Cómo enseñar a un niño a sonarse los mocos

Cómo enseñar a los niños a sonarse los mocos

Los niños pasan gran parte del curso escolar resfriados, con tos y con sus inseparables mocos, ¿te suena, verdad? La congestión nasal produce una sensación muy desagradable, no poder respirar con normalidad y encima para los niños, no saber sonarse los mocos complica la situación aún más. Ese gesto que para cualquier adulto resulta habitual y casi mecánico, requiere de un proceso de aprendizaje como el resto de lecciones de la vida.

Para empezar, es importante saber que los niños no entienden el concepto “soplar por la nariz”, que es lo que se hace cuando se suenan los mocos. Pero además de realizar ese gesto, es necesario que el niño tenga cierto control de sus dedos, para poder manejar el pañuelo de forma correcta y poder limpiarse correctamente la nariz. Una vez claro esto, vamos a ver algunos trucos para que le puedas enseñar a tu hijo a sonarse la nariz.

Antes de nada, ármate con una buena dosis de paciencia

Ya sabes que con los niños es necesario aplicar grandes dosis de paciencia. Los peques necesitan su tiempo para procesar la información, para aplicar lo aprendido y sobre todo, para perfeccionar lo que intentas enseñarles. Pero también es necesario tener en cuenta el grado de madurez de cada niño, que no es algo que marque su edad.

Enseña a tus niños a sonarse los mocos por fases, cada día juega un rato con ellos con alguno de los trucos que vamos a ver a continuación y permite que practiquen y jueguen todo lo que quieran. Se paciente y pronto verás como tu pequeño se hace con este gesto tan habitual, que le acompañará el resto de su vida.

La primera fase: aprender a soplar por la boca

Aprender a soplar por la boca

Antes de aprender a soplar por la nariz, es necesario que el niño sepa soplar por la boca. Estos son algunos juegos sencillos para que el niño aprenda este gesto.

  • Hacer pompas de jabón: A todos los niños les encantan las pompas de jabón, este sencillo juguete es perfecto para que aprendan a soplar.
  • Burbujas con una cañita: Solo necesitas un vaso con agua y cañitas de colores. Se lo pasarán pipa una vez que aprendan a soplar y vean como son capaces de formar burbujas.

La segunda fase: aprender a soplar por la nariz

Una vez que el niño tenga controlado soplar por la boca, ya puede aprender a soplar por la nariz. Pero el niño no diferenciará una u otra acción, por lo que tienes que enseñarle que son diferentes actos. Puedes usar estos trucos:

  • Continúa con la cañita: Pero en este caso, mientras que el niño esté soplando por la boca para hacer burbujas, comprime la cañita con tus dedos. Lo que ocurrirá es que la presión del aire producirá una aspiración nasal de forma automática.
  • Coloca harina o un material ligero en la mesa: Pídele al niño que sople con la nariz para hacer que se mueva el objeto.

La tercera fase: Aprender a hacer la pinza con los dedos

Ejercicios de motricidad fina

El niño necesita adquirir una cierta habilidad con sus deditos para poder sostener el pañuelo en su nariz y ejercer la presión necesaria. Puedes utilizar estos juegos para trabajar la motricidad fina:

  • Abrir y cerrar las pinzas de tender: Coge un recipiente de plástico y llénalo con pinzas de tender la ropa. Enséñale al niño dónde tiene que apretar para que la pinza se abra y colócala en el borde del recipiente. Deja que el niño coloque tantas pinzas como quiera y repite el ejercicio de vez en cuando.

La cuarta fase: Sonarse los mocos con un pañuelo

Llegados a este punto ya solo queda practicar mucho y con mucha paciencia. Dale un pañuelo de papel al niño y coge tu otro, enséñale cómo tiene que hacerlo. No existe mejor aprendizaje que el de la imitación, colócate a su lado y explícale paso a paso cómo tiene que hacerlo.

El truco es el siguiente, el niño tiene que sujetar el pañuelo con las dos manos y llevárselo a la nariz. Con un dedo tiene que taparse uno de los orificios y soplar fuerte por la nariz para expulsar los mocos.

Es importante practicar, para que el niño pueda aprender a sonarse los mocos de forma autónoma. Pero para lograrlo necesita pasar por las fases previas, sin la agilidad en sus dedos y sin saber soplar por la nariz, no podrá aprender a realizar ese gesto.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.