Cómo potenciar el vínculo entre hermanos

Una forma de potenciar la relación entre hermanos es permitirles, e instarles, a que pasen tiempo juntos y a solas.

Es muy importante que los hermanos tengan una buena relación, pero esto no siempre es fácil que ocurra. Tanto los padres como la familia pueden poner de su parte para potenciarlo en un alto porcentaje. A continuación vamos a descubrir algunas de las formas para potenciar ese vínculo entre hermanos.

Los hermanos en el núcleo familiar

La relación entre hermanos es algo instaurado de por vida. Esta unión favorece al desarrollo emocional, de pensamiento y el afectivo en las personas. El lazo que une a unos hermanos es tan obvio como el de los padres con sus hijos. Por propia naturaleza los hermanos siempre estarán ahí y es innegable el vínculo. No deja de ser menos cierto que en muchos casos no es intrínseca la buena comunicación o el entendimiento entre ellos.

Desde pequeños es probable que existan diferencias entre hermanos, bien sea la edad, los diferentes caracteres o gustos. Los padres y la familia en general pueden involucrarse desde muy pequeños y potenciar  y utilizar aquello que tengan en común para que la unión sea más fuerte. Por ejemplo, realizar actividades en familia como ir de excursión o asistir a comidas con otros amigos, son momentos para reunirse, divertirse y compartir risas y confidencias entre hermanos.

Potenciar el vínculo entre hermanos

Practicar ocio y actividades que gusten a los hermanos permitirá conocerse más y acercar o afianzar posturas.

  • La comunicación en casa y el fomento de valores familiares y sociales: Dialogar, exponer ideas, problemas, inseguridades, enfado… Desde pequeños debe enseñarse a los niños a hablar de cualquier tema sin miedo para poder arreglar conflictos generados entre hermanos. Empatizar, pedir perdón y volver a estar bien con el otro, o comprenderle mejor al menos, permite continuar el camino sin odios ni rencores.
  • Las comparaciones son lamentables: Como padres está bien decir las fortalezas de uno y mostrar alegría por los aciertos y triunfos, no obstante no lo es hacer comparaciones o fomentar la competencia entre ellos. Los celos de por sí son normales, por lo que hay que procurar no alimentarlos. Cada hermano guarda puntos positivos, igualmente aspectos más débiles.
  • Las buenas relaciones sociales: Si se les pide a los hermanos que tengan una buena relación, como padres es importante enseñarles a tratar a otras personas. Para los hermanos pequeños puede resultar un aliciente admirar y ver como los mayores logran alcanzar sus objetivos y más cuando todos se alegran y lo celebran.
  • La atención a demandas y necesidades sin anteponer a uno sobre otro: Los niños son muy inteligentes y saben llamar la atención si se ven ignorados o no creen recibir el mismo trato que su hermano. Los padres deben saber dar en el momento adecuado. Es importante la individualidad de cada hermano y la libertad de los progenitores para actuar con cada hijo.
  • Los momentos a solas: Los hermanos podrán comunicarse, hablar, conocerse más y disfrutar del juego y aprendizaje, ayudándose e incluso discutiendo para llegar a algún fin. Claramente, previa pelea, conviene separarles y afrontar el tema que les preocupa o enfurece.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.