Cómo enseñar las horas a los niños

enseñar hora niños

Leer la hora es algo que hacemos todos los días los adultos para administrar nuestro tiempo, pero para los niños no es tarea fácil. Es algo que todos aprendemos de pequeños, pero que requiere de tiempo. Algunos niños se interesan pronto por saber las horas y otros que tardan más. Hoy os hablamos de cómo enseñar las horas a los niños de una forma amena y divertida.

¿Qué necesitan los niños para aprender las horas?

Para poder leer las horas es necesario tener algunos conceptos básicos, como es el paso del tiempo y como se mide. Que los días tienen 24 horas, las horas 60 minutos, la media hora 30 minutos, los cuartos de hora 15 minutos y los minutos 60 segundos. También deberán saber contar de 5 en 5. Es a partir de los 5 años de edad cuando los niños van comprendiendo estos conceptos.

Y aún así comprender estos conceptos no son suficientes por sí mismos para aprender las horas. También deben saber contar de 1 hasta el 60, y que sepan lo que representan los números. Es decir, que sepan el concepto de cantidad y no solo el numérico. Como ya vimos en el artículo “Cómo enseñar los números a los niños”, ellos aprenden pronto a decirlos y a identificarlos, pero sin ser conscientes verdaderamente de lo que significan.

Entonces para que los niños aprendan las horas es necesario que comprendan conceptos como el paso del tiempo, los números y las cantidades. Ahora veamos cómo enseñar las horas a los niños.

horas niños

Cómo enseñar las horas a los niños

  • Practica la cuenta hasta 60. Como ya vimos los niños necesitan saber contar bien hasta 60 para aprender a leer la hora. Puedes decirle que escriba los números del 1 al 60 mientras lo repite en voz alta. Puedes hacer lo mismo con las cuentas de 5 en 5.
  • Explícale en cómo está dividido el día. Dile que los días están divididos en 24 horas, y que las horas contienen 60 minutos y cada minuto tiene 60 segundos. Al principio es normal que le confundan estos términos, ya que es difícil de comprender para ellos, pero poco a poco se irá familiarizando con ellos. Para ayudarles puedes asignar un color a las horas, otros a los minutos y otros a los segundos.
  • Enséñale primero en un reloj analógico. Los relojes de manecillas son más visuales y se puede ver mejor cómo está dividido el tiempo. Así podemos enseñarles que la manecilla más corta señala la hora, y la de minutos es más larga.
  • Ayúdale a que cree su propio reloj de manecillas. Es una forma divertida de aprender las horas. Puedes utilizar una cartulina y recortarlo en redondo o usar un plato desechable. En lugar de las manecillas puedes usar unas pajitas o aprovechar también la cartulina para hacerlas. Puedes sujetarlas con una chincheta para que puedan moverse. Luego queda dividir el reloj en las horas, puedes escribirlos o poner pegatinas con los números. Así sabrán donde irá cada número y se lo pasarán genial haciéndolo.
  • Asocia sus rutinas a las diferentes horas. Para que se vayan familiarizando con el concepto tiempo, puedes incluir el reloj en sus rutinas. Enséñale a asociar cada hora con cada rutina de su vida diaria (comida, baño, siestas…). Puedes utilizar el reloj que habéis creado juntos para mover las manecillas según la hora que es en ese momento. Así se irán familiarizando con las horas.
  • Puedes comprarle su primer reloj de pulsera. Además de sentirse más importantes, estará más motivado a aprender las horas. Tendrá el reloj a su alcance todo el tiempo para ver como se desplaza. También puedes darle un viejo para que juegue con él.

Con estos trucos sencillos facilitarás el aprendizaje de las horas en los niños, y que no se convierte en algo aburrido y complicado.

Porque recuerda… los niños aprenden mejor jugando, fomenta su creatividad y aprendizaje.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.