Cómo detener la intimidación emocional

bullying

Muchas personas cuando piensan en intimidación o acoso, automáticamente piensen en violencia física. Es cierto que la violencia física es un aspecto grave de intimidación que se debe pasar por alto, también debes saber que no es el único tipo de acoso que se produce. La intimidación emocional, implica dirigirse a una persona haciendo observaciones degradantes o amenazadoras, algo que actualmente está presente en muchas escuelas y lugares de trabajo. La intimidación emocional también es bullying en las escuelas y mobbing en los puestos de trabajo.

La intimidación emocional (tanto a adultos, adolescentes, jóvenes o niños) puede conducir a la depresión e incluso al suicidio. Debido a esto, es muy importante luchar contra los matones emocionales para poder hacer más seguras las escuelas. Si sospechas que tu hijo está siendo acosado emocionalmente, hay algunas cosas que puedes hacer para pararlo o para ayudar a tu hijo a lidiar con ello.

Reconoce las señales

Es muy importante reconocer las señales de que tu hijo está siendo intimidado emocionalmente. Cuando tu hijo va a la escuela puede que sea muy duro para él, puede que lo que le está pasando sea que está aguantando situaciones que no le corresponden y que le hacen daño emocionalmente. Que no llegue a casa con moretones no significa que no esté sufriendo en la escuela por culpa de matones emocionales.

En muchas ocasiones, los niños tratan de ocultar el hecho de que están siendo intimidados. Esto ocurre porque posiblemente el agresor le haya amenazado con hacerles daño si lo cuentan a sus padres o quizá sea porque el niño se siente incómodo hablando sobre lo que está ocurriendo.

stop bullying

Las señales pueden ser muy variados ya que dependerá del niño o niña que los está sufriendo, pero pueden ser señales de advertencia cuando los niños quieren mucha protección por parte de sus padres, cuando están sufriendo dolores de estómago o de cabeza antes de ir a la escuela… si notas que algo no marcha bien deberás mantener una conversación con tu hijo para saber si realmente está siendo acosado emocionalmente en la escuela. Sólo de este modo podrás encontrar las soluciones adecuadas.

Hacer frente a lo que ocurre

Es necesario que le enseñes a tu hijo a hacer frente a estas situaciones. La lucha directa sólo empeorará las cosas y podría llevar a tu hijo a tener problemas en la escuela. En su lugar, enseña a los niños a mantener la calma y a alejarse de la situación. También es adecuado que permanezca en grupos de niños para que de este modo los acosadores se sientan intimidados y no le molesten.

Involucrar a otros adultos de forma discreta

Si tu hijo está siendo intimidado emocionalmente será importante involucrar a otros adultos de la escuela para que estén al corriente de lo que ocurre. Así, cuando pase alguna situación de violencia verbal el adulto podrá intervenir para ayudar a acabar con la intimidación. El maestro de la escuela, el conductor del autobús, el director del colegio u otras personas deberán saber lo que ocurre, siempre desde la confianza y la discreción para que los niños no sepan que lo saben, si no que si intervienen es porque lo han visto con sus propios ojos. Entre todos se puede detener al agresor, pero no hay que mirar hacia otra parte.

Los adultos cuando vean algún comportamiento que no es adecuado, pueden reunirse y discutir el problema con las posibles soluciones. Después de esta reunión inicial sería necesario hacer otras de seguimiento para comprobar el progreso de la situación.

bullying

El hogar debe ser un lugar seguro

El hogar debe ser un lugar seguro para el niño, es necesario que los niños sientan que al entrar en su casa está entrando en su refugio, un lugar donde siempre estará a salvo. Hay niños que afrontan la intimidación emocional y son capaces de superarlas y no caer en la depresión gracias a que en su hogar existe un lugar seguro y amoroso. Cuando las cosas en la escuela se ponen mal, los niños deberán poder mirar hacia delante para poder volver a casa cada día y sentirse protegidos.

Para ello deberás mantener tu casa limpia y organizada para reducir el estrés de tus hijos, recibirlos desde la puerta principal y con todo el cariño del mundo para que se sientan amados y respetados en todo momento. Además, es muy importante ofrecerles tiempo de calidad, cenar juntos en familia, salir a hacer actividades fuera de casa y dentro de ella, hablar sobre las cosas diarias, hablar sobre los sentimientos… tu hijo deberá entender que te interesas por todo lo que le ocurre y que es una persona muy importante para su entorno cercano.

Trabaja las habilidades emocionales con tu hijo

Si es necesario o no te ves capacitado puedes pedir asesoramiento a un profesional sobre educación emocional para que tu hijo pueda desarrollar actividades empáticas. Muchos niños que son intimidados en la escuela responden a este tipo de acoso convirtiéndose en acosadores para poder sacar toda la rabia que tienen en su interior. Una forma de evitar esto es trabajar con tu hijo para organizar proyectos de servicio y ayudar a otras personas menos afortunadas. Esto hará que sea menos probable que quiera sacar toda su rabia intimidando a otros niños y más bien, ayudará a aquellos que quizá sí están sufriendo acoso por otros acosadores.

ciberbullying nena

Realizar actividades fuera de la escuela

Realizar actividades fuera de la escuela también le puede dar un buen impulso de autoestima para que pueda mejorar la percepción de sí mismo. Apuntarle a actividades extraescolares haciendo cosas que se le dé bien y que le gusten le aportará bienestar y además, podrá conocer a otros chicos y chicas de su edad con los que entablar una buena amistad y que pueda sentirse aún mejor por quién es. Así se dará cuenta que el acosador que le intimida emocionalmente es el único que tiene el problema (seguramente emocional) y que es la única forma que tiene de sentirse bien consigo mismo.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *