Cómo manejar las rabietas infantiles: Consejos y estrategias

Cómo manejar las rabietas infantiles, Consejos y estrategias

A partir de los dos años, los niños pueden estallar en una rabieta y montar una pataleta por cualquier cosa y en cualquier sitio. Es desesperante. Muchos niños consiguen lo que quieren, por lo que estas rabietas infantiles y pataletas aumentan en frecuencia y empeoran, porque los pequeños enseguida aprender el poder que tienen con ellas. Tanto si no funcionan como si no, ellos seguirán probando para ver cómo ser más eficaces.

Sin embargo, es posible manejar estas rabietas utilizando una serie de estrategias. A continuación te contamos 10 estrategias para enfrentarte a las rabietas infantiles y salir victorioso. Si lo haces bien, poco a poco irán desapareciendo.

10 estrategias para enfrentarte a una rabieta infantil

#1 – Mantente firme

Dicen los psicólogos que esta es una estrategia infalible. Mantenerse firme, con tranquilidad, para que el niño vea que no consigue nada, es fundamental para controlar la situación.

#2 – Da explicaciones cortas

El niño no va a atender a razones. Lo mejor es una explicación corta que no dé lugar a réplicas.

#3 – No respondas con enfado

Responder a una rabieta infantil con una rabieta de adulto no ayudará nada, al igual que no sirve de nada permanecer enfadados mucho tiempo. Da ejemplo de calma.

#4 – No entres en su juego

Una buena manera para evitar que surjan las rabietas es intentar prevenir las posibles situaciones que las desencadenan.

#5 – Dale a elegir entre dos opciones

Muchas rabietas se originan porque el niño quiere algo que no puede tener. Darle a elegir entre dos cosas antes de que él mismo pida algo es una manera de anticiparse a la rabieta.

#6 – Intenta que te escuche

Antes de decir cualquier cosa, hay que conseguir que el niño fije la atención para que atienda a una explicación corta. Para ello hay que cogerlo con firmeza e intentar tranquilizarlo antes de decirle nada. Si hablas y no te escuchas será peor, porque se generará un estado de caos en el que es muy fácil perder el control.

#7 – En positivo

Si después de decirle que no a algo le damos dos alternativas positivas es posible que el niño se tranquilice y se lo piense.

#8 – Cambia de escenario

Cambiar de lugar ayudará a que al niño se les pase antes la rabieta, ya que se podrán centrar en otra cosa. Muchas veces los niños montan estas escenas en público, porque pronto descubren que ejercen más presión sobre sus padres. En este caso, llévalos donde no haya nadie.

#9 – Pídele que se exprese, pero bien, sin gritos ni llantos

Hay que advertirle al niño que sólo se el atenderá cuando hable en tono normal, sin gritos ni llantos.

#10 – Deja que se calme solo

A veces los niños necesitan desahogarse, por lo que es mejor que se le pase para atenderlos después. No es necesario que lo dejes solo, simplemente hay que esperar.


Categorías

Consejos, El bebé

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *