Cómo es el flujo durante las primeras semanas del embarazo

Cómo es el flujo durante las primeras semanas del embarazo

El flujo vaginal de una mujer siempre está presente, aunque haya un pequeño periodo que parezca que no está presente, en teoría sí que permanece. Una mujer debe lubricar y proteger su flora vaginal por lo que el flujo es imprescindible y dependiendo del ciclo menstrual tendrá una consistencia u otra. Pero, ¿Cómo es el flujo durante las primeras semanas del embarazo?

Conocer el cuerpo de una mujer es fundamental, y si observamos con atención y nos culturizamos en conocer mucho más cómo funciona nuestro cuerpo, podremos anteponer cualquier problema que se pueda producir. Tanto si estabas esperando un embarazo o si dudas en ello, aquí te indicamos algunos de los indicios de cómo se comporta nuestro flujo durante las primeras semanas de gestación.

Flujo vaginal en las primeras semanas del embarazo

Podemos conocer más concretamente que estamos embarazadas cuando existe una ausencia de la menstruación e incluso cuando podremos tener el sangrado de implantación. Después y durante las primeras semanas el flujo vaginal cambia y eso se debe al cambio hormonal que experimenta el cuerpo.

En las primeras semanas se percibirá un gran aumento del flujo, siendo más ligero, blanquecino y sin apenas olor. Algunas mujeres experimentarán un gran flujo durante el primer mes siendo incluso muy abundante, dónde habrá que hacer uso de algún tipo de compresa (no tampón) para no trasvasar la ropa.

Esto se debe a que ya se está formando el moco o tapón cervical y en muchos casos responde de esta forma. Tan solo hay que adoptar algunas medidas de higiene nada más, ya que este flujo en abundancia es completamente normal.

Muchas veces este aumento de flujo viene asociado a pérdidas de orina, debido a un fuerte estornudo, al toser o un esfuerzo físico. Esto suele pasar mucho en el embarazo dado al relajamiento muscular de la zona. Durante los meses siguientes si se observa que la pérdida del flujo es muy acuosa o continua, hay que consultar al médico por si se tratara de una rotura de la bolsa con un posible desprendimiento del líquido amniótico.

Cómo es el flujo durante las primeras semanas del embarazo

Cuándo el flujo vaginal puede ser un signo de alarma

Generalmente el flujo vaginal de una mujer suele ser algo viscoso y transparente por regla general. Dependiendo del ciclo menstrual por el que atraviesa la mujer se puede ver modificado. Por ejemplo, cuando se está ovulando el flujo es mucho más blanco y se le conoce como leucorrea.

Fuera de este período cuando el flujo es blanco, espeso y va acompañado de un raro olor, quemazón o picor en la zona, entonces se está indicando de que existe una infección vaginal llamada candidiasis.

El flujo, por consiguiente, debe ser entre un color blanco a transparente. Si observamos que tiene un color gris, amarillento o verde, debemos de consultar al médico por si podría estar existiendo algún tipo de infección mucho más seria. No necesariamente puede estar acompañado de otros síntomas como ardor o hinchazón, por lo que requerirá una observación médica.

Cómo es el flujo durante las primeras semanas del embarazo

El flujo blanco puede ser un síntoma de embarazo

Cómo hemos indicado, la apariencia del flujo puede ser blanquecino. Durante las primeras semanas se presentará con un tono blanco y abundante causado por el gran aumento hormonal, en este caso por los estrógenos. Su presencia formará parte de una barrera para poder proteger a la mujer de una posible infección y en especial al bebé.

Hay mujeres que este tipo de flujo lo pueden llegar a presenciar incluso días antes de la falta de la menstruación, indicando ser un síntoma de embarazo. Incluso otras mujeres, pueden no llegar a tener la presencia de este flujo habiendo transcurrido algunas semanas después de la concepción, siendo un hecho completamente normal. También puede estar presente cerca de la fecha próxima al parto, hacia las últimas semanas del tercer trimestre.

Ante cualquier indicio extraño, con un flujo vaginal diferente al habitual, con una textura suave y esponjosa, olor desagradable o algún pequeño sangrado podría ser un indicativo de alguna infección vaginal. Para no tener dudas se debe de consultar al médico.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)