Cómo poner una mochila ergonómica

Hoy en día el ritmo de vida de los niños y de las niñas es agotador. Se les exige mucho y terminan agotados y quejándose de dolor en su cuello, espalda y hombros. Esto se debe a las malas posturas ocasionadas por el peso excesivo de sus mochilas. Cada vez es más habitual que los niños pequeños se quejen de dolores en la espalda, cosa que antes sucedía raramente. Así que, aunque no esté directamente relacionado el uso de mochilas con los dolores de espalda, parece que la relación es evidente. Por esto, vamos a ver la importancia de poner una mochila ergonómica correctamente.

El dolor de espalda relacionado con las mochilas es a corto plazo y puede aliviarse con un breve período de descanso o actividad reducida según señalan muchos médicos pediatras. Para evitar que los niños tengan dolores de espalda causados por las mochilas, tiene que ser una prioridad para los padres elegir una mochila ergonómicamente cómoda para que los niños vayan a la escuela seguros.

Consejos para poner una mochila ergonómica

Distribución en una mochila

Personaliza el ajuste de las asas

Cada cuerpo es diferente, por lo que el ajuste de una mochila ergonómica también debe ser diferente. Recuerda que las mochilas tienen dos asas, así que es importante que los niños se acostumbren a llevar la mochila sujeta a sus dos hombros. Puede que estén en una edad en la que piensen que queda mejor llevar la mochila sobre un hombro, por eso hay que recordarles que es por su salud y bienestar físico. Asimismo, ten en cuenta de que es mucho mejor que esas asas estén acolchadas.

Con respecto al ajuste de las asas, para que esté correctamente colocada, la parte inferior de la mochila no debe sobrepasar más de dos o tres centímetros la cintura del niño. Recuerda que si va a llevar peso, es importante que tanto las correas como las asas sean algo gruesas para que no se rompan ni se desgasten rápidamente. La calidad de sus elementos es muy importante para que la compra sea buena.

Distribuye el peso de la mochila ergonómica

Joven buscando en su mochila

Los bolsillos pequeños laterales y en todo el cuerpo de la mochila ayudarán a dispersar el peso por la mochila, haciéndola más fácil de transportar. Colocando todo en el bolsillo grande central a modo de saco, hará que la mochila parezca mucho más pesada que llevando las mismas cosas colocadas en compartimentos diferentes.

En cuanto al peso, se recomienda que la mochila no supere el 10% del peso corporal total del niño o de la niña. Esto frenará la aparición temprana de dolor de espalda, cuello y hombros. También evitará que el niño adquiera una mala postura corporal, ya que llevando mucho peso tenderá a encorvarse. Esto es importante recordarlo porque el peso excesivo podría afectar al normal crecimiento del niño.

Apuesta por la seguridad y la comodidad

niño corriendo con mochila

Las mochilas escolares deben considerarse una inversión, y por ello hay que tener en cuenta muchas cosas. No tiene que ser solo bonita, también debe ser saludable para el cuerpo de los pequeños, que recordemos que continúa en desarrollo. Así que hay que tener en cuenta factores importantes y que a veces ni siquiera se nos pasan por la mente. Por ejemplo, en verano normalmente anochece bastante tarde, pero los niños suelen ir más a la escuela en horario de invierno que hay menos luz solar. Por esto es importante que sus mochilas tengan elementos reflectantes, especialmente si van y vienen andando del colegio, o de sus actividades extraescolares. Así serán vistos por los vehículos y aumentará su seguridad en las calles.

Si, como padre o madre, quieres ser más previsor o previsora, no dudes en optar por una mochila con ruedas. Tu hijo o tu hija irá a la escuela sin cargar el peso sobre sus hombros y solo tendrá que tirar del carrito. De esta manera evitará los dolores de espalda, de cuello y de hombros. Esta opción es cada vez más habitual en las familias, y sin duda la salud física de sus hijos lo agradece. Con las mochilas de ruedas no hay que pensar en ajustar la mochila a los hombros, ni resulta aparatoso llevarla. Y es que muchos niños ponen las mochilas ergonómicas mal colocadas por las prisas o la incomodidad de colocársela llevando chaquetas de invierno y prendas gruesas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)