Cómo explicarles a los niños qué son los rumores y las mentiras

Ningún niño nace sabiendo diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Tampoco se nace con el concepto de la verdad adquirido, esto es algo que se debe aprender con el paso del tiempo. Esta es una de las muchas tareas de los padres, una lección de las muchas que conlleva la crianza y educación de los hijos. Porque enseñarles el valor de la verdad, de la honestidad y el respeto a los demás, es algo que no se debe dejar pasar.

¿Cuál es la diferencia entre los rumores y las mentiras?

Los rumores y las mentiras pueden ser igual de dañinos, aunque existe una importante diferencia entre ellos. Una mentira no tiene porqué implicar a otras personas, es una forma de ocultar la verdad sobre algo que afecta a uno mismo. Sin embargo, un rumor es una información que se transmite con el objetivo de sembrar la duda sobre algo o alguien, una duda que además, no es posible corroborarse.

Cuando se difunde un rumor, alguien sale afectado en cualquier caso. Algo que puede ser muy peligroso en ciertas edades, en las que los niños pueden llegar a sufrir mucho como consecuencia de estas informaciones que no pueden controlar. Si un rumor se extiende sobre un círculo social, en el colegio, en la zona de juegos, entre un grupo de amigos, alguien saldrá sufriendo sin duda.

Las mentiras no son mucho mejores, porque a menudo suelen afectar a uno mismo. Una mentira es una forma de ocultar la verdad, de esconder algo a lo que no se quiere o no se saber hacer frente. Porque aunque existen las mentiras piadosas y las mentirijillas, aprender a mentir puede convertirse en algo peligroso. Mucho más aún en los niños, que no tienen capacidad para distinguir entre una mentira grave y una sin importancia.

Cómo enseñar a los niños el valor de la verdad y la honestidad

Quizá no sea fácil enseñarle a los niños la diferencia entre los rumores y las mentiras, porque hay que tener en cuenta la edad y la madurez en cada caso. Sin embargo, la mejor manera de enseñar a cualquier niño es a través del ejemplo. De nada sirve que les digas a tus hijos que no se debe mentir, si luego les obligas a decir mentiras en ciertas ocasiones, como para ahorrarte algo de dinero en el transporte público o en las entradas de un espectáculo, por ejemplo.

Este es un claro ejemplo de incongruencia en los niños, un mensaje erróneo al que no se le da importancia pero que puede crear un importante daño en el pequeño. ¿Cómo va a entender un niño que no debe decir mentiras, si en ciertas ocasiones sus personas de referencia le hacen mentir? En este caso, lo que el niño entiende es que en algunas ocasiones la mentira es válida, porque se obtiene un beneficio de ella.

Explicar a los niños la diferencia entre los rumores y las mentiras

No siempre es fácil eliminar las mentiras en casa, ya que a menudo se utilizan para cosas tan básicas como apagar la televisión. La mentira se ha introducido y normalizado en la vida diaria de todas las familias, algunas incluso creando traumas en los más pequeños. Imagínate cómo te sentías en tu infancia cuando los mayores te decían que si no te dormías pronto, un monstruo llamado coco vendría para llevarte.

Muchas veces se utiliza la mentira como recurso para explicar una situación. Algo que se podría explicar de otra manera si se invirtiera algo de tiempo en buscar una forma más apropiada. Seguro que si te paras a pensar, utilizas estas pequeñas formas de mentir en la vida diaria a tus hijos. Y no es que se trate de algo grave, es que es una forma de confundir al niño, algo que interfiere en el aprendizaje de valores fundamentales como la verdad y la honestidad.

Habla con tus hijos sobre la diferencia entre mentir y decir la verdad, porque no es fácil saber cuál es la diferencia. A menudo, es necesario utilizar ejemplos sencillos de la vida diaria para que los niños entiendan el significado de algunos conceptos. Con un lenguaje apropiado para su edad, de una forma clara y sencilla para que puedan aprender sin sentir que están siendo castigados.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.