Cómo perjudican los ataques de ira en los niños

Los ataques de ira implican reacciones químicas en el cerebro. Hay todo un proceso en los niños cuando tienen ira, al igual que ocurre en el adulto, que puede tener consecuencias físicas. Tanto por la salud, como por el equilibrio mental es necesario que los niños y niñas aprendan a manejar los ataques de ira.

No olvidemos que las personas somos emocionales, y los niños lo son aún más. Las emociones positivas y negativas, son imprescindibles para adaptarnos a la sociedad en la que estamos. Es fundamental ayudar a nuestros hijos a gestionar estas emociones, y en particular la ira.

Proceso químico ante los ataques de ira

rabieta-infantil

Es importante que los niños y niñas identifiquen sus emociones. Para ayudarle a identificarlas, nombrarlas y trabajar con ellas te recomendamos el libro Emocionario, aunque también hay otros recursos.

Volviendo a los ataques de ira. Resumiendo mucho, al enfadarnos, la amígdala, el centro del procesamiento emocional, manda una señal de socorro al hipotálamo. Este a sus vez envía epinefrina, adrenalina, a todo el sistema nervioso y a todo el cuerpo. La adrenalina prepara al cuerpo para enfrentarse a una amenaza, se aumenta el ritmo cardíaco y agudizan los sentidos. Parece que el corazón vaya más rápido, los músculos se tensan, la respiración se agita y es superficial, nos sentimos intranquilos…estos procesos son los mismos tengamos la edad que tengamos. Desde que somos bebés hasta adulto mayor la ira implica este proceso, la manera en la que la gestionemos elevará o matizará estas respuestas.

Por lo general los niños propensos a los ataques de ira tampoco tendrán apetito, se mostrarán nerviosos, con dificultad en el sueño, lo que a su vez provoca más ira, confusión, frustración, es la pescadilla que se muerde la cola.

Consecuencias de los ataque de ira

ataques de ira

Las emociones son imprescindibles, se admite cualquiera, pero esto no implica aceptar cualquier conducta que provoca esta emoción. El niño o niña debe aprender a identificar la ira, gestionarla y ser responsable ante que cualquier consecuencia que tenga su conducta a causa de un ataque de ira.

Un ejercicio muy fácil que puedes trabajar con él para explicarle esto es el siguiente. Enséñale una hoja en blanco, perfecta, planchada y limpia, y ahora haz una bola con ella, e incluso ensúciala un poco. Que el vea este proceso. Luego desenvuelve la página, por mucho que lo intentéis no va a estar como antes, las marcas de “la ira” han quedado. Reflexiona con él sobre esto. Sobre como cualquier ataque de ira, que no se maneje bien, tendrá consecuencias en su salud física y mental, y también en la convivencia de la familia.

Hay que ayudar al niño a que no manifieste conductas agresivas como rabietas, pegar, lanzar juguetes, romper cosas.. cuando sienta ira y que las sustituya por otro tipo de respuestas. Por supuesto que el niño debe mostrar su enfado pero, desde la asertividad, la calma y el respeto.

Órganos que se ven afectados

ataques de ira

La ira desencadena una serie de respuestas en los órganos del cuerpo. En sí misma, la ira, como emoción no es ni positiva, ni negativa, es la gestión que hagamos con ella, las emociones que provoquen un secuestro emocional o que pongan a nuestros hijos fuera de control son la que les llevará hacia un lado o a otro.

Te contamos qué órganos son los que más se ven afectados por los ataques de ira en el caso de que sean recurrentes. El sistema inmunológico se ve debilitado por los ataques de ira. Según Jaques Martel, en su obra “Gran diccionario de las dolencias y enfermedades”, aquellas enfermedades terminadas en “itis” suelen estar relacionadas con la ira o la frustración. En el caso de los niños pueden ser amigdalitis, colitis, cistitis, gastroenteritis, laringitis, otitis…

Según la medicina china el órgano relacionado con la ira es el hígado. Entre las funciones del mismo está la desintoxicación de la sangre y la producción de bilis, la digestión de los alimentos y el almacena de energía.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.