Cómo quitar los mocos a tu hijo

resfriado bebe

Tener mocos es la forma en que el cuerpo se deshace de los gérmenes, por tanto, no es algo tan malo. Pero si tu hijo tiene demasiada mucosidad, se le puede taponar la nariz. Esto puede hacer que le sea difícil comer o respirar, especialmente si todavía es demasiado pequeño. Por ello, es importante conocer formas para quitar los mocos a tu hijo para que le permita respirar y comer con normalidad. Controlar el exceso de mucosidad también puede prevenir las infecciones de la piel causadas por los mocos, alrededor de la nariz.

Es posible que la mejor manera de eliminar la mucosidad de la nariz de tu hijo sea con un práctico dispositivo de succión, como un aspirador nasal. Pero también cabe la posibilidad de que esta opción no os agrade ni a ti ni a tu hijo. Por eso está bien conocer otras opciones que os resulten más cómodas y agradables. Algunos tratamientos caseros pueden hacer que tu hijo pequeño se sienta cómodo de nuevo.

¿Cómo quitar los mocos a mi hijo?

niña con mocos

Prueba las gotas de solución salina

Pon unas pocas gotas en cada fosa nasal, siguiendo las instrucciones que contenga el producto. Luego usa una jeringa de pera para eliminar un poco de la mucosidad. Repite esto tantas veces como sea necesario. Si lo haces justo antes de que tu hijo coma o duerma, será mucho más alivio para él. Sin embargo, esta solución tiene una pequeña “trampa”, y es que funciona mejor si tu hijo tiene menos de 6 meses. Los niños más mayores pueden sentir más molestias al usar la jeringa de pera. Si la jeringa de pera no le gusta a tu hijo puedes omitir esa parte sin problemas. Las gotas de solución salina diluyen la mucosidad poco a poco, por lo que puedes dejar que los mocos salgan por sí solos de la nariz.

Retira los mocos pegados

Normalmente, en los niños los mocos se endurecen y se convierten en una costra o simplemente se quedan los mocos pegados alrededor de la nariz. Para limpiarlos de manera segura y sin hacerle daño, lo mejor es humedecer un hisopo de algodón con agua tibia. Una vez humedecido, pasa el algodón suavemente por el área dónde tiene los mocos y estos se retirarán fácilmente.

Usar el vapor para quitar los mocos

Los humidificadores ayudan a despejar una nariz taponada. Estos aparatos se han convertido en algo fundamental en cualquier casa, humedecen el ambiente de las habitaciones y eso impiden que se compliquen las congestiones. Es importante limpiarlo con regularidad para que no aparezca moho en su interior.  Sin embargo, si no confías en los humidificadores, siempre puedes hacer un tradicional baño de vapor para que se descongestione su nariz.

Suaves palmaditas para quitar los mocos

Los golpecitos suaves en la espalda pueden ayudar a aliviar la congestión del pecho. Coloca a tu hijo sobre tus rodillas y dale palmaditas suaves en la espalda con la mano ahuecada. También puedes darle las palmadas estando sentado y ligeramente inclinado hacia adelante. Esta acción afloja la mucosidad en el pecho, facilitándole toser y expulsar los mocos.

Aprende a esperar

dedos en la nariz

No todas las narices taponadas y que moquean necesitan tratamiento. Si no da signos de molestia, no es necesario hacer nada. Mientras el niño esté activo, y coma y beba con normalidad, es mejor observar y esperar. Si tu hijo tiene menos de 4 años no es recomendable darle medicamentos para la tos y el resfriado. Si, por el contrario, tiene entre 4 y 6 años lo mejor es hablar con su pediatra para saber qué medicamento es mejor para él de acuerdo con su edad.

Cómo ayudar a un niño pequeño a sonarse la nariz

Esta tarea no es tan difícil como pueda parecer. Sostén un pañuelo sobre la nariz de tu hijo y dile que cierre la boca y que intente sacar tanto aire por la nariz que pueda apagar las velas de una tarta de cumpleaños. Es posible que no le salga bien a la primera, pero practicando y una vez comprenda el concepto podrá hacerlo por sí mismo.

Como la pandemia del coronavirus nos ha enseñado, lavarse las manos es un acto de higiene muy importante para impedir la transmisión de virus y bacterias. Especialmente desde la etapa en la que los niños comienzan a tocarse la nariz y a meter los mocos en sus bocas. Por tanto, acostumbra a tu hijo a lavarse las manos después de sonarse o de tocarse la nariz. Es la mejor manera de evitar que la enfermedad se propague.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)