Cómo disciplinar a un niño de 5 a 7 años

niño en playa

Cuando los niños son pequeños y tienen entre 1 y 4 años, es posible que te sientas que no puedes con ellos porque las rabietas son un habitual, sobre todo a partir de los dos años. Pero esto no tiene que hacer que te sientas frustrado a la hora de disciplinar a tus hijos, debes pensar que es un proceso natural y evolutivo en su desarrollo, es necesario para que ellos aprendan y para que tú les enseñes cuál es el camino correcto, sin gritos ni malos modos.

Los niños pequeños hasta los cuatro años necesitarán tu orientación y tu comprensión una y otra vez, porque quizá les des una orden y al poco se les haya olvidado. Pero recuerda que es muy importante tratarles a través de la disciplina positiva, un buen refuerzo es muy importante para conseguir que un comportamiento adecuado se repita. Pero, una vez que esto lo sabemos, ¿cómo se debe disciplinar a los niños de entre 5 y 7 años?

Cuando los niños pasan el umbral de los 4 años están evolucionando rápidamente y cada vez son más conscientes de lo que ocurre a su alrededor, por eso es importante saber qué formas son las más adecuadas para poder disciplinarlos sin caer en los castigos, en las amenazas o en el miedo. 

niño y madre hablando

Órdenes cortas y simples

Si razonas con tu hijo la primera vez que rompe las reglas y le ofreces explicaciones detalladas  acerca de lo que ha hecho mal y le amenazas enfadada sobre los privilegios que va a perder si no deja de comportarse mal… debes saber que como estrategia de disciplina es bastante ineficaz y además puede afectar emocionalmente a los niños porque sienten demasiado la amenaza.

Un niño de 18 meses no tiene capacidad cognitiva suficiente para comprender frases complejas, un niño de 2 o 3 años no tiene la capacidad de atención suficiente para poder comprender lo que le estás diciendo pero debes advertirle y guiarle en el entendimiento, y cuando pasan el umbral de los 4 años podrá entender aquellas cosas que le expliques con frases cortas y que le repitas unas cuantas veces, incorporando inflexiones vocales y expresiones faciales. 

Buscar un tiempo de pausa

Si en un momento determinado han habido demasiadas amonestaciones, le has reconducido demasiadas veces o incluso la pérdida de privilegios está siendo usado en exceso, entonces es que los niños no han aprendido a que esa conducta no es correcta y piensan que pueden seguir realizándola. Para darles tiempo a pensar, es necesario que le dejes en tiempo de espera (un minuto por cada año de edad), pero que en este tipo de pausa no le dejes solo.

Es muy importante que reflexionéis juntos sobre lo que está pasando y que le transmitas exactamente qué es lo que esperas de él en un momento determinado. Así, quizá motivándole con algún refuerzo positivo, podrás conseguir que entienda que su buen comportamiento también tiene consecuencias positivas. 

Como elegir juguetes para niños de 3 a 6 años

Ejemplo del tiempo de pausa

Así los niños podrán sentirte cerca y se dará cuenta que no todo debe ser malo. Pero antes de usar el tiempo de pausa (o tiempo de espera) será necesario que con una sonrisa pero con una voz firme le digas algo como: “Cuento hasta tres y si no te detienes tendremos que hacer el tiempo de espera”.

Si después de contar hasta tres tu hijo/a no ha escuchado, le deberás llevar a un lugar tranquilo y seguro con un temporizador para pensar y reflexionar. Al acabar, será necesario que le invites a disculparse y que le des un fuerte abrazo para que sienta que no estás enfadada. Después de un tiempo de práctica de esta estrategia te darás cuenta como su conducta negativa empezará a disminuir.

Debes tener una actitud positiva

Es muy importante que tengas una actitud positiva acerca de todas las cosas que sucedan aunque tu hijo/a tenga un comportamiento negativo. No importa lo frustrado que te sientas hacia la conducta de tu hijo nunca te enfades delante de él.  También resulta muy importante que nunca le juzgues a él como persona: “eres un niño malo” y sí acuses la conducta: “no se pega a tu hermana”. Si hablas a tus hijos de forma desesperada o negativa, les causará la misma impresión que si tu vieras a tu jefe de la oficina perder el control en la empresa: no tendrán una buena imagen de ti y repetirán el comportamiento que ha estado haciendo hasta ahora porque no confiarán en tu capacidad de liderazgo.

Pero también debo decirte, que las madres y los padres somos personas que nos cansamos, que podemos tener malas noches, que podemos encontrarnos mal e incluso tener un mal día.. es totalmente normal que te sientas exasperada de vez en cuando. Cuando te sientas así puedes acudir a tu pediatra, hablar con tu pareja o con un amigo de confianza (que también sea padre) para pedir apoyo o asesoramiento. Lo que no puede ocurrir es que pierdas el control todos los días o no seas capaz de controlar tus emociones, en este caso deberías analizar qué es lo que te ocurre. Recuerda que para disciplinar a un hijo deberás estar equilibrada emocionalmente para poder transmitir seguridad y cariño.

padres estresados

Mantén la calma

Es cierto que en ocasiones puede resultar complicado mantener la calma, sobre todo cuando tu hijo está intentando romper algo, pegando al perro, no quiere lavarse los dientes, parece que la hora de dormir no le interesa o está con una rabieta en el suelo. Pero si gritas con ira, estarás enviando un mensaje equivocado y además estarás reforzando su conducta de manera negativa: “si me porto mal mis padres me hacen caso”.  Lo mejor en este caso es tomar una respiración profunda, contar hasta tres o hasta diez, bajar hasta la altura de los ojos del niño y hablar con él de forma firme, seria y severa… pero sin gritos, ni nervios, ni malos modos.

Si sigues todos estos consejos te darás cuenta que tus hijos de entre 5 y 7 años empezarán a tener una mejor conducta, pero recuerda que es imprescindible que seas un buen ejemplo de comportamiento y equilibrio emocional.


Categorías

Desarrollo

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Escribe un comentario