Cómo educar sin perder los nervios

Educar sin perder los nervios

Poder educar a los hijos sin perder los nervios, puede parecer una tarea complicada e incluso en muchos casos, imposible. Son muchas las causas que pueden desencadenar el descontrol cuando intentas controlar una situación complicada con los niños. El estrés del trabajo, las muchas obligaciones diarias de la casa o la interminable lista de tareas pendientes, hacen que en más de una ocasión, se vuelquen en los niños frustraciones que nada tienen que ver con ellos.

Es posible que te sientas identificada con todo esto, es normal porque es algo que le ocurre a muchos padres. No debes sentirte mal, ni castigarte por perder los nervios en alguna ocasión. Pero si esto se convierte en algo habitual, es posible que necesites ayuda para reconducir la situación. Los niños pueden volverte loca en algunas ocasiones, pero si habitualmente o a diario tienes momentos en los que pierdes los nervios, es posible que tengas que tomar medidas.

Educar sin perder los nervios: trucos para mantener el control

Los niños hacen trastadas, incluso los niños más tranquilos. Es algo que va implícito en su condición de niños, porque está en su naturaleza investigar y descubrir todo lo que les rodea. Esto supone que a veces, hagan cosas que puedan sacarte de tus casillas, al igual que pasa cuando intentas concentrarte en algo importante o cuando quieren llamar tu atención por cualquier cosa, aunque ese no sea el mejor momento.

Pero esto no puede traducirse en gritos, en palabras negativas y fuera de tono que provoquen en el niño una reacción de temor. Es decir, los niños tienen que aprender a controlarse y a respetar las normas de convivencia, porque es algo que deberán cumplir en cualquiera de los ámbitos de la vida. Pero una cosa es entender que algo no se debe hacer y otra es tener miedo y no saber la razón. Por lo que está en tu mano educar sin perder los nervios.

 

Si crees que sueles perder la paciencia con tus hijos con demasiada frecuencia, prueba a utilizar alguno de estos trucos. La convivencia libre de gritos, de castigos exagerados y las palabras negativas, es mucho más gratificante y bonita para todos. Seguro que te gustará aprender a manejar tu ansiedad y evitar perder el control cuando tus hijos se estén portando regular.

Aprende a relajarte

Cuando los niños se descontrolan o hacen alguna trastada, es muy fácil perder el control y responder con un grito de forma impulsiva. Antes de que esto suceda, aprende a controlarte a través de la respiración. Si es necesario y posible, apártate del lugar, asómate a la ventana y respira profundo al menos 10 veces. Después, podrás enfrentarte a la situación sin estar tan nerviosa.

Valora lo que realmente es importante

A veces se pierden los nervios con los niños por cosas realmente insignificantes y cuando te paras a pensarlo en frío, te arrepientes de haberte puesto así con los pequeños. Cuando algo así ocurra, quizá porque no quieran recoger sus juguetes, porque se les caiga la bebida y manchen el suelo o porque no te obedecen a la primera, párate a valorar lo que es realmente importante. Las cosas se limpian, se remplazan y se arreglan, pero los momentos perdidos con los hijos nunca se recuperan.

Dedica tiempo de calidad a tus hijos

Los niños necesitan tiempo con sus padres, jugar y hacer cosas divertidas. Pero los padres y madres también necesitan esos momentos relajados en familia. Porque todo no puede ser rutinas, tareas, ni obligaciones que difícilmente resultan divertidas. Aunque la vida es complicada y estresante, procura dedicar un rato de calidad a tus hijos cada día.

Permite que tus hijos sean niños

Muchas veces se pretende que los niños sean adultos antes de tiempo. Se les exige un comportamiento nada propio para su edad y cuando lógicamente se comportan como lo que son, niños, vienen las decepciones y los reclamos hacia ellos de algo que no les corresponde. Permite que tus hijos sean niños, este es el momento de investigar, de probar, de medir sus miedos y ver hasta donde son capaces de llegar. Pronto se convertirán en adultos con muchas responsabilidades, deja que disfruten de su infancia aunque tú tengas que hacer un ejercicio de paciencia diario.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.