Cómo hacer que los niños prueben alimentos nuevos

Trucos para que los niños coman alimentos nuevos

Que los niños prueben alimentos nuevos puede ser uno de los retos más complejos de la infancia de los hijos. Cuando son pequeños especialmente, son reacios a probar cosas diferentes, porque todo aquello que se salga de lo que conocen, se vuelve extraño y poco apetecible. Ni siquiera es necesario que se trate de alimentos que generalmente provocan rechazo, como las verduras o el pescado.

Si el niño no quiere probar algo, por muy buena pinta que pueda tener no habrá manera de que lo tome. Por ello, es muy importante incluir hábitos de alimentación desde que son muy pequeños. Porque un niño acostumbrado a comer de todo es una enorme tranquilidad. Pero como esto es algo que no siempre ocurre, vamos a ver algunos trucos para hacer que los niños prueben alimentos nuevos.

Mis hijos se niegan a probar alimentos nuevos, ¿Qué hago?

Cómo hago que mis hijos prueben alimentos nuevos

Lo primero de todo y más importante es dejar de lado la preocupación y el agobio, porque mostrar esos sentimientos provocará que los niños sientan desconfianza. Si tú intentas que tu hijo tome algo diferente, pero lo haces con poca confianza, obligándole, engañándole incluso, tu hijo detectará algo diferente y por instinto se negará a probarlo. Por le contrario, enseñarle el alimento en su formato natural, dejar que juegue con él, que lo manipule y experimente, puede causarle esa curiosidad que le lleve a probarlo.

Generalmente se recurre al escondite para hacer que los niños coman, se camufla el alimento para esconder el sabor, se cambia por completo la textura para que apenas sea perceptible y lógicamente, el niño no sabe qué está comiendo. Por ello es muy importante incorporar algunos cambios, para que poco a poco se familiaricen con otros alimentos y llegue un momento en el que se animen a probar otras cosas.

Una de las mejores maneras y más efectivas, es involucrar a los niños en el proceso de compra y preparación de los alimentos. Lleva a tu hijo al supermercado de barrio, donde pueda ver los puestos con sus diferentes alimentos, olores y colores. Dedica un rato a pasear por los puestos, enséñale a tu hijo todo lo que puedas sobre los grupos de alimentos y deja que él mismo elija algunas cosas que quiera comprar.

Enseña a tus hijos a cocinar, aprenderán a probar alimentos nuevos

Mientras que preparas la comida te enfrentas a muchos alimentos y a la tentación de comerlos mientras los vas transformando en una deliciosa comida. Deja que tus hijos participen en ese proceso mágico donde un conjunto de alimentos diferentes, como verduras, hortalizas, cereales, especias y todo tipo de productos, se convierten en un plato que después compartiréis en familia.

Quizá al primer intento no consigas que tu hijo pruebe alimentos nuevos, pero estarás creando algo muy importante. El conocimiento de los alimentos, lo que llevará a tu hijo a familiarizarse con la comida, aprenderá algunos conceptos básicos de cocina y en algún momento él mismo se atreverá a probar alimentos nuevos.

Sé paciente, constante y el mejor ejemplo para tus hijos

Aprender a cocinar

No obligues a los niños a comer, puedes crear un gran problema en la alimentación del niño que incluso puede transformarse en un trauma a largo plazo. En su lugar, busca la creatividad al cocinar, busca nuevas formas de servir los alimentos en las formas más naturales posibles. Es muy importante que el niño aprenda a ver el alimento en su forma natural y que lo coma a pesar de ello, sin que la comida esté camuflada.

De la misma manera, es esencial que tú misma seas el mejor ejemplo para tus hijos. Procura que cada día te vean comer cosas diferentes, todo tipo de alimentos y de diferentes características. Un buen comienzo pueden ser las cosas que menos te gustan, porque seguro que tus hijos te han oído hablar de cosas que no quieres comer. Muéstrales que no pasa nada y que incluso, puede que no les guste y que no tienen que comer por obligación.

Y en base a esto, tú misma debes ser consciente de que todos los alimentos no tienen por qué gustarles y que los niños tienen derecho a crear sus propias preferencias. Dales muchas opciones, seguro que entre todas ellas encontrarán sus alimentos preferidos y podrán mejorar así su alimentación.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.