Cómo reconocer a un niño con autismo

reconocer niño autista

Los padres de niños autistas se encuentran con que sus hijos tienen problemas en su día a día. Saber reconocer a un niño autista puede facilitarles la vida a estos niños y padres, que se encuentran con obstáculos por parte de la sociedad además del propio trastorno. Un diagnóstico precoz también será muy importante para mejorar su calidad de vida. Veamos en qué consiste el autismo y cómo reconocer a un niño autista.

¿Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno neurológico que se encuentra dentro de los trastornos del espectro autista (TEA). 1 de cada 100 niños es autista y afecta más a niños que a niñas. Los primeros síntomas se presentan en los 3 primeros años de vida, y estos síntomas dependerán de la gravedad del trastorno.

Este trastorno afecta especialmente a su comunicación y sus habilidades sociales. Esto provoca problemas sociales, comunicacionales, en su regulación emocional y problemas conductuales, ya que se comportan de forma diferente a los demás.

El origen del autismo todavía es desconocido. Detectarlo cuanto antes, ayudará a ofrecer un tratamiento adecuado que tenga efectos positivos. Cómo vimos antes según el tipo de autismo y el niño los síntomas variarán, pero os vamos a dejar una serie de síntomas que suelen compartir los niños autistas para saber reconocerlos.

Cómo reconocer a un niño autista

  • Problemas para conectar con los demás. Las personas somos seres sociales y necesitamos de los demás y tener conexiones emocionales con otros. Los niños autistas parecen distantes, incluso de sus padres. Prefieren la relación con los objetos que con las personas. Esto provoca aislamiento.
  • No juegan con otros niños. Cómo las personas no les atraen, no tienen ningún interés en participar en juegos con otros niños de su edad.
  • No mira a los ojos cuando habla. Los niños autistas evitar el contacto ocular con los demás.
  • Dificultad para la comunicación verbal y no verbal. Su capacidad verbal está bastante limitada lo que les impide expresarse de forma adecuada. Lo mismo ocurre con su comunicación no verbal. Al no desarrollarla tampoco la detectan en los demás, lo que dificulta mucho sus relaciones. Nuestra comunicación se basa en más de 90% en la comunicación no verbal (gestos, tono al hablar, posición del cuerpo…).
  • Tienen comportamientos estereotipados. Suelen ser rituales de acciones que les dan seguridad. Pueden ser movimientos continuados con su cuerpo, repetir constantemente una palabra o tocar algo repetidamente.
  • No balbucean, ni señalan con el dedo ni reconocen su nombre a los 12 meses. Los bebés suelen hacer sonidos repetitivos en un intento por comunicarse, pero los niños autistas prefieren permanecen en silencio o que hagan sonidos repetitivos. Al año de edad los niños ya reconocen su nombre, pero ellos no.
  • Hipersensibilidad a los estímulos externos. Estímulos como ruidos, colores, luces, olores pueden provocarles agitación al sentirse desbordados. Tienen reacciones desproporcionadas ante ellos (explosiones de rabietas, conductas autoagresivas…), ya que les provocan ansiedad y estrés.
  • Mala regulación emocional. Tienen una incapacidad para reconocer sus emociones y las de los demás, lo que les impide aprender a regularlas de forma correcta.

niño autista

Tras el diagnóstico

Si tienes cualquier duda de si tu hijo puede tener autismo consúltalo siempre con su médico para que lo evalúe. Existen protocolos de detección temprana que son llevados a cabo por pediatras y enfermeros. Si finalmente es diagnosticado con autismo lo importante es informarse bien e intervenir cuanto antes con el tratamiento. Consistirá en darle las herramientas necesarias para mejorar sus habilidades sociales, comunicacionales, sociales y académicas. Será un trabajo duro pero le ayudará a tener una vida lo más normal posible.

Es muy importante que entendamos y comprendamos a los niños con autismo. Tienen una forma diferente de relacionarse con el mundo y debemos apoyarles con herramientas que les faciliten la vida. Los niños con autismo tienen la capacidad de aprender a relacionarse pero necesitan de nuestra ayuda.

Porque recuerda… el autismo es un problema social en el que debemos trabajar todos.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.