Cómo saber si mi hijo tiene vegetaciones

¿Tiene mi hijo vegetaciones?

Las vegetaciones o adenoides, son una masa de tejido esponjoso que se encuentra ubicada entre la garganta y la nariz. Concretamente en la parte superior de la garganta, exactamente detrás de la nariz en la parte interna de la cara. Este tejido tiene una función como cualquier otra, que no es más que proteger al cuerpo humano de sustancias que pueden comprometer la salud.

Los virus, el polvo y las bacterias pueden entrar al organismo a través de la garganta o la nariz. Para protegernos, el cuerpo utiliza las amígdalas y las vegetaciones. Masas de tejido que se desarrollan de forma natural pero que en ciertas circunstancias puede extenderse más de la cuenta. Los niños tienen las vegetaciones más amplias de forma general, porque su sistema inmune trabaja más frente a los primeros contagios de los pequeños.

Con esta circunstancia y frente a un exceso de infecciones, las adenoides o vegetaciones se pueden atrofiar y con ello dar lugar a otros problemas. Cuando esto sucede, se conoce como hipertrofia adenoidea o como se conoce de forma común, vegetaciones.

Qué son las vegetaciones

Infección en niños

El aumento de las vegetaciones puede producirse directamente durante el periodo fetal, pero lo más habitual es que cambien de tamaño durante la etapa escolar. Los niños están expuestos a gran cantidad de virus y bacterias durante los meses que pasan en el colegio. Comparten espacio, pupitre y materiales con otros muchos niños y su cuerpo tiene que trabajar a pleno rendimiento para evitar los contagios.

Es por ello que muchos niños en edad escolar presentan síntomas de vegetaciones. En esta circunstancia, a pesar de ser un mecanismo natural de defensa del cuerpo humano, el pediatra debe valorar si las consecuencias de la hipertrofia adenoidea son peores que mantenerlas y dejar que cumplan su función. Es decir, en este caso las vegetaciones pueden ser más perjudiciales que beneficiosas para los niños.

Síntomas

Cuando se produce la hipertrofia adenoidea o vegetaciones, se produce un cambio en la respiración del niño. Es entonces cuando se pueden detectar algunos rasgos típicos de las vegetaciones. Estos son los síntomas comunes de la hipertrofia adenoidea.

  • Cambios en la forma de respirar. Las vegetaciones provocan un exceso de mucosidad, el niño tendrá la nariz taponada y empezará a respirar por la boca en lugar de hacerlo por la nariz.
  • Ronquidos. Las vegetaciones impiden que el niño pueda respirar con normalidad y por la noche tendrá ronquidos. Incluso, es posible que sufra de apneas, es decir, durante el sueño pueden quedarse sin respiración durante segundos.
  • Problemas para tragar. El aumento de la masa de tejido dificulta que el niño pueda tragar con normalidad, sentirá molestias que pueden confundirse con una amigdalitis.
  • Más infecciones. Con más mucosidad y dificultad para drenarla, se complica el flujo de aire por las vías aéreas. Esto significa que el niño puede sufrir más infecciones de garganta, oído o nariz.

Qué hago si creo que mi hijo tiene vegetaciones

Saber si mi hijo tiene vegetaciones

Si reconoces los síntomas mencionados en tu hijo, es muy probable que tenga una hipertrofia adenoidea y como se le llama comúnmente vegetaciones. En este caso, debes acudir a la consulta del pediatra y explicarle todos los síntomas y cambios que hayas observado en tu hijo. Si el pediatra después de realizar un examen tiene dudas, lo habitual es que mande una radiografía para concretar el diagnóstico.

El tratamiento para las vegetaciones puede variar en función de la gravedad del niño. En los casos menos graves, se suele utilizar un tratamiento a base de corticoides que mejoran los síntomas y permiten que el niño pueda respirar con más facilidad. Sin embargo, cuando la situación se convierte en crónica o es tan grave que conlleva riesgos para la salud del niño, lo habitual es recurrir a la cirugía.

No obstante, será el médico quién determine cual es el tratamiento adecuado en cada caso. Observa los cambios en la respiración de tu hijo y ante la menor duda, consulta con su médico para encontrar la causa y el tratamiento adecuado a la mayor brevedad posible.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.