Cómo saber si mi hijo tiene fimosis

pediatra

Cuando un bebé niño nace es normal que tenga fimosis y se va arreglando solo a medida que el niño crece, pero en ocasiones  no ocurre esto y el niño puede tener fimosis. Esto ocurre cuando el prepucio es demasiado estrecho para ser tirado hacia atrás sobre el glande (la cabeza del pene).

Como te acabo de comentar la fimosis es normal en bebés y en niños pequeños pero cuando crece puede ser un problema para el crecimiento y desarrollo del niño. En el caso que tu hijo tenga fimosis tendrá que ser observado por el pediatra, diagnosticado y además necesitará un tratamiento inmediato porque la fimosis puede crear problemas para orinar e incluso infecciones al no poderse limpiar bien el glande.

No se conoce qué es lo que causa la fimosis a los niños, simplemente ocurre en algunos casos. Para diagnosticarlo se suele identificar en niños de entre 4 y 7 años y es muy fácil de detectar. El médico tendrá que mirar y tocar el pene de tu hijo, algo en lo que tendrás que colaborar para asegurarte que tu hijo está cómodo y se siente seguro.

Para tratar la fimosis el médico puede recomendar que se haga una retracción lenta y suave del prepucio en casa, te enseñará cómo hacerlo. Normalmente tendrá que hacerse en la bañera mientras el pene está mojado.

También puede recetarle a tu hijo una crema de esteroides para que se facilite el aflojamiento de la piel de la cabeza del pene, pero tendrás que seguir las instrucciones del médico para usarlo.

Otro remedios es la circuncisión (extirpación del prepucio), esto únicamente te lo recomendará en caso que la fimosis de tu hijo sea muy grave y pueda presentarle grandes problemas en el desarrollo a tu pequeño.

Tendrás que llamar  a tu médico si detectas los siguientes síntomas en tu pequeño:

  • El prepucio está retraído y no se vuelve sobre la punta del pene (parafimosis)
  • El prepucio sangra
  • El niño siente dolor durante la retracción del prepucio
  • El pene de tu hijo está enrojecido o tiene inflamación

Escribe un comentario