Cómo saber si le están saliendo los dientes a mi bebé

Bebé sonriente deja ver algunos de sus dientes de leche.

Los primeros dientes en salir, alrededor de los seis meses del bebé, y que son fáciles de detectar por los padres, son los incisivos de la parte inferior.

Ser padres de un bebé implica detectar molestias que él no puede aclarar. Una de las etapas que los padres más temen es la de la salida de los dientes. En este artículo vamos a hablar del momento en que se puede sospechar que el niño sufre por el inicio de la dentición.

El momento de salir los dientes en los bebés

Uno de los momentos más difíciles tanto para los padres como para los bebés es el momento en que van emergiendo los primeros dientes. Observar al bebé llevarse las manos a la boca ya no solo puede creerse como síntoma de hambre o de reconocimiento del medio, sino como la necesidad de morder algo fuertemente por la incomodidad. Este deseo de mitigar el malestar se hace patente cuando hayan pasado los primeros 5 meses de vida del bebé, antes no puede relacionarse con eso.

No hay fechas fijas en el desarrollo infantil. Cada niño evoluciona a su ritmo y de diferente forma. Generalmente los bebés empiezan a tener sus primeros dientes a los 6 meses. Esto proceso encuentra su término aproximadamente a los 3 años. Los primeros dientes en salir y que son fáciles de detectar por los padres son los incisivos de la parte inferior.

Molestias en los bebés por la primera dentición

Bebé se mete el dedo en la boca aquejado de dolor por la salida de algún diente.

Es habitual que el bebé se meta el dedo o la mano en la boca para intentar mitigar sus molestias causadas por la dentición.

Hay bebés que no notan dolor cuando comienzan a salir sus dientes y son los padres quienes los van descubriendo, sin embargo un tanto por ciento sufren ciertos síntomas. Algunos niños padecen un intenso dolor que les impide conciliar el sueño. El babeo o la intranquilidad también pueden cebarse con los más pequeños e impedirles llevar una actividad normal durante determinados periodos de tiempo.

Los bebés deben lidiar con el brote de sus piezas dentales causantes de heridas e inflamación en las encías. Es habitual tranquilizar o paliar el dolor con un calmante infantil, como el paracetamol, bien durante el día o a la hora de acostarse. Es frecuente que los padres asocien este momento con una fiebre inusual, no obstante no es un indicativo de la dentición. En el caso de una sintomatología más grave lo conveniente es consultarlo con el facultativo médico.

Consultas al pediatra

Es innecesario ir frecuentemente al pediatra y medicar en exceso al niño a causa de la salida de los dientes. Lo más responsable es sopesar la situación diaria del bebé y tener presente que esta etapa debe pasarla. El niño deseará morder objetos para calmarse, por lo que darle algún mordedor o chupete previamente enfriado en la nevera puede resultarle un alivio. Pasarle el dedo, adecuadamente lavado, y realizar presión en las encías, también puede calmarle momentáneamente.

Algún pediatra puede recomendar un gel para frotarle las encías y en centros de naturopatía se comercializan los collares de ámbar. Ninguno de los dos productos tienen un efecto contrastado ni certificado, es más, hay bastantes detractores por parte de ambos. Pese a esto hay padres que hablan de una ligera mejoría. Sea cierto o no el proceso de la dentición es largo, además no finaliza, ya que los dientes de leche del niño no serán los definitivos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.