Cómo hacer fotos a bebes en casa

Seguro que no se necesita mucho para que tu bebé esté adorable, con una sola sonrisa consigue que cualquiera a su alrededor se quede embobado mirándole. Tu mayor desafío es capturar esa ternura, aunque no se te dé bien hacer buenas fotos. Así que no te preocupes, estos trucos te permitirán hacer fotos de calidad sin tener que buscar ayuda externa. Fotografiar a tu bebé en casa es my fácil, siempre y cuando sigas estos útiles consejos ideales para retratar a los más pequeños de la casa. 

Así que si no puedes permitirte pagar a un fotógrafo profesional que le haga una sesión de fotos a tu bebé, vamos a ayudarte para que puedas hacer unas fotografías fabulosas sin salir de casa. Sólo te costará el revelado si es que las quieres en soporte físico. Pero si no, las tendrás siempre en digital ya que tu teléfono móvil es suficiente para hacer fotos a tu bebé como un profesional.

Encuentra la mejor luz para hacer fotos a tu bebé

Bebé con peluche

Los fotógrafos profesionales prefieren las ventanas que dan al norte porque dejan entrar luz solar indirecta a las habitaciones, una luz que no es ni fuerte ni deslumbrante. Tengas o no una ventana orientada al norte en tu casa, puedes recrear el mismo efecto eligiendo el momento del día más adecuado para hacer tus fotografías. Por ejemplo, si tienes una ventana que dé al oeste, puedes fotografiar a tu bebé por la mañana, o por la tarde si tienes una ventana que dé al este.

Teniendo la luz en cuenta, evitarás que tu bebé entrecierre los ojos debido a la luminosidad, y además, las sombras quedarán minimizadas. Si quieres que agudicemos más en nuestro consejo, ahí va. Algunos fotógrafos entienden como “Hora Mágica” la primera hora después del amanecer o las dos últimas horas de la tarde, cuando el sol no está muy alto y la luz es más tenue. La luz es más suave y cálida a estas horas, las sombras son más largas y estas son condiciones muy favorecedoras para hacer fotos a tu bebé.

Sigue su crecimiento mes a mes

Bebé sonriendo

Cualquier persona que haya tenido un bebé en su entorno cercano sabe que cambian por momentos durante el primer año. Es decir, que si lo ves de una semana para otra, notarás que su aspecto ha cambiado rápidamente. Para crear una prueba visible de esta evolución durante el primer año, planifica una sesión de fotos mensual en el mismo lugar. Es decir, que si la primera foto es en tu cama, por ejemplo, el resto de las once fotos serán en tu cama.

Si fotografías a tu bebé junto a su peluche favorito tendrás un punto de referencia para ver el desarrollo mensual de tu pequeño o pequeña. Piensa que en la última fotografía del año incluso podrá abrazar a su muñeco con facilidad, cosa que pocos meses atrás no podía hacer. Es importante que mantengas el escenario igual durante las doce fotos, con exactamente los mismos elementos, el mismo tipo de luz, etc., así se apreciará mucho mejor que el único elemento cambiante es tu bebé. Sin duda, este truco resaltará su desarrollo al máximo en cada imagen.

La importancia de los detalles para hacer fotos a tu bebé

detalle de pies de bebé

Seguro que tu bebé es adorable todo entero, pero también es seguro que tiene alguna cosa que te encanta especialmente. Puede ser un lunar, un remolino de cabello en su cabecita, sus ojos despiertos y curiosos, sus manitas rechonchas… Asegúrate de enfocar o hacer zoom en ese detalle que te enamora cada día. Recuerda que esta sesión de fotos es un momento especial para ti en particular. Está claro que será un hermoso recuerdo para tu hijo o hija cuando crezca, pero lo vas a disfrutar túdesde el principio, así que es importante que te centres en lo que más te gusta.

No te olvides tampoco de cuidar el escenario minuciosamente. Elimina el desorden que haya o coloca detalles decorativos estratégicamente, teniendo presente siempre que tu bebé es el protagonista principal de la fotografía. Todo lo demás es atrezo, es decir, bonito pero secundario. Lo más importante es que tu bebé se sienta cómodo y actúe con naturalidad, ya sea en el suelo rodeado de cojines, en su cuna, o en tu cama sobre un mullido edredón, por ejemplo. Una vez esté todo listo, inclínate hacia tu bebé para que la imagen capte la esencia de tu bebé. Uno de los mayores errores al hacer fotografías no profesionales es que damos un paso atrás y nos alejamos del objetivo, cuando lo importante es acercarnos a quien queremos retratar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.