Cómo Internet nos hace mejores o peores padres

Es difícil ser buen padre o madre, en un mundo que a veces puede resultar extraño e incluso hostil. Nadie te da un manual de instrucciones, sin embargo todo el mundo a tu alrededor, parece saber lo que es mucho mejor que tú. Una vez te has cansado de recibir mensajes contradictorios, seguramente quieras comenzar tu propia búsqueda de información. Una herramienta útil para ello, puede ser Internet.

El uso de la red es hoy tan común como comerse una tostada cada mañana. Es una herramienta de comunicación en básica y fundamental hoy en día. Y como herramienta, el beneficio o perjuicio que obtengamos, dependerá del buen uso que le demos.

¿Es Internet la fuente de la sabiduría?

Una de las cosas más importantes que debemos saber sobre Internet, a la hora de utilizarlo como herramienta para ampliar cualquier conocimiento, es que no todo lo que se publica ahí es cierto. Si realmente queremos usarlo para mejorar como padres, tenemos que cerciorarnos de que las fuentes que consultamos son fiables. Es cierto que no siempre se puede comprobar al 100%, pero es fundamental que nos hagamos nuestro propio criterio a la hora de decidir qué sitios nos parecen fiables y cuales no.

Usos de Internet que nos ayudan a mejorar como padres

Internet no solamente sirve para consultar el correo, tus redes sociales y ver o leer las noticias. También existen herramientas de búsqueda como Google, fuentes de información como pueden ser los blogs, las enciclopedias o diccionarios virtuales, etc , todos ellos te pueden ayudar a ampliar tus conocimientos.

En ellos puedes encontrar, por ejemplo, los superhéroes que adora tu hijo. Puede ser que no parezca una información muy relevante, pero para ser buen padre o madre, es fundamental estar informado de los intereses de los hijos.  Puedes encontrar información sobre sistemas o métodos de crianza, encontrar la fórmula de educación más afín al tipo de familia que pretendes inculcar en tus hijos. En definitiva, aprender y crecer como padre o madre.

Otra cosa que se puede consultar en estos buscadores es información sobre actividades para hacer con tus hijos. Ya sean manualidades, paseos al aire libre, películas que queráis ver, libros para leer. Todo está en Internet, puedes comparar según sus gustos, tus intereses, los más educativos o los más entretenidos, lo que tú quieras.

Ser padres es difícil y puede ser que a veces te sientas solo como padre o madre. Es posible que pienses que nadie comparte tu opinión o tus métodos respecto a la educación de tus hijos. Internet puede acercarte a personas que compartan tu criterio, o puede hacerte cambiarlo al entrar en contacto con otras personas. Para esto son especialmente útiles los foros o incluso las redes sociales. Esto te mejorará como persona, influirá en tu estado de ánimo y por ende, beneficiará a tus hijos, te ayudará a ser mejor padre o madre.

Usos de Internet que te hacen peor padre o madre

Internet también puede ser una herramienta de entretenimiento. Digamos que es un arma de doble filo, o que en el exceso está el perjuicio. Es decir, todos los beneficios anteriormente mencionados, llevados al extremo, son perjudiciales.

No puedes basar la educación o crianza de tus hijos, única y exclusivamente, en lo que dice Internet. Como hemos dicho, no todas las fuentes son fiables. Antes está siempre tu pediatra, o sus profesores, orientadores, o el profesional competente en cada situación.

Puedes consultar actividades o incluso ver películas con tus hijos en Internet o vídeos donde puedan aprender cosas que además les entretengan. Sin embargo, no pueden pasar todo el tiempo pegados a esa pantalla. Insisto, que Internet sea herramienta, no medio exclusivo de entretenimiento. Debemos tener en cuenta que una sobreexposición a las pantallas podría derivar en problemas de visión. Además, puede provocar problemas conductuales. Puede desarrollar una baja tolerancia a la frustración, retrasos en el lenguaje o problemas de comunicación, entre otros trastornos.

Las redes sociales están bien para conectar con otras personas, para intercambiar opiniones o incluso para evadirse. Pero no puedes invertir todo tu tiempo en ellas, si te interesa algún contacto, llévatelo a la vida real, pero no hagas de las redes sociales tu vida. Eso te haría perder tiempo de calidad con tus hijos. No olvides que son lo más importante, que si estás ahí es porque quieres mejorar para ellos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *