Cómo desarrollar conductas responsables en tus hijos

padre e hija cocinando

Inculcar conductas responsables en nuestros hijos no es algo sencillo. Todas tenemos claro que la educación se basa dando siempre un buen ejemplo, aplicando normas claras y congruentes, y por supuesto, en la necesidad de infundir en los niños una adecuada Inteligencia Emocional.

Ahora bien, cuando hablamos de responsabilidad el tema es más complejo. ¿La responsabilidad está ligada al carácter del niño? ¿Se enseña de la misma manera que los buenos modales y la tabla de multiplicar? Podríamos decir que las conductas responsables se van adquiriendo con el tiempo, que se enseñan, se propician y se supervisan para que de alguna manera, se convierta en una actitud interiorizada en el propio niño. En “Madres hoy” queremos hablarte de este tema tan importante.

La responsabilidad en el ciclo vital de los niños

niños responsables

Muchas madres se suelen quejar a menudo de lo diferentes que son los hermanos entre sí: uno es descuidado, el otro es más extrovertido, uno más responsable, y el otro, aún no ha madurado a pesar de ser un adolescente de casi metro ochenta.

Todo ello hace que a menudo, se llegue a pensar que las conductas responsables vayan más ligadas al carácter que a la educación, lo cual, no es cierto. Es importante pues que intentemos definir primero qué entendemos por responsabilidad:

Responsabilidad es la capacidad que tenemos las personas de asumir las consecuencias de nuestras decisiones y nuestras acciones, en bien nuestro y por su puesto, el de los demás.

Como puedes ver es un valor indispensable en la educación de nuestros hijos, algo que deberíamos promover en el día a día desde edades muy tempranas. Debemos recordar que los objetivos que tenemos como madres, como educadoras y como esa primera esfera social y afectiva que tienen los niños al venir al mundo, son los siguientes:

  • Ayudar a nuestros hijos a crecer en felicidad para convertirse en personas independientes.
  • Promover el que puedan valerse por sí mismos, sea cual sea el camino que deseen tomar.
  • Ayudarlos a que sean capaces de tomar sus propias decisiones, a que se quieran a si mismos y se sientan seguros.

Cómo desarrollar conductas responsables entre los 2 y los 7 años

niña en el parque
La aventura de educar, aunque no lo creas, empieza desde el primer momento en que los niños vienen al mundo. Nuestros hijos necesitan pautas, hábitos, un estilo de crianza equilibrado, lleno de afectos y sin incongruencias. Es decir, si por ejemplo en casa atiendes a tu bebé cada vez que lo oyes llorar, pero sin embargo, cuando lo dejas con los abuelos ellos no lo hacen “porque creen que así lo malcrían”, no es lo correcto.

A la hora de educar, debemos ser siempre iguales, con conductas estables que aporten seguridad al niño en todo momento. Un niño seguro es un niño feliz y receptivo a todo lo que le enseñemos. Ahora bien… ¿Es posible desarrollar en niños tan pequeños conductas responsables?

Te lo mostramos a continuación.

Cómo inculcar conductas responsables entre los 2 y los 4 años

Con un niño de dos años…¿No es quizá un momento demasiado temprano para educar en responsabilidad? Todo lo contrario, es ideal y necesario, y más si tenemos en cuenta que están en pleno proceso de aprender a hablar, de comunicar, de manifestar…

  • Puede que entre los 2 y los 3 años el niño aún no tenga plena conciencia de lo que está bien o mal, pero es un instante propicio para que nos imiten, para que nos ayuden en tareas sencillas que habrán de formar parte de su día a día: guardar juguetes, ropa, objetos de aseo, poner la mesa… Son tareas básicas que deben normalizar.
  • Entre los 3 y los 4 años nuestros hijos entienden muy bien la recompensa y el castigo, el reconocimiento… Fomenta el que aprendan a vestirse solos, a compartir, a respetar su turno, a controlar la frustración, a saber escuchar lo que dicen los otros y a callar mientras los demás hablan…
  • Intenta que tomen la iniciativa en cosas cotidianas, permíteles que hagan cosas, que den su opinión… Las conductas responsables aparecerán siempre que les demos nuestro apoyo y confianza. Si sancionas, si solo castigas, el niño tendrá miedo a tener iniciativas.

