Cómo establecer metas para el 2021 en familia

Metas familiares para el 2021

Establecer metas es una forma ideal de marcarse objetivos y trabajar para lograrlos a corto o medio plazo. Se trata de una manera de visualizar aquellos aspectos que se quieren mejorar o alcanzar, de forma que estando presentes en el día a día, sea más fácil pelear por ellos. Pero las metas no tienen porqué ser siempre a nivel de logros materiales, como mejorar la forma física o aprender idiomas, también existen metas que mejorar el bienestar general.

En familia, es muy importante que existan normas que permitan una convivencia justa para todos. Aunque exista una jerarquía lógica por edades, es esencial que cada miembro de la familia tenga claro cuál es su papel en ese grupo. De lo contrario, cualquiera podría sentirse fuera de lugar o desplazado en según qué circunstancias. Por ello, establecer metas en familia es la forma ideal de luchar por un bien común, alcanzar la mejor versión de cada uno.

¿Cuáles pueden ser las metas para establecer en familia?

Encontrar las metas o propósitos a alcanzar durante el año, es una tarea que debe realizarse en familia, especialmente si se trata de mejorar la armonía familiar. Para poder mejorar los aspectos que afectan a cada miembro de la familia, es necesario escuchar cuáles son sus carencias y sus sentimientos con respecto a su papel en la familia.

Alguna de las metas a establecer para mejorar la convivencia familiar

Este año que acaba de pasar ha sido el más difícil y doloroso vivido hasta la fecha en la historia moderna, a nivel mundial. El mundo pelea contra una pandemia, los científicos más experimentados del mundo trabajan incansablemente para encontrar una solución a esta crisis sanitaria. Y lo único que los demás tenemos que hacer, es pasar más tiempo en casa, disfrutando de la familia. Aprovecha esta situación para establecer metas familiares para este 2021.

Respetar la opinión de los demás

La personalidad de cada uno marca su papel en la jerarquía familiar. Aquel que tenga más personalidad, generalmente eclipsará a los que sean más amoldables. Pero eso puede suponer que las personas del segundo grupo se sientan incomprendidos dentro del núcleo familiar. Por ello, escuchar y respetar las opiniones de los demás es una meta fundamental.

Eliminar la agresividad de la convivencia familiar

Por agresividad se entiende cualquier grito, gesto físico o palabra dañina que se pueda dirigir hacia otra persona. La rabia, los problemas y dificultades de la vida pueden llevar a cualquiera a mostrar agresividad, incluidos los niños. Pero es esencial controlar esos episodios de forma radical, ya que podrían convertirse en un problema de comportamiento. Comenzar en el núcleo familiar es la mejor manera de llevar a cabo cambios en el comportamiento que después se aplicarán en el resto de ámbitos sociales.

Ser agradecidos

El ritmo de vida suele ser un factor clave a la hora de olvidar el agradecimiento hacia otras personas. Se tiende a dar por hecho que tienen que hacer cosas por nosotros porque sí, por el simple hecho de ser nuestra madre, padre o hermano. Pero aunque en parte sea cierto, porque en muchos casos los padres y las madres suelen hacer las cosas por los hijos para facilitarles las cosas, no significa que los niños no deban aprender a ser agradecidos.

Adquirir responsabilidades

Ser responsable es una cualidad fundamental para la vida, en cualquiera de los ámbitos en los que se quiera aplicar. Desde cuidar de las pertenencias personales, hasta protegerse a uno mismo, son cuestiones de responsabilidad. Y los niños, así como los adultos, necesitan aprender a ser responsables. En función de la edad de los niños, se pueden establecer responsabilidades como alimentar a las mascotas cada día.

Pasar más tiempo y de mayor calidad en familia

La familia es «donde comienza la vida y el amor nunca termina», es protección, es instinto y lo único que realmente ofrece satisfacción personal real. Los momentos vividos en familia son lo que recordarás el resto de tu vida, lo que tus hijos utilizarán como ejemplo para criar a sus propios hijos en el futuro. Todos los momentos no vividos, nunca vuelven.

El tiempo pasa más deprisa de lo que a veces se puede apreciar. Muchas veces dedicamos demasiado tiempo en establecer metas y propósitos individuales, que una vez alcanzados suponen añadir un reto más. Es decir, nunca son suficientes porque no aportan felicidad real. Sin embargo, pasar tiempo en compañía de las personas que importan, las que te hacen feliz, es lo que te permitirá vivir una vida plena.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.