Cómo hablarle a un niño con autismo

Cómo hablarle a un niño con autismo

El autismo es un tipo de trastorno muy doloroso para los padres y familiares que componen el entorno del niño. La imposibilidad de comunicarse con sus hijos genera una gran tristeza y frustración en padres y hermanos. Aprender a comunicarse con un niño con estas características implica un proceso largo de aprendizaje. Nadie nace sabiendo cómo hablarle a un niño autista pero la buena noticia es que es posible encontrar un camino de conexión.

Tan sólo se trata de registrar las señales del niño y, al mismo tiempo, aprender a crear el canal de comunicación más favorable para las características particulares de estos peques.

La comunicación en los niños autistas

La jerga popular habla de niños ausentes o niños que están en su mundo. Es común que los niños autistas queden marginados socialmente debido a su condición. Sin embargo, si se encuentran los medios idóneos para acercarse a estos peques es probable que se genere una cercanía y la comunicación comience a fluir.

Cómo hablarle a un niño con autismo

Es un proceso que en un comienzo puede ser muy frustrante pero a la larga se ven los resultados. Pero para saber cómo hablarle a un niño autista primero hay que conocer a fondo esta condición que, por otra parte, se presenta en infinidad de variantes. Por eso más que de «autismo» a secas, hoy se habla de «trastorno del espectro autista», incluyendo así a un abanico de maneras en las que se manifiesta el autismo.

El trastorno del espectro autista está vinculada al neurodesarrollo  y a alteraciones en el funcionamiento cerebral. Entre otras cosas, provoca dificultades en la persona a la hora de percibe y socializa con otras personas. Las personas que tienen TEA sufren problemas de interacción social y de comunicación aunque, dependiendo del caso, puede incluir otros síntomas, como patrones de conducta repetitivos, dificultades a la hora de comprender las manifestaciones no verbales, problemas emocionales, etc. Debido a que puede presentarse a través de una gran variedad de síntomas y de niveles de gravedad, no es posible clasificar un sólo tipo de autismo sino un amplio espectro que debe ser tratado de manera individual.

Para aprender a hablarle a un niño con autismo habrá que considerar que el trastorno dificulta o impide la capacidad de interpretar expresiones, comprender la comunicación no verbal, o interpretar las conductas sociales, los tonos de voz o bien comprender las emociones. Por eso son niños literales y directos. Por todo esto, es preciso crear un canal de comunicación que le permita desarrollar estas habilidades.

Aprender una nueva comunicación

¿Cómo hablarle a un niño con autismo? Lo primero es intentar crear el contacto visual para entonces establecer el vínculo. Es preciso tener paciencia y suavidad a la hora de vincular, evitando los retos y los tonos fuertes. Los niños con autismo precisan de la repetición pues pueden repetir palabras o frases pero no comprender cómo usarlas. Es útil anticipar a los niños con autismo y organizarlos de manera ordenada para entonces poder comunicarse mejor. Por ejemplo: si van a pasar un día afuera, puedes dibujar cada acción que realizará durante el día para que las comprenda, asimile y tenga tiempo de acomodarse. Lo mismo en el caso de su rutina diaria escolar.

Artículo relacionado:
Cómo enseñar a mi hijo con autismo a ir al baño

Los niños con autismo necesitan un proceso de comprensión diferente y es por eso que al hablarles siempre hay que tener la premisa de que lo mejor será hacerlo de forma tal que les ordenemos la información. Contextualizar lo que se dice los ayuda a comprender mejor el significado de la comunicación para que entonces la puedan asimilar mejor. Evita los sarcasmos y si sientes que no tienes paciencia en un momento, quizás no sea el momento adecuado para hablar. A veces los niños pueden sentir una gran demanda o demasiada presión en estos casos. Por eso lo mejor quizás sea darles un respiro y reentablar la comunicación cuando sea un momento más sereno para ambos.

Hablarle a un niño con autismo implica aprender un código nuevo que tomará tiempo y esfuerzo. Es importante no perder la calma y aunque hay momentos en los que los padres se sienten muy agobiados ante los resultados nulos a la larga es probable que se logre una evolución favorable y el niño poco a poco aprenda a comunicarse con el mundo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.