¿Cómo prevenir y tratar las picaduras de insectos y otros animales en verano?

El buen tiempo en verano invita a realizar multitud de actividades al aire libre. Excursiones por el campo, acampadas, picnics, noches de terraza y baños en el mar o la piscina son actividades con las que, tanto niños como mayores, disfrutamos enormemente.

Pero, el calor veraniego, nos trae además, una serie de animales con los que debemos convivir durante estos meses estivales. Como ya habrás adivinado, hablamos de insectos, arácnidos u otros animales típicos del verano, cuyas picaduras pueden llegar a ser bastante molestas o provocar reacciones graves en algunas personas.  De hecho, las picaduras son uno de los motivos de consulta más frecuentes en verano Por eso es importante conocer cómo prevenirlas y tratarlas tanto en niños como en adultos.

¿Qué hago si mi hijo sufre una picadura?

Cuando sufrimos una picadura se da una reacción cuya severidad varía en función del animal que nos haya picado y de la reactividad de cada persona. Por eso es muy importante que tratemos de identificar al animal responsable para poder seguir el tratamiento adecuado.

Picaduras de mosquitos

Las picaduras de mosquitos son las más frecuentes. Suelen provocar habones que pican y duran un par de días. Generalmente no son graves, pero en ocasiones se producen reacciones locales grandes como hinchazón, manchas rojas, aumento de la temperatura local, ampollas u otras reacciones que aparecen al cabo de las horas y duran días o semanas. Si la reacción es muy intensa lo mejor es consultar al médico para que prescriba el tratamiento adecuado.

En picaduras normales los remedios más efectivos son:

  • Hielo. Aplicado inmediatamente provoca vasoconstricción de los vasos sanguíneos ejerciendo un efecto antiinflamatorio y anestésico.
  • Amoniaco. En la farmacia venden barritas con amoniaco cuyo efecto es el de neutralizar el veneno. Alivian el picor rápidamente pero tienen el inconveniente de que si no se aplican inmediatamente después de la picadura su eficacia disminuye.
  • Antihistamínicos tópicos. En la farmacia puedes encontrarlos en diferentes formatos. Cremas, geles, roll-on. Son bastante eficaces para aliviar el picor pero hay que tener precaución ya que pueden tener efecto fotosensibilizante.
  • Corticoides tópicos. Además de ser efectivos frente al picor son antiinflamatorios. En niños no conviene abusar de ellos, pero a veces son la única alternativa en casos de picaduras muy inflamadas o enrojecidas. Hay que tener precaución con el sol ya que pueden dar reacciones de fotosensibilidad.
  • Antihistamínicos orales. En caso de reacciones muy intensas o picor excesivo, el médico puede prescribir algún antihistamínico por vía oral.

Picaduras de avispas y abejas

Normalmente no presentan complicaciones, pero dependerá de la edad del niño y de la zona del cuerpo en la que se haya recibido la picadura. Las zonas más peligrosas son las de la boca y la garganta, por lo que hay que es conveniente acudir al médico si esto ocurre.

El tratamiento es el mismo que para picaduras de mosquitos con la salvedad de que las abejas suelen dejar el aguijón en la zona de la picadura y hay que retirarlo empujándolo desde la base con una aguja.

Hay que estar también atentos a las reacciones locales ya que si son muy intensas pueden ser un aviso de posibles reacciones alérgicas graves en el futuro. Si se observa cualquier reacción anómala como hinchazón incluso en zonas alejadas de las picaduras, dificultad para respirar o malestar general, hay que acudir inmediatamente a urgencias. 

Arañas, garrapatas, escorpiones y otros animales campestres

Las picaduras de estos animales no suelen ser tan frecuentes, pero no está de más conocerlas y saber qué hacer en caso de sufrirlas.

La picadura de araña presenta dos puntitos de sangre separados entre sí y rodeados de un halo. Las  picaduras de las arañas comunes de las casas no suelen ser graves y se pueden tratar con los remedios mencionados anteriormente.

Entre las arañas peligrosas cabe destacar la viuda negra que suele encontrarse en zonas húmedas y oscuras, como sótanos, garajes, troncos de árboles o debajo de piedras. Son típicas de las zonas mediterráneas y andaluzas. Su picadura es muy dolorosa. En caso de ser mordido por una viuda negra hay que lavar la zona con agua, aplicar frío local y acudir inmediatamente a urgencias. 

Los alacranes y escorpiones suelen encontrarse en el campo debajo de las piedras o en la arena, aunque su capacidad de adaptación es tal que se pueden ver en casi cualquier lugar. Su picadura es muy dolorosa pudiendo causar malestar general, calambres musculares, adormecimiento de miembros u otras reacciones más graves. En caso de ser picado por un escorpión o alacrán hay que acudir inmediatamente a urgencias. 

Las garrapatas se encuentran en la vegetación a la espera de un huésped al que adherirse. Su picadura no produce dolor ya que su saliva posee sustancias anestésicas. A veces puede producir picor o un ligero enrojecimiento que puede llegar a infectarse. Suelen tener preferencia por zonas con pliegues como ingles o axilas, aunque las puedes encotrar en cualquier otra zona.

Algunas especies pueden transmitir enfermedades, aunque es España e riesgo de infección es bajo.

Si te encuentras una garrapata en la piel, no debes tirar de ella y arrancarla, tampoco presionarla ya que sus mandíbulas pueden quedar en el interior de la piel. Lo mejor es intentar sacarla con unas pinzas en la zona más cercana a la piel con movimientos lentos y suaves. Tras la extracción hay que lavar la zona y aplicar algún antiséptico  Si no estás segura de poder arrancarla, lo mejor es acudir al centro de salud más cercano.

Debes estar atenta a cualquier síntoma como fiebre, dolores musculares,cefaleas o infección de la zona y acudir al médico en caso de que se presente alguno de ellos.

¿Cómo prevenir las picaduras en verano?

  • Usa ropa de colores poco llamativos. Si vas al campo o a zonas con mucha vegetación, intenta llevar pantalón y manga larga.
  • Evita el uso de perfumes o cremas de olor intenso
  • Utiliza repelentes de insectos adecuados a la edad de tus hijos y a la zona en la que te encuentres.
  • Pon mosquiteras en las ventanas o repelentes eléctricos.
  • Evita pasear por zonas húmedas al atardecer y por la noche.
  • Enseña a tus hijos a no levantar piedras o remover vegetación en sitios desconocidos ya que pueden encontrarse con algún animal venenoso.
  • Por collares y pipetas  antiparasitarias a tus mascotas.
  • Mantén la casa limpia y ordenada para evitar que los insectos aniden.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Salud

Soy Jasmin, mamá de dos niños junto a los que aprendo y crezco cada dia. Además de madre, que es el "título" del que me siento más orgullosa, soy Licenciada en Biología, Técnico en Nutrición y Dietética y Doula. Me encanta estudiar e investigar sobre todo lo relacionado con la maternidad y crianza. Amante de la naturaleza y los animales, el reciclaje creativo y la música. Actualmente compagino mi trabajo en una farmacia con los cursos y talleres que imparto sobre diversos temas relacionados con la maternidad, medio ambiente y ecociencia creativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.