¿Cómo puedes saber si tu hijo te miente?

adolescente mientiendo a su madre en el sfá de su casa

Los adolescentes pueden mentir a sus padres para proteger su privacidad y libertad, para encubrir errores y violaciones de las reglas o incluso para proteger a los demás.

Como padre, es probable que la seguridad de tu hijo sea tu principal preocupación. Quieres saber la verdad para poder abordar esos problemas de comportamiento, ya sea por uso de sustancias de abuso, sexo, actividades de riesgo o incluso delitos menores.

¿Cómo puedes saber si tu hijo adolescente te está mintiendo? La mala noticia es que una investigación publicada en 2011 muestra que la mayoría de nosotros tenemos una probabilidad del cincuenta por ciento (en el mejor de los casos) de detectar cuando alguien está mintiendo, y es aún peor cuando un niño ha tenido tiempo de preparar su mentira. Pero si prestas atención al comportamiento de tu hijo cuando esté siendo falso o cuando esté mintiendo en situaciones en que lo sepas seguro, es posible que puedas mejorar esas probabilidades.

Todos mienten

Incluso si le has educado para decir siempre la verdad, mentir es parte del comportamiento humano normal. Deja de lado el impacto de que tu hijo adolescente te mienta y acepta que sucederá. Utiliza lo que recuerdes sobre el comportamiento de cuando tú eras adolescente y querías mentir en alguna situación. Descubrir que te está mintiendo no tiene que ser decepcionante para ti, ten por seguro que todos los hijos mienten en algún momento de la vida. Intenta entender qué le ha llevado a mentir y ayúdale en lo que puedas.

Señales de mentiras

padre habalando con su hijo en el jardín sobre una historia que es mentira

Una de las tácticas utilizadas por las fuerzas del orden es hacer que un sospechoso no tenga tiempo a pensar mientras responde a tus preguntas. Esto conduce a comportamientos más pronunciados al decir una mentira. O incluso a contradecirse en su propia historia o mentira.

Mentir aumenta la carga cognitiva de una persona. Esto puede dar lugar a señales de que la persona está pensando más de lo que pensaría si diera una declaración veraz. Es decir, piensa demasiado para explicar un relato de algo que ya ha vivido.

Los signos de mentir son diferentes para cada individuo. Debes utilizar tu experiencia con tu hijo para guiarlo. Presta atención y observa cómo actúa tu adolescente cuando dice la verdad y cuando miente.

    • Pausa: escucha las pausas antes de que tu hijo adolescente comience a dar una respuesta a una pregunta y fíjate en las largas pausas que pueda hacer durante sus respuestas. Las pausas antinaturales son señales de que tienen que pensar más para dar una respuesta.
    • Contacto visual: esto es variable. Esquivar la mirada, mirar hacia abajo o mirar en una dirección diferente puede ser una señal de mentira. Sin embargo, algunos adolescentes pueden mantener el contacto visual mientras mienten. También puede haber un cambio en cuanto a la forma de parpadear. Busca un tipo diferente de contacto visual cuando miente en comparación con una conversación normal.
    • Respiración pesada y boca seca: un cambio en la respiración y la falta de saliva es un signo de estrés al inventar una mentira. También puede haber un cambio en la calidad vocal, volviéndose más superficial.
    • Quietud: debido a que el cerebro está ocupado inventando una mentira, el cuerpo a menudo se vuelve más tranquilo. Es posible lo notes más tranquilo o menos movido de lo normal.
    • Señalar y mover los pies: algunas personas usarán gestos con las manos más enfáticos, como señalar, al decir una mentira. Si bien el cuerpo suele estar más quieto de lo normal, puede que arrastre los pies hacia una dirección de escape, o que no deje de mover los pies o piernas (y en una conversación normal no lo haga).
  • Tocarse la garganta o la boca: estos son signos comunes de cuando dicen una mentira. Proteger un área vulnerable y bloquear la comunicación, literalmente.
  • Detalles: un adolescente que miente puede evitar dar detalles, al menos cuando se le pregunta por primera vez, a menos que haya practicado su respuesta. Puede cambiar la historia en la segunda narración. Pedir más detalles ejercerá más presión sobre tu hijo adolescente y puede generar más signos de engaño. Por otro lado, dar demasiados detalles, no solicitados, puede ser un signo de una historia planeada anteriormente.

Confianza, sí, pero tras haberlo verificado

«Confiar, pero verificar» puede ser una buena táctica cuando quieras asegurarte de que tu hijo adolescente diga la verdad y no encubra un comportamiento. Pídele cosas que puedas verificar, teniendo siempre presente que tus probabilidades de detectar una mentira son poco mejores que la casualidad, según otro estudio publicado en Journals Sagepub.

Facilita que tu hijo adolescente te diga la verdad. Asegúrale a tu hijo que está a salvo del castigo si te dice la verdad para que podáis resolver los problemas juntos. Y no incumplas la promesa.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.