Cómo inculcar conductas responsables entre los 4 y los 6 años

Si hemos puesto en práctica los consejos anteriores, tendremos mucho terreno ganado. A partir de los 5 años nuestros hijos van a darnos su opinión sobre muchas cosas, y sobre todo, nos van a mostrar sus deseos: tener esto y lo otro, hacer esto y no aquello, irme aquí y no hacer eso que tu le mandas…

¿Qué es lo más importante de esta etapa?

  • No tengas miedo a decir NO. Debe ser claro y explicarles el por qué de esa negativa.
  • Te van a poner a prueba en muchas cosas, sé paciente, marca límites y comunícate mucho con ellos. Ten siempre una respuesta a sus preguntas.
  • Deben habituarse a las rutinas, y saber cuál es su responsabilidad en cada momento del día.
  • Sigue trabajando su resistencia a la frustración. Es importante que en estas edades, acepten una negativa y  sepan gestionarla ya sin gritos ni lloros.

Cómo inculcar conductas responsables entre los 6 y 7 años

niño y madre hablando

  • Es el momento en que van a hacernos demandas más firmes. Deben comprender ya que existen responsabilidades si desean tener derechos, y las normas van a ser entonces más definidas.
  • Es importante que les enseñemos a mantener un orden con sus cosas, a ser responsables de “lo que es suyo”. Sus cosas del cole, los juguetes, su ropa…Si desde bien pequeños toman el control de sus cosas, nos evitaremos problemas mayores cuando lleguen a la adolescencia.
  • No se trata de establecer normas en plan sargento. Las normas se argumentan y ellos deben entenderlas.
  • En estas edades cuentan ya con sus propios amigos. Favorece siempre el importante aspecto de “ponerse en el lugar del otro”. ¿Te gustaría que a ti te empujaran tal y como has hecho con Miguel? ¿Por qué crees que Sara se ha ido llorando? ¿Por qué crees tú que el abuelo estaba hoy enfadado?

Entre los 6 y 8 años

  • Pueden parecer mayores pero no lo son. Estamos en una edad en la que pensamos que ya han interiorizado las normas anteriores y que no necesitan supervisión en muchos aspectos.
  • No obstante, no te descuides, es típico que en estas edades surjan muchos olvidos y errores involuntarios. Suelen perder cosas, se despistan, y si pasa algo negativo, atribuirá la culpa a los demás.
  • Es importante que supervises sus tareas de forma sutil, sin presionar pero estando con ellos.
  • Es un buen momento para que asienten las costumbres sociales: saber recibir, saludar, despedirse, llevar una conversación cordial, saber agradecer…

Cómo inculcar conductas responsables entre los 8 y los 12 años

niños jugando en corro

Estamos ya en la edad ” mágica”. A partir de los 8 años los niños dan un importante salto madurativo que a instantes, nos puede llevar de cabeza, y en otras ocasiones, nos pueden sorprender.

Ya tienen un vago sentido de la justicia, aunque este siempre se base en la recompensa y el castigo. Reconoce lo que hace mal pero aún no ha abandonado el hábito de dar mil excusas.

  • Es hora de darles responsabilidades más serias: puede ir a comprar, puede cuidar de la mascota, ir solo al colegio, a casa de sus amigos… Puede responsabilizarse de lo que él quiera siempre y cuando te demuestre que es capaz de cumplir sus tareas como los deberes, mantener un cuarto ordenado, volver de jugar a la hora pautada.
  • Sabes que en estas edades, su círculo de amigos va a tener mucho peso. Que va a emitir sus juicios, que va a buscarnos ya nuestros límites. Asúmelo y responde siempre evitando caer en conductas autoritarias. Si sancionas, criticas o levantas mucho la voz, lo que vas a encontrar es rechazo por parte de tu hijo.
  • Es importante comprender también que en ocasiones, debemos permitir que los niños se equivoquen. Puede que tú sepas por ejemplo, que sus amigos han querido que tu hijo se inscriba en clases de kárate. Tú sabes que no va con él y que a los pocos días se aburrirá.

No hagas de “pitonisa” diciéndole lo que va a ocurrir, ni intentes protegerlo a cada momento. Las conductas responsables, de vez en cuando necesitan de los errores para aprender. Lo importante, es que siempre cuenten con tu apoyo, con tu consejo, con tu comprensión absoluta.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *