Cómo evitar la regurgitación en bebés

Evitar la regurgitación

La regurgitación en bebés es muy frecuente, le pasa a la gran mayoría durante el primer año de vida. Esto se debe a la inmadurez de su sistema digestivo, que no puede asimilar el alimento de forma correcta. Para ayudar al bebé y evitar que eche demasiada leche, puedes seguir algunos consejos como los que te dejamos a continuación.

No porque se trate de algo grave, solo porque es incómodo para el pequeño. Lo primero y más importante es aprender a diferenciar la regurgitación con los vómitos, porque aunque se parecen, no son lo mismo. La regurgitación se produce cuando la leche vuelve desde el estómago al esófago. Aparece de forma repentina y sale por la boca del bebé.

Consejos para evitar la regurgitación

Durante los 6 primeros meses de vida, cuando la alimentación se basa exclusivamente de leche, es muy frecuente que el bebé eche leche en la mayoría de las tomas o poco después. Esto se produce debido a que el sistema del bebé es muy inmaduro y no puede asimilar todo el alimento mientras se realiza la toma. No tiene capacidad de hacer una digestión correcta y expulsa la leche cuando todavía se encuentra en el estómago.

Generalmente, a partir de los 6 meses cuando llega la alimentación complementaria se soluciona de forma natural este problema. El bebé empieza a tomar una cantidad de alimento más reducida pero adaptada a sus necesidades y su sistema digestivo ya está más preparado para digerir y asimilar los alimentos. Por ello no debe resultar, en principio, un motivo de preocupación. Mientras que el bebé vaya cogiendo peso de forma correcta, la expulsión de un poco de leche no supone ningún problema.

Aunque puedes comentarlo con el pediatra para que realice un mayor control del crecimiento del bebé. De esta forma, pronto se podrán advertir señales de que el bebé no asimila todos los nutrientes del alimento, en cuyo caso se realizarían pruebas para encontrar la causa. No obstante, en la mayoría de los casos no es más que un problema de inmadurez en los órganos del bebé.

Para ayudar a tu pequeño a asimilar mejor el alimento y evitar la regurgitación, puedes seguir los siguientes consejos que te dejamos a continuación.

Evita que el bebé coma con mucha ansia

Si el bebé realiza una toma con mucha hambre, estará ansioso y tomará más cantidad de la que realmente necesita. La leche se acumulará en su estómago, sin tiempo para que este pueda realizar el proceso de digestión y terminará por regurgitarla. Para evitarlo debes darle las tomas sin esperar a que tenga mucho apetito, adelanta cada comida sin esperar a que llore para ponerlo al pecho o al biberón.

Que expulse los gases y en posición vertical

La postura también es muy importante para evitar que el bebé regurgite la leche. Evita tumbarlo después de la toma, ya que será más fácil que la eche. Es preferible colocarlo en vertical sobre tu pecho, con la cabeza apoyada en tu hombro y realizar algunos movimientos ligeros para ayudarle a expulsar los gases. También puedes hacer pausas en cada toma y hacer que expulse los gases antes de continuar, así su cuerpo tendrá más tiempo de digerir el alimento.

Tomas suficientes pero no excesivas para evitar la regurgitación

Es muy importante que el bebé tome el alimento que necesite, que se quede satisfecho, pero no lleno. Si su estómago se llena en exceso terminará por regurgitar lo que no puede digerir, y pronto volverá a tener hambre. Lo que significa que su cuerpo no obtiene el alimento necesario. Es mejor darle muchas tomas en pequeñas cantidades y dejar que se quede satisfecho.

No lo tumbes a dormir después de comer

Generalmente los bebés se quedan adormilados después de comer y no es necesario evitarlo. Lo que sí debes evitar es acostarlo directamente después de comer. Acúnalo unos minutos sobre tus brazos, déjalo tumbado sobre tu pecho y permite que su cuerpo pueda hacer su trabajo. De esta forma podrás evitar que el bebé eche la leche que su estómago no ha podido digerir.

Con estos consejos podrás ayudar a tu bebé a hacer mejores digestiones y poco a poco terminará la regurgitación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)