Cómo educar bien a los hijos

Educar a los hijos

Educar bien a los hijos no es una tarea fácil, porque la crianza es el trabajo más complejo que existe. Se trata de un camino que va cambiando a un ritmo vertiginoso, tanto que a veces no te da tiempo de adecuarte antes de pasar a la siguiente fase. Los niños crecen muy rápido, aprenden constantemente y todo lo que viven supone un nuevo reto de aprendizaje.

Para que la educación de los niños sea buena, es necesario ser estricto en cierta medida, también hay que enseñar valores, ser muy paciente y tener mucho amor. Porque ser padre o madre no consiste únicamente en traer hijos al mundo y descubrir si se parecen a uno o a otro miembro de la familia. Supone educar a los hijos para que tengan las capacidades y herramientas necesarias para desenvolverse en el mundo.

Educar bien a los hijos

Tiempo de calidad en familia

A los hijos se les puede educar bien, pero también se puede hacer mal. La mayoría de las veces se hace de una forma totalmente inconsciente, porque el amor que se siente por esos pequeños hace que olvidemos que los padres somos educadores. El propio ejemplo es en la mayoría de los casos el mejor aprendizaje y donde con mayor frecuencia fallamos, porque nos olvidamos de que los padres son el espejo donde los hijos se ven reflejados.

Estas son alguna de las claves fundamentales de una buena educación. Más allá de los errores que cada padre o madre pueda cometer. Porque para un hijo puede que los padres sean como super héroes, pero en la práctica no se deja de ser una persona normal con un montón de miedos, dudas, problemas y temores.

El mejor ejemplo

Cada día puedes enseñar a tus hijos mil y una claves básicas de educación, de una forma tan sencilla que a penas te darás cuenta. Saluda a las personas, da las gracias, dedica una sonrisa a los empleados de los comercios, para con el coche para que puedan cruzar los peatones, no tengas malos gestos durante la conducción. Si adquieres estas costumbres se convertirán en un hábito y además de educar a tu hijo disfrutarás de una mejor salud emocional.

Con límites

Los niños tienen que ponerse a prueba para descubrir hasta donde pueden llegar y en parte es algo bueno que debes fomentar. No obstante, tener normas y límites desde pequeños es fundamental para que los niños aprendan a convivir con las normas sociales que se encontrarán en diversos ámbitos de la vida cotidiana. Para ello, son necesarios los límites, las normas y las consecuencias.

Con valores

Hacer ejercicio en familia

Los valores definen a una persona, la empatía, la solidaridad, el respeto, el agradecimiento, el valor del trabajo, son fundamentales para educar bien a los niños. Enseña a tus hijos a valorar a las personas, a los animales y las plantas, a cuidar el planeta que es la casa de todos. Educa a tus hijos para que sean resilientes y tengan la capacidad de adaptarse ante cualquier situación.

No seas su amigo

Una cosa es crear una relación de confianza con los hijos, para que tengan la libertad de hablar contigo de cualquier cuestión que les pueda suceder a lo largo de su vida. Otra muy distinta, es intentar ser su amigo, que te traten como un igual, porque deben existir límites que con los amigos no hay. Tú eres padre o madre y como tal, tu hijo debe ser consciente de que eres su protector, la persona que más le quiere y quién va a cuidar de él toda su vida.

A lo largo de su vida y su adolescencia tendrás que ir educando a tu hijo en cuestiones básicas, como la economía, el ahorro, las tareas domésticas, cuidar su propia salud e incluso educación sexual. Porque esa es la única manera de asegurarte de que tus hijos estarán bien preparados para enfrentarse al mundo. Ya que, una gran educación académica no es nada si no está acompañada de una gran educación emocional.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.