Cómo el pensamiento positivo puede ayudar a las víctimas de bullying

Todo el mundo sabe que el acoso escolar o bullying es un problema generalizado en las escuelas e institutos de todo el mundo. Cada vez niños más pequeños sienten el valor de acosar a otros de sus iguales solo por sentir poder por encima de ellos. Las consecuencias emocionales y físicas de estos acosos son demasiado grandes como para mirar hacia otra parte.

El acoso escolar o bullying no es algo que tenga que ver solo con niños, en realidad, toda la sociedad tiene que ver y debe poner de su parte para evitar que esta lacra siga sucediendo. Hay quienes piensan que el bullying ha existido toda la vida, pero en realidad, este acoso cada vez se está volviendo más agresivo tanto. Nivel físico como emocional. Además la existencia de las nuevas tecnologías y las redes sociales, hace que todo esto se agrave… provocando ciberbullying.

Las víctimas se sienten asustadas

Un niño o niña que es intimidado se sentirá asustado emocionalmente y también tendrán desesperanza y creerá que es vulnerable. Los niños deben saber cómo avanzar a pesar de sentir este dolor por la situación. Una forma de hacerlo es teniendo pensamientos positivos para contrarrestar el impacto negativo de la intimidación.

El pensamiento positivo tiene muchos beneficios aunque esto no significa que estén exentos de estrés, pero sí tienen una mayor sensación de bienestar. Además, las personas que piensan con pensamientos positivos también pueden experimentar otros beneficios que incluyen menores tasas de depresión, menores niveles de angustia y mejores habilidades de afrontamiento.

El pensamiento positivo

El pensamiento positivo a menudo comienza con el diálogo interno, que son los pensamientos no verbales que pasan por la cabeza de una persona. Cuando se trata del bullying o acoso escolar, esto es especialmente importante. Muchas veces, las víctimas de acoso escolar se involucran en una conversación negativa, a menudo repiten los mensajes del acosador en su cabeza, como “Soy un perdedor”, “A nadie le gusto” o “Soy inútil y estúpido”. Pero este es un gran error y puede llevar a la depresión, la desesperanza e incluso los pensamientos de suicidio… Por lo que no trabajar en los pensamientos positivos puede poner en peligro de forma real a una víctima de acoso escolar.

En cambio, las víctimas de acoso escolar deberían decirse que los mensajes que dicen los acosadores no son verdaderos y reemplazarlos con más mensajes afirmativos como “No hay nada malo en mí”, “Soy una buena persona” y “Siempre tendré algo que ofrecer al mundo”. Estas declaraciones no solo reafirmarán su valor e identidad, sino que también se beneficiarán de otras maneras a partir del pensamiento positivo.

Los beneficios de pensar de esta manera

El pensamiento positivo puede beneficiar a las víctimas de intimidación. Algunos de los beneficios más importantes que se deben remarcar son los siguientes:

Se afronta el estrés con el bullying

El pensamiento positivo afecta la capacidad de una persona para hacer frente a la intimidación. En lugar de insistir en los aspectos negativos y los mensajes del acoso escolar, las personas optimistas tienden a enfrentar la situación de una manera mucho más productiva y positiva.

Por ejemplo, los pensadores positivos a menudo identifican áreas donde pueden usar la situación en su beneficio, como ayudar a otros en situaciones similares. Otra forma en que el pensamiento positivo ayuda a las víctimas de la intimidación a sobrellevar el estrés es que a menudo les incita a desarrollar un plan de acción para superar la intimidación y detenerla.

Los pensadores positivos también tienen más probabilidades de creer que los demás estarán dispuestos a ayudarlos con la situación de acoso escolar, incluidos los maestros y otros adultos de su alrededor. Tienen la esperanza de que la situación terminará en lugar de ver la situación como desesperada.

Mejorar la capacidad de recuperación general

Las personas resilientes son capaces de enfrentar la intimidación con fuerza y resolución en los problemas que se enfrentan. En lugar de desmoronarse, pueden perseverar y superar el impacto negativo de la intimidación. El optimismo, o el pensamiento positivo, juega un papel importante en esta capacidad.

Las personas que son capaces de mantener sus pensamientos positivos son mucho más propensas a recuperarse de una situación de acoso escolar que aquellas que son propensas a tener pensamientos negativos. Saben instintivamente que la experiencia de acoso no es el fin del mundo. También pueden redirigir sus pensamientos a sus objetivos y planes en lugar de centrarse en las elecciones de otro.

Mejora la salud y el bienestar

La intimidación puede tener consecuencias devastadoras en su víctimas. Esto incluye problemas académicos, problemas de salud, depresión, trastornos de alimentación e incluso, pensamientos suicidas. En este sentido, el pensamiento positivo puede proporcionar un amortiguador emocional muy potente para algunos de estos problemas.

Las personas que son optimistas pueden centrarse  más en las cosas que pueden controlar, como su respuesta al acoso escolar o cómo lo abordarán. Además, evitan reflexionar sobre las cosas que no pueden controlar, como los insultos, el ciberbullying o la agresión relacional. Al hacerlo, se evitan formas negativas de lidiar con el dolor del bullying.

En general, el pensamiento positivo tiene muchos beneficios, pero es importante tener en cuenta la importancia de mantenerlo en perspectiva. Por ejemplo, no importa cuán positiva sea una persona, sucederán cosas malas. La gente les intimidará y se burlará de ellos… esta sociedad es así con todo el mundo. Pero el pensamiento positivo puede ayudar si la persona se centra en enfrentar los desafíos de manera productiva y tratar de aprovechar al máximo las situaciones malas como el acoso escolar.

Por esto, es imprescindible que los tanto adultos como niños trabajen el pensamiento positivo, porque de esta manera podrán potenciar su resiliencia. El pensamiento positivo se puede convertir en un estilo de vida que ayudará a las personas a poder tener un mejor enfoque de vida. Esto no significa que no se sientan emociones negativas, estrés o ansiedad… porque son emociones inevitables y además necesarias, pero sí se podrán enfrentar mejor las situaciones adversas de cualquier tipo, en cualquier contexto y a cualquier edad.


Categorías

Varios

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.