Cómo enseñar a un niño a hacer pipí

Madre sujete el pañal de su hijo tras quitárselo.

Los padres principalmente son quienes conocen mejor al niño y pueden decidir y proponerle orinar sin necesidad del pañal.

Dentro del desarrollo fisiológico del niño llega una etapa estresante sobre todo para los padres, la de quitar el pañal y enseñar al niño a hacer pipí. A continuación vamos a conocer algunas pautas.

El niño y el modo en que hace pipí

El niño está acostumbrado al uso del pañal y por lo tanto le resultará difícil utilizar el orinal. La paciencia, el tacto y el amor son la clave para que este reto no agobie a los padres ni desestabilice al niño. Ante todo hay que tener en cuenta que no hay límite de tiempo. Quitarle el pañal y enseñarle a hacer pipí no es una carrera en la que gana quien antes lo logre. Cuanto más se agobie al niño peor resultará todo. Cuanto más pequeño sea más tiempo necesitará. Cabe recordar que cada niño tiene un desarrollo distinto.

Muchas veces los padres son los que están preparados para ese momento pero el niño no, y los intentos resultan siempre fallidos. El niño y los familiares lo pasan mal y todo por no hacer caso a los deseos del protagonista y a su momento personal. Hay que sopesar la situación y analizar si el niño es lo suficiente maduro para entender y será capaz de afrontar la nueva andadura.

¿Está preparado el niño para dejar el pañal?

Niña en la playa ya no usa pañal.

El mejor modo para enseñar a hacer pipí a un niño tiene como claves el amor y la paciencia, sin prisas ni reprimendas que frustren al pequeño.

Alrededor del año y medio los niños van siendo más conscientes de lo que el orinal supone. Ven a sus padres hacer sus necesidades en el baño e imitan. Si el niño no muestra el más mínimo interés, se enfada al sentarlo en el orinal se niega, se esconde y hace sus necesidades por la casa…, es que no quiere colaborar por el momento. Los padres principalmente son quienes conocen mejor al niño y pueden decidir y proponerle orinar sin necesidad del pañal.

El desarrollo y madurez emocional serán la clave para que el pequeño pueda sacar adelante la misión. Se considera que existe un grado aceptable de madurez para su edad si el niño no está pasando por ninguna época complicada. Si muestra desagrado por llevar el pañal e intenta quitárselo, le gusta sentarse en el orinal, en ocasiones dice que tiene pipí, las expectativas se presentan probables. Con esto denota interés, ganas e intención. Si va a la guardería tendrá ayuda y verá a más niños en su misma situación. Los profesores serán el otro punto de colaboración que apoye la labor de los padres.

Pautas para enseñar al niño a hacer pipí

El niño ve a sus padres hacer pipí en el baño, con lo que llegado el momento se sentirá atraído a imitarlo.

  • Horarios y rutinas: Es recomendable sentar al niño en determinados momentos del día, cuando se intuya que tiene necesidad para que vaya familiarizándose y entienda cuándo, por norma general, debe hacer su pipí. No hay que forzarle a sentarse si lo rechaza. Si al principio no quiere ir al baño, puede tener el orinal cerca de donde esté. Si se le ve muy angustiado con el tema lo ideal es parar por un tiempo y retomar cuando muestre mayor disposición.
  • Los padres son el ejemplo: Con la imitación el niño se interesa más, se siente mayor, asocia, comprende más fácilmente. Está bien que lo vea in situ, ver a los padres hacer pipí, escuchar el ruido que hace al salir o el proceso de limpiarse bien y lavarse las manos al finalizar. Hoy en día hay canciones infantiles en internet que muestran a dibujos animados que practican esta rutina. Estas canciones pueden ayudarle a interiorizarlo.
  • En época de calor: Llegado el buen tiempo el niño puede ir sin ropa interior por la casa y con el orinal siempre cerca. Que vaya haciéndose a la idea de no llevar pañal y la frescura y comodidad que se siente. Si padre, madre o algún cuidador tienen tiempo debe vigilarle sin atosigarle y descubrirán gestos y caras que le delatan. En esos momentos está bien indicarle donde tiene que ir y que es incorrecto hacerlo en el suelo.
  • Acompañarle: Frecuentemente los niños piden compañía en el baño. Solicitan que se les de la mano, que se les cuente cuentos o canten canciones. En ese caso es muy positivo atenderles y motivarles para que lo hagan con éxito. Cuando así ocurra es bonito celebrarlo con alegría y admiración. El niño se sentirá muy satisfecho de su hazaña.
  • No enfadarse: Habrá percances, ropa sucia, suelo manchado, momentos en los que lo haga muy bien y otros que en los que se enfade y escape. Todo irá de altos y bajos, no obstante, lo ideal es ir sin prisas y saber que esto seguirá así durante meses, incluso años. Cuando haya avanzado bastante por el día puede iniciarse la retirada del pañal nocturno. Para la noche será más complicado. Como consejo se le puede ofrecer menor cantidad de agua, pedirle que haga un pipí justo antes de acostarse y recordarle que al despertarse en mitad de la noche puede pedir ir al baño. Lo recomendable es poner un cubre colchón en su cuna o cama.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.