecuado que le sirva de estímulo. Por tanto, aplicar teorías neuroarquitectónicas es el siguiente paso para que las siguientes generaciones desarrollen su potencial de aprendizaje.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.