Cómo lidiar con un bebé de alta demanda

Quizá conozcas a un bebé tranquilo, de esos que comen y duermen tranquilamente, que están tranquilos en su carrito y que lo miran todo con alegría y serenidad. Ese no es el tipo de bebé de alta demanda. Un bebé de alta demanda se despierta temprano, es impredecible, nunca sabes a qué hora se despertará con exactitud, llora mucho para ser atendido por sus padres, quiere que le cojan en brazos para calmarse, son sensibles…

Parecen bebés con mucha personalidad y algunos padres o personas sin hijos piensan que son bebés consentidos y mimados por sus padres, pero nada más lejos de la realidad. Desde las pocas semanas los bebés de alta demanda presentan características como: inquietud, son absorbentes, intranquilos, duermen poco o se despiertan temprano, etc.

No se duermen fácilmente y parece que quieran luchar contra el sueño para permanecer más tiempo despiertos. Tienen una personalidad intensa y parece que son bebés quisquillosos, pero en realidad solo te dicen con mayor intensidad qué es lo que quieren y qué necesitan a cada momento… Es importante saber qué te dicen para poder atenderles correctamente. 

Un bebé de alta demanda necesitará mamar más, necesitará que le cojan, que le balanceen, necesitará el contacto directo con sus padres. Estas necesidades están relacionadas con el temperamento individual del bebé. Cada niño nace con un conjunto de rasgos de temperamento que determinan cómo responde a las diferentes experiencias, si puede o no calmarse por sí mismo, los patrones de alimentación y sueño… etc.

Puede ser desconcertante para unos padres descubrir que su bebé es un bebé de alta demanda. Los nuevos padres pueden culparse a sí mismos pensando que han hecho algo mal, las madres pueden sentir que cuando estaban embarazadas algo hicieron mal quizá teniendo ansiedad o trabajando demasiado. Pero nadie ha hecho nada mal. Tu bebé no es ‘malo’ ni tú estás fallando en su crianza. Alrededor del 15% de los bebés son de alta demanda y hay un 40% de los bebés que son ‘más fáciles’. 

Pero a medida que vayas conociendo a tu bebé (necesitarás tiempo y tu hijo también tendrá que entender sus necesidades y desarrollar habilidades) la vida se volverá más fácil y lo que antes era impredecible habrán momentos en los que sean más predecibles. Pero, ¿cómo puedes lidiar con un bebé de alta demanda para poder vivir sin estresarte demasiado? No te pierdas estos consejos.

Consejos para lidiar con un bebé de alta demanda

Equilibra tus necesidades

Aunque tu bebé sea de alta demanda no debes dejarte a un lado. Es necesario que te cuides porque para poder cuidar bien a tu bebé deberás sentirte descansada (dentro de lo posible) y animada. Tú también tienes tus propias necesidades. Experimentas una paternidad intensa y aunque tengas más retos que otros padres, también debes apreciar los momentos que puedas sacar para ti.

Padre e hija

No tengas expectativas poco realistas

Intenta dejar a un lado las expectativas poco realistas porque solo te llevarán a la frustración. No compares con otros bebés más tranquilos ni tampoco pienses en las expectativas que tenías de cómo querías que fuese tu bebé antes de que llegase al mundo. Acepta que tu bebé es intenso, apasionado y persistente… Porque en realidad esto son cualidades positivas que le harán tener éxito en la vida. Son virtudes y en ningún caso debes verlo como defectos. 

Aprende a leer las señales de tu bebé

Es necesario que aprendas a leer las señales corporales de tu bebé y qué es lo que te quiere decir en cada momento. Un bebé de alta demanda puede decirte sin palabras qué necesita en cada momento, de forma mucho más fácil de entender que cualquier otro bebé, solo tendrás que estar atento/a a cómo te lo dice. Quizá te diga que quiere que le cojas en brazos para estar más tranquilo. Quizá te esté diciendo que el tacto de la sábana no le gusta… Deberás ser paciente en el proceso de entender a tu bebé, pero cuando lo consigas, todo se volverá mucho más fácil. 

Satisface sus necesidades

Satisfacer sus necesidades no le hará consentido, simplemente sentirá seguridad y protección a tu lado, algo indispensable para que los bebés de alta demanda puedan encontrar un poco de calma en este mundo tan incierto. No tengas miedo de atender lo que tu bebé necesita. No escuches el consejo de la gente a menos que conozcan realmente tu situación y tengan también bebés de alta demanda. Lo que funciona para otros bebés no tiene por qué funcionar para el tuyo.

Pide ayuda cuando lo necesites

Tú también necesitas descansar y es muy difícil cuando se tiene a un bebé de alta demanda y además tienes otras responsabilidades en tu vida (como trabajo, hogar…). Es necesario que encuentres a alguien de confianza que te ayude para cuidar a tu bebé y que tengas un momento de respiro, aunque solo sea para tomar un baño caliente. Es probable que tu bebé llore mientras te marchas, pero si estás seguro/a de que esa persona de confianza puede consolarle y manejar bien la situación, entonces aprovecha el descanso. También puedes contratar a una niñera de noche alguna vez para poder dormir toda la noche, aunque sea una vez por semana.

bebe en verano

Salir a pasear a menudo

Es necesario salir de casa con un bebé de alta demanda para que se sienta suficientemente estimulado. Además, salir y tener experiencias también ayuda a potenciar el vínculo emocional entre padres e hijos. Si es posible es buena idea encontrar a otros padres con bebés de alta demanda para que los niños jueguen y que de paso, sepas que no eres el único en el mundo con un bebé de estas características.

Estos son algunos consejos que no puedes pasar por alto si tienes un bebé de alta demanda. Aunque al principio te parezca difícil, es necesario que sepas que es temporal y que a medida que vayas conociendo a tu bebé poco a poco todo se irá normalizando y sabrás qué necesita tu bebé en cada momento, podréis organizar rutinas en casa y que el ambiente sea más previsible y organizado para todos.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *