Cómo hacer que mi hijo duerma siesta

Cómo hacer que mi hijo duerma siesta

Seguir una rutina de sueño en un niño es una pieza fundamental para su desarrollo cognitivo. A partir de los 2 o 3 años algunos niños ya comienzan a sustituir sus siestas por querer descubrir el mundo y comienzan a dejar de lado su rutina. Para algunos padres esta parte del día es fundamental, ya que muchos quieren compartir esa hora con ellos o bien porque saben que su hijo lo necesita. Cómo hacer que tu hijo duerma la siesta es una de las formas que se debaten muchos padres y algunas de la técnicas las vamos a describir a continuación.

Si tu hijo ha perdido la rutina a dormir la siesta es mejor volver a iniciar su rutina con un buen ambiente tranquilo en casa y siempre sin imponer la forma. Además, seguir con la siesta es una buena forma de pausar el cansancio del día para volver a coger fuerzas, aunque eso dependerá del carácter del niño y de su actividad física diaria.

La siesta en los niños tiene buenos beneficios

Es recomendable que los niños duerman la siesta. Pueden hacerlo desde una hora a hora y media diaria independientemente de sus 10 a 12 horas de sueño nocturno. No es recomendable alargar el tiempo de sueño porque puede interferir en sus horas de sueño nocturnas.

La siesta ayuda mucho a combatir la agitación y el nerviosismo de los niños. Podemos visualizarlo en nosotros mismos, cuando nos sentimos cansados y con falta de sueño nos estresamos por el agotamiento y llegamos a sentir angustia. Si no hacemos una leve pausa y dormimos una siesta, puede hacerse el día demasiado largo y eso pasa factura. Lo mismo ocurre con los niños y puede incluso que lleguen a la noche demasiado agotados y les cueste dormir.

Las siestas ayudan a descansar y si se hacen después de comer se asimilan mucho mejor los alimentos ayudando a asimilar mejor todos los nutrientes. De esta forma se cogen fuerzas para arrancar de nuevo la tarde y seguir con buen ritmo el resto de la jornada.

Cómo hacer que mi hijo duerma siesta

¿Qué podemos hacer que tu hijo duerma la siesta?

La rutina es la parte fundamental de que los niños duerman la siesta. No es necesario forzarlos ni imponer la siesta, pero podemos incitar a que se esta pausa se produzca todos los días. La mejor forma de hacer es tranquilizando al niño.

Podemos acostarnos a su lado y leer un cuento breve, poner una canción suave o cantársela, o relajándolos con unas simples caricias. Puedes incluir en su siesta un peluche, una manta suave o una almohada para que asocie ese bonito momento. Además, estos simples objetos te servirán para cuando se haga una escapadita fuera de casa y no pierda la rutina.

Hay padres que necesitan que sus hijos duerman la siesta y para ello reducen las horas nocturnas. Se aconseja que no dejar que duerman mucho por la noche para que se sientan algo más cansados por el día y puedan compensarlo echándose una siesta.

Algunos consejos rápidos y que pueden servir es que siempre hay que asociar las horas de sueño a las mismas horas y que tengan más o menos la misma duración. No es recomendable hacer las siestas demasiado tarde pues puede afectar a sus horas nocturnas. El lugar o la habitación debe ser tranquila, con algo de luz y con una temperatura agradable.

Cómo hacer que mi hijo duerma siesta

Observa en qué momentos a la hora de la siesta está mucho más cansado para poder incitarlo a que duerma. Muchos niños juegan continuamente a lo largo del día y no dan indicios de sueño, pero hay que prestar atención. Si sentimos que su momento de acostarlo podría llegar hay que establecer una rutina siempre a la misma hora para que así sea todos los días.

La paciencia es la clave para poder conseguir que tu hijo se tome esa siesta tan necesaria. No lo compares con los hijos de otros padres cuando te dicen que ellos sí que lo consiguen, porque crea malas creencias. Cada niño toma su propio ritmo de dormir, comer, crecer y aprender. Lo importante es observarlo y hacer que todo esto lo pueda desarrollar de forma correcta y sin presión.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.