Cómo enseñar fotografía a los niños

Enseñar fotografía a los niños es una magnífica forma de animarles a expresar sus emociones, sus sentimientos y a potenciar toda su creatividad. Una de las dificultades de los niños pequeños, es su problema a la hora de manifestar lo que sienten, por ello, cualquier actividad que les permita mostrar esos sentimientos sin necesidad de utilizar las palabras, resulta un gran ejercicio para ellos.

Por otra parte, se puede aprender mucho de la personalidad de los niños a través de las imágenes. Ya sea realizando ellos mismos sus dibujos o como en el caso que te proponemos, a través de unas fotografías tomadas por ellos mismos. Por este motivo y aprovechando que hoy día 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Fotografía, te traemos estos trucos para enseñar fotografía a los niños.

Los niños tienen una capacidad fotográfica innata

Cualquier persona con una buena cámara o con un buen teléfono móvil puede hacer fotografías con buena calidad. Sin embargo, todas las personas no tienen la capacidad de ver el ángulo perfecto, la luz más especial, un reflejo en un espejo o esas líneas que forman un marco natural único. Esa capacidad única para maravillarse con cualquier pequeño detalle, es la que llevan los niños innata y que los mayores deberían envidiar.

A la hora de hacer fotografías, es necesario dejarse llevar y disfrutar de todo lo que rodea. Porque si de verdad se mira con los ojos y la mente abierta a través del objetivo, se pueden captar imágenes únicas. Esto es lo que llevan los niños en su interior desde que nacen, curiosidad, la capacidad de sorprenderse con cualquier cosa, hasta la más insignificante. Y eso, mamás y papás, es lo que hay que potenciar para que los niños expresen y desarrollen toda su creatividad.

Enseñar fotografía a los niños

Antes de nada, es necesario que el niño tenga una cámara apropiada con la que poder jugar y disfrutar con la fotografía. Cuando vayas a adquirir una cámara fotográfica, es esencial que busques un producto económico y fácil de manejar. Una cámara de calidad puede ser muy costosa y los niños no suelen ser muy cuidadosos, pero además, tampoco sabrían sacarle todo el provecho a un producto de ese tipo.

Estos son algunos consejos básicos que puedes enseñarle a tu hijo para que comience a hacer sus propias fotografías:

Sujetar bien la cámara

Para evitar el temblor en el pulso y que las fotografías salgan poco nítidas, e incluso, para evitar esos invitados de última hora llamados deditos. Enseña a tu hijo a sostener bien la cámara, agarrándola bien y con firmeza, sin miedo. También debes enseñarle las diferentes posiciones, en función de lo que quieran fotografiar, tendrán que poner la cámara en posición vertical u horizontal.

El centro de interés

Una fotografía puede contener cientos de imágenes distintas, pero en todas ellas hay siempre un algo o un alguien que es el protagonista. Para ayudar a los niños a trabajar este área, puedes usar un sencillo truco. Anímales a ponerle título a cada imagen, así ellos mismos serán conscientes de qué es aquello que han querido retratar.

Jugar con los diferentes puntos de vista

Enseñar fotografía a los niños

Una imagen puede ser muy diferente según desde el punto de vista desde donde se tome la fotografía. Enseña a los niños a jugar con su cámara y su punto de vista. Por ejemplo, pueden tirarse al suelo y buscar una imagen a ras de suelo o en el cielo. De arriba a abajo, por ejemplo, si quiere sacar una foto a una flor, obtendrán diferentes resultados si lo hace desde arriba.

Los temas

Cualquier cosa es fotografíable, tanto es así que los niños pueden sentirse un tanto abrumados a la hora de elegir un tema. Esto tiene una fácil solución, para empezar, tú misma puedes elegir algunos temas y darles opciones para que ellos mismos elijan. Por ejemplo, su muñeco favorito en diferentes escenarios, los árboles del parque, elementos decorativos del hogar como un cuadro o un jarrón con flores secas, las opciones son infinitas.

Lo más importante es que los niños disfruten con esta actividad, que para ellos sea un nuevo juego en lugar de una nueva tarea. Quién sabe, quizá descubran una pasión y se convierta en parte de su futuro profesional. Se paciente y permite que el niño experimente sin miedo, sin obligación, sin demasiada teoría que pueda interferir en su forma de ver el mundo que les rodea.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.