Cómo quitar las ganas de vomitar

chica enferma en la ventana

La náusea es esa sensación incómoda y mareante que se tiene en el estómago y te hace sentir que vas a vomitar. Puede ser provocado por un virus, un problema digestivo, un embarazo o incluso por un olor desagradable. Muchas veces no está claro por qué se tienen ganas de vomitar. Pero cualquiera que sea la razón, cuando llegue, intentarás hacer casi cualquier cosa para quitar las ganas de vomitar cuanto antes.

Vamos a ver algunas formas con las que deshacerse de las náuseas. Muchos de los remedios que diremos no curan la afección necesariamente, pero sí te ayudarán a sentirte más cómodo o cómoda porque te aliviarán los síntomas más desagradables.

Remedios para quitar las ganas de vomitar

Siéntate y relaja el estómago

Acostarse nada más después de comer puede aumentar las ganas de vomitar. Cuando una persona se acuesta, los jugos gástricos pueden aumentar y con ello aumentan también las náuseas y el malestar general. Este malestar se da especialmente si tienes la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Apretar el estómago también puede ser contraproducente, ya que al comprimir la zona aumenta la incomodidad general. Cuando se tienen ganas de vomitar lo mejor es recostarse con la parte superior del cuerpo elevada. Adoptando esta posición y moviéndote lo menos posible, te sentirás mucho mejor.

Abre la ventana y baja la temperatura de tu cuerpo

leer en una mecedora

El aire fresco puede aliviar los síntomas de las náuseas en muchas personas, aunque no está claro por qué. Es posible que el aire disipe un mal olor aunque este sea imperceptible, o que simplemente te ayude a concentrarte en algo que no sean las ganas de vomitar. Por tanto, si sientes náuseas y te sientes algo acalorado o acalorada, acércate a la ventana más cercana o ponte frente a un ventilador. Esto hará que la temperatura de tu cuerpo baje y se relaje, y las ganas de vomitar comenzarán a disiparse.

Una compresa fría colocada en la parte posterior del cuello podría ayudar también a aliviar las náuseas. Esto se debe a que cuando se producen náuseas, a veces buscamos remedios que enfríen nuestro cuerpo para proporcionarle alivio. Muchas veces este alivio se produce colocando una compresa fría en la parte posterior del cuello durante varios minutos.

Medita o haz ejercicios de respiración

La meditación, la práctica de concentrarse y calmar la mente, puede ayudar a quitar las ganas de vomitar. La respiración profunda es una técnica de meditación que puedes realizar especialmente si tus náuseas están relacionadas con el estrés. Inhala lentamente por la nariz, aguanta la respiración durante tres segundos y exhala lentamente. Puedes repetir esta respiración hasta que desaparezcan las náuseas. Esta técnica también es apropiada para mujeres embarazadas.

No olvides que cuanto más pienses en tus ganas de vomitar, más ganas tendrás. Así que distráete con un libro o viendo la tele. Si el movimiento no aumenta tu malestar, puedes hacer algunas tareas domésticas o puedes salir a caminar. Cualquier cosa que te ayude a distraerte y a sentirte mejor será buena.

Mantente hidratado

infusión al aire libre

Las ganas de vomitar pueden ser un síntoma de deshidratación. Es cierto que con ganas de vomitar se hace difícil comer o beber algo. Pero es importante no dejar de beber líquidos porque por las náuseas puedes deshidratarte con mayor facilidad. Si sientes que el agua te revuelve el estómago, prueba a beber un té o agua con rodajas de fruta o su zumo, como de limón. Los cítricos, y el limón especialmente, ayudan a la digestión y calman el estómago. Su olor también es beneficioso para quitar las ganas de vomitar.

Prepararte una infusión de manzanilla es un remedio casero muy popular y efectivo. La manzanilla tiene un efecto sedante que puede ayudarte a dormir cuando cuando tienes ganas de vomitar. Gracias a ese efecto sedante también puede ayudar a aliviar la ansiedad. El té de jengibre también es muy beneficioso para controlar las náuseas leves o moderadas.

Evita las bebidas carbonatadas

Las bebidas carbonatadas pueden causar hinchazón y empeoran el reflujo ácido y el reflujo gastroesofágico, lo que puede aumentar las ganas de vomitar. Estas bebidas tienden a ser demasiado dulces, lo que empeora las náuseas. Si aún así bebes una bebida gaseosa, déjala sin gas o dilúyela con agua antes de beberla, te sentará mejor para aliviar las ganas de vomitar.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.