Cómo saber si mi hijo necesita complementos nutricionales

Mi hijo necesita complementos nutricionales

¿Cómo sé si mi hijo necesita complementos nutricionales? Es cierto que la mayor parte de los pediatras insisten en que se debe llevar una buena alimentación, variada, para que de este modo los peques puedan tomar todas las vitaminas y minerales de los alimentos sin tener que recurrir a ningún suplemento a mayores.

Pero en ciertos casos sí que es conveniente que esto suceda. Porque como bien decimos, cuando los alimentos no les proporcionan todo lo necesario, debemos buscarlo en otro lugar. Eso sí, siempre debes consultarlo con el médico ya que será él quien te indique lo que es mejor para tu hijo y qué pasos seguir.

Señales básicas para saber si mi hijo necesita complementos nutricionales

Como bien hemos mencionado, hay alguna que otra situación que nos lleva a pensar que mi hijo necesita complementos nutricionales, así que, te damos algunos ejemplos de lo más frecuente:

  • La fatiga está presente día a tras día en los pequeños de la casa. Aunque coman y descansen, vemos cómo realmente no están llenos de energía para su edad. Quizás sea que los alimentos que toma no son suficientes para saciar su dosis de vitaminas o nutrientes diaria.
  • Pierde el interés. Si lo encuentras desganado y sin interés por las cosas o comidas que antes sí le gustaban, entonces puede ser otro de los detonantes. Porque quizás eso se una a la fatiga y a ese cansancio que van arrastrando y que debemos controlar antes de que sea demasiado tarde.
  • Su peso está por debajo del habitual para su edad. Es cierto que siempre hay épocas, en las que pueden dar un estirón o quizás estancarse un poco. Pero mientras estén sanos no tenemos de qué preocuparnos. Pero eso sí, debemos controlar que comen realmente los alimentos necesarios, frescos y llenos de vitaminas.

Vitaminas para niños

Cuándo se deberían dar los suplementos

Será siempre el pediatra quien tenga la última palabra, pero es cierto que cuando nos encontramos con niños que realmente no llevan una dieta variada y tampoco sana, entonces sí que se podría recurrir a los suplementos. Sobre todo cuando la comida precocinada es la protagonista en su dieta.

Además de ello, también pueden ser necesarios cuando hablamos de niños que tienen ciertos problemas de tipo digestivo o con algunas enfermedades que son crónicas. En otras ocasiones, quizás solo les haga falta incorporar algún tipo de suplemento a modo de calcio o algo concreto debido a su falta en la alimentación.

Vitaminas en los alimentos frescos

Si todavía tienes dudas, antes de irte al médico o bien de darle los complementos nutricionales, siempre puedes apostar por buscar en cada plato diario la dosis de vitaminas que requieren. Es decir, no es necesario añadir más cantidad de comida sino hacer una buena selección de la misma.

Cuando se deberían dar suplementos a los niños

Para los pequeños, las verduras variadas a partes del sexto mes ya podrán formar parte de sus platos, al igual que otros muchos alimentos. Eso sí, intentar hacerlas de maneras diferentes para que les llame más la atención, en un primer momento pueden ser en forma de puré o cremas. Así puedes dejar de lado los que vienen ya envasados, puesto que los alimentos totalmente naturales y caseros siempre contarán con mejores beneficios.

Las frutas también son la clave perfecta para introducir más vitaminas, al principio también puedes introducirlas en papillas pero poco a poco podrá ir descubriendo su textura y les gustará mucho más, por regla general. Sino que el pescado (Vitamina B) y la carne blanca de pollo o pavo también son necesarias en la alimentación. Un poco de legumbres, de huevos (que contienen fósforo) o de lácteos también formarán parte de sus primeros años de vida y de los siguientes.

Cuáles son las vitaminas más recomendadas

No debemos obsesionarnos con las cantidades ni tampoco con las vitaminas en sí porque muchos alimentos cuentan con varias. Pero es cierto que de todas ellas la vitamina A es la que favorece el crecimiento y la podemos encontrar en alimentos como el queso, zanahorias o calabazas entre otras. Las vitaminas del grupo B ayudan al sistema nervioso y al metabolismo, mientras que la vitamina C se encarga de los músculos y la piel. La vitamina D es la que favorece la formación ósea. Así que, llevar una dieta equilibrada y muy variada será lo mejor.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.