Cómo prevenir la sudamina en la piel de los bebés

piel bebe

Ahora que ha llegado el calor y el verano está a la vuelta de la esquina, es posible que a tu bebé le salgan unos granitos en la piel. Esta afección de la piel en los bebés se conoce con el nombre de sudamina. Este problema de la piel consiste en una serie de sarpullidos que sufren los bebés de menos de un año.

El calor provoca que la piel sude en exceso y aparecen los citados granitos. La sudamina se suele dar en el rostro, en el pecho o en la espalda del pequeño. Acto seguido te decimos como prevenir la aparición de dichos sarpullidos y la mejor manera de tratarlos.

Cómo se puede prevenir la sudamina

Para evitar la aparición de dichos sarpullidos es importante que el bebé no pase demasiado calor y que sude. Durante el verano es importante el evitar las altas temperaturas además de vestirlo ligeramente y con ropa holgada. La clave para evitar dicha afección de la piel es que sude lo menos posible. También es importante que la ropa del bebé sea de algodón ya que absorbe mucho mejor el sudor y protege la piel delicada del pequeño.

Otros de los consejos de los expertos es el de bañarlo todos los días. Ello le ayudará a combatir las altas temperaturas y evitar que pueda sudar por el calor. En muchos casos el aplicar un poco de crema hidratante a la piel es malo y suele causar la aparición de los citados granitos. Si es posible debes evitar el uso de dichas cremas.

Un último consejo a la hora de prevenir un problema de piel como la sudamina es que el lugar en el que esté el pequeño debe tener una temperatura adecuada. Ya sea en la casa o en la calle el bebé no debe pasar demasiado calor ya que su piel es demasiado delicada y con un poco de sudor, aparecen sarpullidos en las zonas del cuerpo citadas anteriormente.

sudamina

Cómo hay que tratar la sudamina

A pesar de los anteriores consejos, muchos bebés sufren en su cuerpo el calor propio del verano, dando lugar a la citada afección de la piel. En muchas ocasiones, los padres apenas le dan importancia al hecho de que el bebé esté pasando demasiado calor, con los problemas para la piel que ello acarrea. Recuerda que la piel de un bebé no es la misma que la de un adulto, es mucho más delicada y por tanto hay que protegerla mucho más.

A la hora de tratar una afección de la piel como es la sudamina, los padres deben hacer lo mismo que a la hora de prevenir la aparición de dichos sarpullidos. De esta manera debes evitar que siga pasando calor y que sude ya que las erupciones podrían ir a peor y agravarse. El darle un baño que le ayude a refrescarse también es una buena opción a la hora de tratar los citados granitos.

Recuerda que la piel del bebé es mucho más delicada que la de los adultos por lo que no debes aplicarle ni polvos de talco ni crema ya que puedes taponar los poros de la piel y hace que sude mucho más. Si observas que la piel se ha puesto muy mal y tiene muchos sarpullidos por todo el cuerpo, es aconsejable que acudas al pediatra para que le eche un vistazo al bebé. En muchos casos, el pediatra puede llegar a recetar una crema con corticoides para evitar que la cosa vaya a más y la sudamina se puede extender por más partes del cuerpo.

Con la llegada del verano y el calor, la piel de los bebés sufre más de la cuenta por lo que debes evitar en todo momento que pase demasiado calor. Debes salir a la calle a una hora en la que el bebé no pase mucho calor y evitar aquellos momentos del día en las que las temperaturas son demasiadas altas.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.