Cómo hablar con tu hijo con discapacidad sobre la pubertad

adolescente con sindrome de down

No es fácil hablar y explicar sobre la pubertad con los hijos, pero es importante hacerlo porque tú debes ser quien le facilite no solo la información, si no también el entendimiento de su propio cuerpo. Lo mismo ocurre si tienes un hijo con discapacidad. Deberás explicarle según sus capacidades qué es la pubertad y cómo le va a afectar en los siguientes años. Aunque es un tema delicado y desafiante es necesario que entiendan qué les está ocurriendo a su cuerpo. Esto con tu ayuda y una buena planificación no tiene por qué ser difícil.

A continuación te vamos a dar algunos consejos para que los tengas en cuenta y llegue el momento de hablar con tu hijo con discapacidad sobre la pubertad.

Cuanto antes mejor

Si bien las conversaciones sobre la pubertad  pueden parecer abrumadoras a veces, debes asegurarte de tenerlas más pronto que tarde. No esperes hasta que su hijo esté en medio de las hormonas adolescentes y los cambios corporales para comenzar a tener conversaciones sobre la pubertad.

Los niños con necesidades especiales necesitarán más información de la que puede proporcionar el video de salud de la escuela. Entonces, dedica un tiempo para hablar con tu hijo. Elige un lugar tranquilo sin distracciones para hablar sobre el tema. Para hacerlo, ten en cuenta su capacidad de entendimiento.

adolescente con sindrome de down y discapacidad intelectual

Una forma de comenzar la conversación es preguntarle a tu hijo lo que ya sabe. Esta información será un buen punto de partida para la conversación. Por ejemplo, es posible que tu hijo ya tenga un conocimiento de la anatomía y la reproducción de la clase de salud o ciencias. Como resultado, puedes usar este conocimiento y comenzar desde ese punto. No hay necesidad de empezar desde cero.

Paso por paso

Al igual que cualquier otra cosa que le enseñarías a tus hijos, es necesario analizarlo y explicarlo “por capítulos”. No quieras explicar todo sobre sexualidad y pubertad al mismo tiempo o será más información de la que pueda asimilar.

Si tienes una hija con discapacidad tendrás que explicarle sobre la mensutración, las compresas y cómo se utilizan. Más tarde puedes hablar sobre los dolores menstruales, el síndrome premenstrual… Y otro día sobre por qué la regla es necesaria para poder concebir hijos. Presenta todo de forma clara y concreta y no intentes proporcionar demasiada información a la vez.

También es útil repasar las etapas de la pubertad. Esto sería hablar sobre cambios en la altura, la voz, el estado de la piel y el estado de ánimo. Déjale claro que no todo sucede a la vez, sino que estos cambios ocurren en un período de casi diez años. Además, es posible que debas abordar el tema varias veces durante ese período de tiempo. No es raro que los niños con necesidades especiales se vuelvan inquietos cada vez que noten un cambio en su cuerpo. Tendrás que asegurarle que todos losa adolescentes pasan por lo que están pasando.

adolescente chica con discapacidad

Usa las palabras correctas

Desde el principio, tienes que asegurarte de utilizar terminología científica para las partes y funciones del cuerpo. No te asustes de usar los términos correctos…. Deben saber cómo se llama, no le infatilices y llama a las cosas por su nombre.

Por ejemplo, las niñas tienen una vulva, labios externos, labios internos, clítoris, uretra y vagina. Mientras tanto, los niños tienen testículos, escroto (saco escrotal), pene, glande y uretra. No es raro que los adultos sientan algo de vergüenza al usar estos términos con sus hijos, pero es muy importante que los jóvenes comprendan lo que estos términos representan si pueden entenderlos. Saberlos puede hacer que sea mucho más fácil para ellos identificar problemas médicos más adelante en la vida.

Además, el uso de términos apropiados puede evitar confusiones para tu niño con necesidades especiales. Considera lo confuso que puede resultar decirle a los niños con necesidades especiales que un bebé está creciendo en la barriga de alguien en comparación con decirles que un bebé está creciendo en el útero de la madre. Si usas el término barriga, podrían confundirse y pensar que la madre se comió al bebé. O, podrían preguntarse cómo el bebé se metió en el vientre de alguien… No permitas que tu incomodidad con el tema te impida ser transparente con tu hijo con discapacidad. Sea honesto y abierto en la comunicación y no ocultes ni infantiles cosas.

El estrés es normal

Cuando el cuerpo de un niño cambia rápidamente, como cuando comienza a crecer el cabello en lugares donde no existía ninguno antes, esto puede ser aterrador y confuso para algunos de ellos. Como resultado, es muy importante que hagas hincapié en que los cambios que están experimentando son completamente normales y que todos pasan por ellos. También puedes hablar sobre el hecho de que el cuerpo de todos cambia de una manera que es justo para esa persona.

Por ejemplo, algunas personas se ponen realmente altas mientras que otras permanecen más bajas en estatura. Otras personas pueden crecer mucho pelo, mientras que otras tendrán cantidades más pequeñas… y todo esto es normal.  Señalar las diferencias proporcionará cierto alivio al saber que no tienen que ser exactamente como todos los demás. También demuestra que no hay nada extraño en lo que están experimentando.

adolescentes en plena pubertad

Encuentra el momento adecuado

Puedes usar ejemplos de la vida cotidiana para hablar sobre el tema de la pubertad y la sexualidad. Por ejemplo, puedes hablar sobre el embarazo de alguien que conocéis, sobre la pubertad de los hermanos, etc. Los ejemplos de la vida real les ayudan a comprender lo que están experimentando y lo que eso significa para cuando se conviertan en adultos.

También puedes leer libros juntos sobre pubertad, cuidado del cuerpo y reproducción. No olvides hablar también sobre la importancia de la buena higiene, como ducharse regularmente, usar desodorante y lavarse la cara. Estas importantes habilidades para la vida también están vinculadas a las conversaciones sobre la pubertad y el cuerpo cambiante.

Repite la información tantas veces como sea necesario y sobre todo, permite que tu hijo con discapacidad haga todas las preguntas que necesite para entender mejor qué es la pubertad y los cambios que está experimentando.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.